nación

800 familias del Quindío se beneficiarán del proyecto centro innovación agraria

Hasta el momento, su proceso lleva un 97,91 % en materia de infraestructura física, mientras que en el aspecto financiero llega al 98,07 %


Con calificación perfecta se encuentra a punto de cerrar el proyecto de fortalecimiento del centro de innovación y productividad agraria. A este solo le faltaría finiquitar pequeños detalles en las instalaciones.

De este se beneficiarán 800 familias del Quindío y se realizó con el fin de adecuar una infraestructura tecnológica para sofisticar el negocio cafetero del departamento.

Este hace referencia al proyecto que el OCAD de Ciencia y Tecnología aprobó para el departamento, durante una sesión que se desarrolló en la ciudad de Bogotá.

Hasta el momento, su proceso lleva un 97,91% en materia de infraestructura física, mientras que en el aspecto financiero llega al 98,07%. Muchas de las familias ya celebran el avance que posiblemente tengan sus productos de siembra, ya que se contará con una infraestructura científico-física en la toma y análisis de muestras del grano del café. Además de la formación en temas de poscosecha en ambientes de aprendizaje y la transferencia de conocimiento.

De acuerdo con Nubia Estela García Moreno, directora ejecutiva de la Corporación para la Investigación, la Innovación y la Gestión Tecnológica del Agro, Cingtagro para las pequeñas familias cafeteras vinculadas al proyecto se encontraban en desconocimiento sobre los términos del negocio y de su producto. Por lo tanto, no tenían capacidad de negociación, pero a través de la ejecución del proyecto lograron apropiar su territorio y el conocimiento de su producto. Así mismo entenderán las cualidades y las características del café. Buscando la oportunidad de negociar y capturar mayor valor en el mercado local.

De Colombia para el mundo: productos nacionales que brillan en mercados internacionales

Aceite de palma, limón tahití, banano, flores y hasta autopartes se posicionan con fuerza en el exterior. En góndolas y vitrinas de mercados no tradicionales como India y Turquía sobresalen nuestros productos.

La canasta exportadora del país avanza en su diversificación y en el objetivo de no depender únicamente del petróleo. Durante los primeros cinco meses de este año, de los 15 principales productos no mineros que se exportan y que representan el 58,7 por ciento de la canasta, 12 registraron crecimientos, según el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo.

Entre ellos se destacan el aceite de palma, cuyas exportaciones crecieron 89,7 por ciento; las puertas, ventanas y sus marcos, que repuntaron 78,3 por ciento; los artículos de confitería, que aumentaron 56,3 por ciento; el café, con una variación de 48,4 por ciento; los extractos de café, que crecieron 32,4 por ciento, y las flores, con un aumento de 25,3 por ciento.

Los principales destinos de las exportaciones en los cinco primeros meses del año fueron Estados Unidos, con una participación de 25,6 por ciento y una variación de 34,3 por ciento frente al mismo periodo del año anterior, seguido por Panamá, con 11,8 por ciento y una sobresaliente variación de 274,5 por ciento; la Unión Europea, con 11 por ciento y una variación de 51,8 por ciento, y los demás países con una participación de 51,6 por ciento. También llaman la atención los crecimientos que presentan India (128,9 por ciento), Turquía (233,2 por ciento) y España (124,5 por ciento).

Son cerca de 9.900 empresas colombianas las que en 2021 exportaron por lo menos un producto no minero energético (agropecuario, agroindustrial e industrial) a los distintos países del mundo. De ese número, el 70 por ciento fue micro, pequeña y mediana empresa. Sin embargo, por valor, las mipymes representan cerca del 19 por ciento”, precisó la ministra de Comercio, María Ximena Lombana.

Este resultado es en buena medida fruto de la política ‘Colombia Exporta’, que se implementó durante este Gobierno para diversificar la oferta exportadora, ampliar los mercados de destino de los bienes y servicios, aumentar las exportaciones no mineras de bienes y servicios, y la inversión extranjera directa. Todo esto ha sido posible gracias a tres estrategias: aprovechamiento de acuerdos comerciales, facilitación del comercio y atracción de inversión extranjera, además de fomentar un comercio legal y leal.