mundo

Senadores de EE. UU. denuncian “politización” del poder judicial en Bolivia tras condena a Áñez

Áñez fue condenada el pasado viernes a 10 años de prisión por incumplimiento de deberes y resoluciones contrarias a la Constitución y las leyes.


Varios senadores estadounidenses denuncian “la continua politización” del poder judicial de Bolivia tras la sentencia de 10 años de prisión contra la expresidenta interina Jeanine Áñez, según una declaración publicada este lunes.

La decisión de “sentenciar arbitrariamente” a Áñez “por cargos dudosos reduce imprudentemente el sistema judicial boliviano a una herramienta que busca saldar cuentas políticas”, afirman seis senadores, entre ellos algunos muy conocidos como Bob Menéndez, Marco Rubio y Ted Cruz.

Los senadores, del partido demócrata y republicano, expresan su “gran preocupación” por esta decisión que “socava las normas democráticas y pone en tela de juicio la frágil democracia de Bolivia”.

Áñez fue condenada el pasado viernes a 10 años de prisión por incumplimiento de deberes y resoluciones contrarias a la Constitución y las leyes.

La justicia considera que Áñez alcanzó la presidencia de forma inconstitucional en noviembre de 2019 tras la renuncia de Evo Morales (2006-2019) en medio de protestas multitudinarias por un supuesto fraude electoral denunciado por la Organización de Estados Americanos (OEA).

En 2019, el Senado de Estados Unidos aprobó por unanimidad una resolución que respalda los principios democráticos en Bolivia y llama al gobierno “a respetar y cuando sea necesario restaurar la independencia de los principales órganos electorales y de gobierno”, recuerdan los senadores.

El gobierno boliviano se mostró parcialmente satisfecho con la sentencia, e incluso dejó abierta la posibilidad de apelarla para aumentarla a 15 años como lo había solicitado la fiscalía.

La oposición anunció por su parte que recurrirá a instancias internacionales y convocará manifestaciones de protesta contra la condena.

Partido de gobierno de Bolivia pide enjuiciar a opositores y a Luis Almagro

El gobernante Movimiento Al Socialismo (MAS) de Bolivia solicitó este lunes a ministros y a la Fiscalía enjuiciar a los principales líderes de la oposición y al secretario general de la OEA, por el llamado “golpe de estado” contra el expresidente Evo Morales en 2019.

El jefe del MAS en la Cámara de Diputados, Gualberto Arispe, informó que legisladores de su partido se reunieron el pasado fin de semana con el presidente Luis Arce, y su gabinete ministerial, y acordaron hacer la solicitud.

“Pedimos a los ministros de Justicia, Gobierno [Interior] y Fiscalía General procesar a los golpistas, como Luis Fernando Camacho, Fernando López, Carlos Mesa, [Jorge] Tuto Quiroga, Samuel Doria Medina”, además de “Luis Revilla, Luis Almagro”, leyó Arispe en la resolución partidaria.

La reunión política se produjo después de que el pasado viernes un tribunal penal condenó a la expresidenta derechista transitoria, Jeanine Áñez, a 10 años de cárcel acusada por resoluciones contrarias a la Constitución e incumplimiento de deberes.

Camacho, gobernador de la rica región de Santa Cruz (este), fue pieza clave en impulsar la renuncia de Morales, tras 14 años en el poder.

López fue ministro de Áñez y Quiroga y Mesa son expresidentes de Bolivia, este último buscó la reelección en las fallidas elecciones de 2019 y en las posteriores de 2020, donde perdió frente a Arce.

Doria Medina es un acaudalado empresario, Revilla exalcalde de La Paz y Almagro el secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA).

El oficialismo cree que ellos, junto a la Iglesia católica, la OEA y la Unión Europea (UE), complotaron para derrocar a Morales en noviembre de 2019.

En la justicia penal existe una denuncia de la exdiputada del MAS, Lidia Patty, desde diciembre de 2020, contra esos opositores y la exmandataria Áñez por los supuestos delitos de sedición, conspiración y terrorismo. El proceso no ha tenido avances.

El MAS no explicó cómo pretenderá enjuiciar a Almagro, quien es uruguayo y reside en Washington.

Un informe de la OEA indicó que hubo irregularidades en las elecciones de octubre de 2019 que ganó Morales, donde aspiraba a un cuarto mandato hasta 2025.

El diputado Carlos Alarcón, del centrista Comunidad Ciudadana (CC), partido liderado por Mesa, respondió en rueda de prensa: “no les tenemos miedo” y “vamos a enfrentar cuanta acusación infame comience a surgir”.

Con información de AFP