mundo

Video: disfrazado de mujer, Robert Crimo ejecutó la masacre del 4 de julio en EE. UU.

Hasta el momento se desconocen las causas que motivaron al joven.


El sospechoso del tiroteo de Chicago, durante la celebración del Día de la Independencia de Estados Unidos, fue acusado el pasado martes de siete cargos de asesinato, por lo que se enfrenta a cadena perpetua sin libertad condicional, esto si finalmente es declarado culpable, según han informado las autoridades estadounidenses.

Al respecto, el subjefe de la Oficina del Alguacil de Lake, Christopher Covelli, ofreció declaraciones a los medios de comunicación en las que informó de algunos detalles de las investigaciones en marcha, si bien enfatiza en que la información es “preliminar”.

“Llevó un rifle de alta potencia a este desfile. Accedió al tejado de un negocio a través de una escalera de incendios y comenzó a abrir fuego contra los asistentes inocentes en la celebración del día de la independencia”, continuó diciendo Covelli.

“Según donde nos encontramos, en este punto de la investigación creemos que Crimo planeó previamente este ataque durante varias semanas”, explicó Covelli respecto al supuesto autor del tiroteo en Highland Park durante el desfile del 4 de julio, jornada en la que Estados Unidos celebra el Día de la Independencia.

Covelli, también portavoz de la fuerza de crímenes del condado de Lake, afirmó que Crimo “iba vestido con ropa de mujer durante el ataque y los investigadores creen que lo hizo para ocultar sus tatuajes faciales, para proteger su identidad, y ayudarle durante el escape con las otras personas que huían del caos”.

El subjefe de Policía detalló, además, que por el momento se desconocen los motivos que impulsaron a Crimo a abrir fuego, y que no se cuenta con información para determinar si se trata de un ataque racista, por motivos religiosos u otras razones.

Asimismo, Covelli informó que “no hay indicios de que haya alguien más involucrado en este ataque”, con lo que “todos los indicios” apuntan a que Crimo habría actuado en solitario. La Policía del condado de Lake, en Illinois, elevó el martes a última hora a siete la cifra de fallecidos tras el tiroteo del lunes en Highland Park.

Por su parte, el fiscal estatal del condado estadounidense de Lake ―en Illinois―, Eric Rinehart, anunció que solicitará al juez encargado del caso la detención del sospechoso Robert E. Crimo “mientras continúa la investigación”, según lo recogido por la cadena ABC.

Quiero enfatizar que habrá más cargos. Anticipamos docenas de más cargos centrándose en cada una de las víctimas: víctimas con daños psicólogos (y) víctimas con heridas físicas”, agregó Rinehart en declaraciones a los medios.

“Buscaremos la pena máxima contra este delincuente. No porque busquemos venganza, sino porque la justicia y el proceso de sanación así lo exigen”, expresó el fiscal estatal del condado de Lake.

La alcaldesa de Highland Park, Nancy Rotering, fue quien confirmó una séptima víctima por el tiroteo, que deja un total de 39 personas heridas repartidas por los centros sanitarios de la zona, según informó la cadena estadounidense CNN.

Crimo se encuentra aún bajo custodia, mientras que investigadores y empleados de la Oficina del Fiscal del estado revisan la información en el marco de la investigación del suceso, que además de los seis muertos dejó también más de una treintena de heridos.

Según la emisora WBBM, apenas diez minutos después del inicio del desfile se escucharon hasta 20 detonaciones de arma de fuego, aunque este martes las autoridades han elevado a hasta 70 las rondas disparadas contra la multitud. Al llegar, los agentes confirmaron múltiples víctimas en un lugar que, según un testigo, “parecía una zona de guerra”.

*Con información de Europa Press.