Home

Nación

Artículo

Samuel Moreno, exalcalde de Bogotá. Foto: Archivo Dinero - Foto: Samuel Moreno

nación

Reducen de 30 a 25 años la condena contra Samuel Moreno por el ‘carrusel’ de la contratación

El exalcalde de Bogotá fue condenado por las irregularidades en los contratos de la fase III de TransMilenio.

El Tribunal Superior de Bogotá acaba de confirmar la tercera condena contra el exalcalde de Bogotá Samuel Moreno, y le impuso una pena de 25 años de cárcel, la cual fue reducida luego de una apelación. En primer momento, a Moreno, principal protagonista del millonario escándalo del carrusel de la contratación, le había sido impuesta una pena 30 años.

Son tres las condenas en contra del exalcalde Moreno por las irregularidades en los contratos de infraestructura de la capital durante su administración, donde han resultado involucrados cerca de 30 funcionarios que terminaron enredados en la investigación que adelantó la Fiscalía.

El exmandatario fue investigado, capturado, judicializado y condenado por el mayor escándalo de corrupción en la capital del país: los millonarios contratos que fueron adjudicados al llamado Grupo Nule y otros contratistas y que terminaron en un descalabró para la ciudad, no sólo de recursos públicos, sino de obras que quedaron incompletas en zonas importantes de Bogotá.

La defensa de Samuel Moreno aseguró, ante el Tribunal, que la Fiscalía no tuvo en cuenta el proceso de colaboración que lideró su cliente durante la investigación y que permitió la vinculación de 30 personas entre contratistas, funcionarios públicos y particulares, beneficiados con los millonarios sobornos que entregaron con el único objetivo de adjudicar los contratos.

Los abogados que presentaron la apelación ante el Tribunal Superior de Bogotá insistieron en que, después de 10 años de estar detenido, el exalcalde resulta ser uno de los pocos que sigue privado de la libertad por dichos hechos de corrupción.

Por su parte, la Fiscalía insistió a los magistrados del Tribunal que el exalcalde fue el encargado de liderar una organización criminal dedicada a la corrupción en la capital del país y no sólo ignoró su función como garante de los recursos públicos, sino que facilitó que otros funcionarios se incluyeran en el entramado criminal para afectar a la ciudad.

La condena en este caso derivó de la responsabilidad del exalcalde Samuel Moreno en la millonaria adjudicación de la tercera fase del sistema TransMilenio por la calle 26, un contrato que se firmó entre el Instituto de Desarrollo Urbano de Bogotá y el Grupo Nule. Al exmandatario le dejó una imputación por los delitos de peculado en favor de terceros y concierto para delinquir.

Al resolver la apelación los magistrados del Tribunal analizaron las declaraciones que entregaron los principales testigos como el excontratista Emilio Tapia, los integrantes del Grupo Nule y algunos funcionarios públicos, entre otros, el exsecretario de Salud Héctor Zambrano. Todos aseguraron que el exalcalde tenía conocimiento de los hechos de corrupción y era el encargado de definir en detalle la adjudicación de los millonarios contratos.

Los magistrados del Tribunal también hicieron un llamado atención a la Fiscalía tras considerar que se ignoraron elementos materiales de prueba para imputar más delitos en contra los funcionarios que resultaron salpicados con el “carrusel de contratos”, y, que a pesar de las investigaciones o condenas en contra de los responsables de este escándalo, aún faltan más personas por juzgar. En criterio del Tribunal el tiempo se convertirá en un aliado de la impunidad.