ucrania

“Todas las guerras terminan en un acuerdo”: presidente de Ucrania cree que está cerca el fin del conflicto

El mandatario ucraniano aseguró que las conversaciones con Rusia cada vez son “más realistas”, pero que requieren tiempo.


En un mensaje por video, el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, urgió de nuevo a sus compatriotas a no desfallecer en su lucha contra las tropas rusas, pero dio a entender que el conflicto terminaría con un acuerdo negociado.

“Todas las guerras terminan con un acuerdo”, indicó, refiriéndose a las “difíciles” pero “importantes” negociaciones que continúan entre Kiev y Moscú.

“Las reuniones siguen adelante”, indicó. “Según me han informado, las posiciones en las conversaciones parecen ahora más realistas, pero necesitamos tiempo y todas las decisiones serán tomadas por el bien de Ucrania”, declaró.

En los últimos días se han intensificado los ataques rusos contra blancos civiles en Kiev así como el asedio a la ciudad portuaria de Mariúpol, que vive una dramática falta de alimentos, agua y medicamentos.

Unos 20.000 habitantes de la ciudad pudieron ser evacuados en los últimos días y narraron viajes terroríficos, en medio de cadáveres descompuestos tendidos en las calles.

Este miércoles también fue atacada la ciudad ucraniana de Zaporiyia (sur), refugio para personas que huyen de Mariúpol y por ahora bastante protegida de los combates.

“Blancos civiles de Zaporiyia fueron bombardeados por primera vez”, indicó en Telegram el gobernador regional, Olexandr Staruj.

El conflicto en Ucrania ya forzó a más de tres millones de personas a abandonar el país, la mitad de ellos niños.

“Los rusos ya han matado a 97 niños” bombardeando “escuelas, hospitales y casas”, denunció Zelenski el martes ante los diputados canadienses.

¿Fuerzas de paz?

Analistas militares creen que Rusia intensificó los bombardeos aéreos después de que la invasión terrestre se estancara y como forma de presionar en las negociaciones con Ucrania.

“Vieron que sus operaciones terrestres no han tenido éxito y que allá donde sí logran victorias las consiguen a un precio alto que no es sostenible”, dijo a la AFP Mick Ryan, un general australiano retirado.

“Han tenido que pasar al ‘plan C’, que es bombardear ciudades y aterrorizar civiles con la esperanza de que los ucranianos accedan a algún tipo de entendimiento político”, agregó.

El martes, Zelenski admitió que Ucrania tenía que aceptar que no entrará a formar parte de la Otan, uno de los argumentos principales usados por Rusia para justificar su ofensiva.

El presidente ruso Vladimir Putin acusa además a las autoridades ucranianas de “no mostrar un compromiso serio con la búsqueda de soluciones mutuamente aceptables”, según la versión del Kremlin de una conversación del dirigente con el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel.

El martes, los primeros ministros de Polonia, República Checa y Eslovenia, partidarios de una línea más dura de los países occidentales hacia Moscú, se reunieron con Zelenski en Kiev.

Durante la visita, el viceprimer ministro polaco, Jaroslav Kaczynski, pidió el envío de una misión de paz de la Otan u otra entidad “que sea capaz de defenderse y pueda operar en territorio ucraniano”.

Pero tales llamados han obtenido poco apoyo en los países occidentales, donde persiste el temor de que podría desatar una catastrófica guerra con Rusia, que posee armas nucleares.

Por ahora, los países occidentales han optado por aislar a Rusia diplomática y económicamente. Es decir, han aplicado duras sanciones que podrían llevar a Rusia a un posible default de su deuda.

Este miércoles, Rusia debe reembolsar 117 millones de dólares en intereses de dos bonos de deuda, el primer pago de una serie prevista en marzo y abril.

En represalia por la operación militar en Ucrania, unos 300.000 millones de dólares de las reservas de Rusia están congelados en bancos occidentales.

Las sanciones también forzaron la salida de Moscú de varios foros políticos y deportivos internacionales.

Además, el martes, y ante su posible expulsión del Consejo de Europa, Rusia anuncio su salida del organismo europeo de derechos humanos.

Entre tanto, Moscú ha respondido ante estas sanciones y el martes anunció medidas punitivas contra Biden, el primer ministro canadiense Justin Trudeau y varios miembros de sus gobiernos.

Rusia también quiere impulsar un proyecto de resolución “humanitaria” sobre Ucrania ante el Consejo de Seguridad de la ONU, que podría ser votado el jueves pero que tiene pocas posibilidades de prosperar.

Este miércoles, la Corte Internacional de Justicia (CIJ) se pronunciará sobre un requerimiento presentado por Ucrania, que solicitó al más importante tribunal de la ONU que ordene a Rusia el cese inmediato de su invasión.

*Con información de AFP

Por ser una noticia de interés mundial, todo el contenido sobre el conflicto entre Rusia y Ucrania será de libre acceso para nuestros lectores en todas las plataformas digitales de SEMANA.