judicial

21 militares y un civil reconocen su responsabilidad en falsos positivos ocurridos en el Catatumbo y la costa Caribe

La Sala de Reconocimiento ordenó poner en marcha un proceso restaurativo para preparar la audiencia de reconocimiento de verdad y responsabilidad.


La Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) recibió este viernes el reconocimiento de verdad y responsabilidad de 21 integrantes del Ejército Nacional y un tercero civil por el asesinato de, al menos, 120 personas en estado de indefensión en el Catatumbo y 127 víctimas más en la costa Caribe, dentro del Caso 03: ‘Asesinatos y desapariciones forzadas presentados como bajas en combate por agentes del Estado’.

La Sala de Reconocimiento advierte que este año les imputó a 25 miembros del Ejército y un tercero civil los delitos de homicidio en persona protegida y desaparición forzada, que también constituyeron crímenes de lesa humanidad de asesinato y desaparición forzada, así como el crimen de guerra de homicidio.

Eduardo Cifuentes, presidente de Jurisdicción Especial para la Paz.
Eduardo Cifuentes, presidente de Jurisdicción Especial para la Paz. - Foto: cortesía JEP

La JEP concluyó que “los crímenes no hubieran ocurrido sin la política institucional del Ejército de conteo de cuerpos, sin la política de incentivos” y la constante presión que ejercieron los comandantes sobre sus subordinados para obtener muertos “en combate”.

Tras conocerse la imputación, 22 de los 26 comparecientes reconocieron verdad y responsabilidad por los crímenes imputados por la Jurisdicción. Entre el 18 de agosto y el 9 de noviembre de 2021, tanto los 11 imputados de la Brigada Móvil 15 (BRIM15) y el Batallón de Infantería No. 15 General Francisco de Paula Santander (BISAN) vinculados a los hechos de El Catatumbo (Norte de Santander), como 11 de los 15 imputados del Batallón de Artillería No. 2 La Popa (BAPOP) vinculados a los hechos de la costa Caribe, presentaron su escrito de reconocimiento ante la JEP.

El oficial de más alto rango en reconocer su responsabilidad por los hechos es el brigadier general Paulino Coronado Gámez, antiguo comandante de la Brigada 30: “Presento mis sentimientos de perdón por el gran dolor causado por los execrables actos cometidos (...), conllevando al deceso de seres inocentes que se presentan como combatientes, dejando profunda desolación entre sus seres queridos, a quienes ofrezco mi absoluta disposición para contribuir en el esclarecimiento de la verdad, como medio reparador”, señaló en el documento.

Así mismo, lo manifestaron los demás imputados por los falsos positivos investigados por la JEP en Catatumbo entre 2007 y 2008: los coroneles Santiago Herrera Fajardo y Rubén Darío Castro Gómez, los tenientes coroneles Álvaro Diego Tamayo Hoyos y Gabriel de Jesús Rincón Amado, el mayor Juan Carlos Chaparro Chaparro, el capitán Daladier Rivera Jácome, el sargento segundo Rafael Antonio Urbano Muñoz, el sargento segundo Sandro Mauricio Pérez Contreras, el cabo primero Néstor Guillermo Gutiérrez Salazar y el tercero civil Alexander Carretero Díaz, colaborador de las estructuras militares en las acciones ilícitas.

La JEP ordenó durante los próximos cuatros meses: 1) realizar acciones pedagógicas del proceso adelantado en el caso 03, subcasos Norte de Santander y Costa Caribe; 2) identificar las expectativas y valoraciones de las víctimas frente al reconocimiento de responsabilidad que deben presentar los máximos responsables en una audiencia pública; 3) realizar encuentros restaurativos privados entre víctimas y comparecientes, y en cuarto lugar, preparar el camino restaurativo para la formulación de propuestas del componente reparador de la sanción propia a que haya lugar.