Tendencias
Las acciones de Twitter terminaron este miércoles ligeramente por encima de los 40 dólares. Foto: Getty images montaje SEMANA.
La lucha legal entre Musk y Twitter sigue vigente. - Foto: Foto: Getty images montaje SEMANA.

mundo

Según apuestas de fondos de cobertura, Elon Musk sería obligado a comprar Twitter

La persona más rica del mundo había acordado comprar la empresa por 44 mil millones de dólares, antes de que se destara toda la polémica.

Mientras la batalla legal entre Elon Musk y las directivas de Twitter continúa, los fondos de cobertura, incluidos los reconocidos de Greenlight Capital de David Einhorn y Pentwater Capital Management, están apostando a que el director de Tesla y SpaceX no se saldrá con la suya esta vez.

Elon Musk, la persona más rica del mundo, desde hace meses está tratando de retractarse de su acuerdo para comprar Twitter por 44 mil millones de dólares. Pero a pesar de la batalla legal del magnate, varios fondos de cobertura han comprado acciones, opciones o bonos, especulando que Musk perderá un juicio programado para comenzar el 17 de octubre.

“La ley es clara”, dijo Einhorn a los inversionistas el mes pasado. Y “si fuera alguien que no fuera Musk, reduciríamos las probabilidades de que se saliera del trato a mucho menos del 5%”, dijo. Con esto, asegura que básicamente será un hecho que Musk tendrá que verse obligado a comprar Twitter a pesar de su negativa.

El administrador de fondos, cuya firma compró acciones de Twitter a un precio promedio de $ 37,24, desestimó las especulaciones de que la corte fallaría a favor de Musk. “Creemos que el incentivo del Tribunal de la Cancillería de Delaware, el tribunal comercial preeminente y más respetado de la nación, es seguir la ley y aplicarla aquí”, escribió Einhorn.

Aunque algunos piensan que Musk no está motivado por razones financieras, sino por objetivos humanistas, hay quienes están temerosos por los cambios que introducirá en Twitter y cómo controlará la información en ese foro social.
Aunque algunos piensan que Musk no está motivado por razones financieras, sino por objetivos humanistas, hay quienes están temerosos por los cambios que introducirá en Twitter y cómo controlará la información en ese foro social. - Foto: getty images

Pentwater, dirigida por Matthew Halbower, compró más de 18 millones de acciones de Twitter en el segundo trimestre, convirtiendo a su empresa en el séptimo mayor propietario con una participación del 2,4 %. Le dijo a CNBC en julio que esperaba que Musk, quien ofreció comprar Twitter por $ 54,20 la acción, se viera obligado a completar la compra.

El martes, si bien los mercados bursátiles de EE. UU. se desplomaron en más de dos años, los accionistas de Twitter votaron a favor de aprobar la fusión y las acciones obtuvieron ganaron 0,8 % de su valor, llegando hasta los $ 41,74. Aunque estas no han llegado a los 44,50 dólares que tenían de valor desde que Musk sugirió por primera vez en mayo que podría retractarse. Mientras algunos analistas dicen que las acciones caerían a 20 dólares si el acuerdo fracasa.

La idea de que Musk, el director ejecutivo de Tesla Inc. y SpaceX, algún día podría ser dueño de Twitter se arraigó a principios de abril. Fue entonces cuando reveló que había adquirido el 9 % del gigante de las redes sociales, convirtiéndolo en su mayor accionista individual.

Elon Musk
El juicio entre Musk y Twitter está pactado para iniciar el 17 de octubre. - Foto: Getty Images

En tan solo un par de semanas, ambas partes anunciaron que habían llegado a un acuerdo para la compra de la empresa. Pero todo se empezó a torcer cuando menos de un mes después, Musk amenazó con retirarse, acusando a Twitter de subestimar la presencia de los bots en su plataforma. El 8 de julio, declaró que estaba retirándose del trato.

Desde entonces, los abogados de Musk han utilizado las denuncias de Peiter Zatko, exjefe de seguridad de Twitter, diciendo que las “deficiencias atroces” en las defensas de la compañía contra los piratas informáticos y los problemas de privacidad significaban que Twitter había violado las condiciones del acuerdo de fusión.

El revés para Musk llegó cuando un artículo de The New Yorker esta semana contó que después de que las afirmaciones de Zatko se hicieran públicas, varios extrabajadores de Twitter fueron contactados por investigadores que ofrecieron dinero a cambio de información sobre el ejecutivo de seguridad cibernética.