Home

Nación

Artículo

Inundación en la Pradera, de Potosí, en La Calera
Inundación en la Pradera, de Potosí, en La Calera - Foto: Suministrada a SEMANA

cundinamarca

Controlada la emergencia por inundación en el club de La Pradera, de Potosí; a esta hora hay motobombas trabajando en el sector

Esta tarde, el agua copó el club del reconocido conjunto residencial, vecino de Bogotá.

En la noche de este jueves ya se encuentra controlada la emergencia que se desató en el club de La Pradera, de Potosí, en La Calera. Motobombas trabajan en el sector para controlar la inundación que se registró por los fuertes aguaceros. Las autoridades reportaron una persona lesionada y daños materiales.

En la tarde, el agua inundó las instalaciones del club. Las autoridades de Cundinamarca llegaron a la zona.

De acuerdo con Gregorio Rodríguez, jefe de operaciones del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de La Calera, la inundación, provocada por las fuertes lluvias de las últimas horas ya alcanza los dos metros de altura.

“El Cuerpo de Bomberos ya acudió al lugar, tenemos un nivel de agua aproximadamente de dos metros de altura en una instalación que es la zona social del club puntualmente”, dijo.

Según lo explicó Rodríguez, las inundaciones no dejan víctimas y la infraestructura, hasta el momento, no presenta riesgo de colapso.

“En estos momentos se están adelantando los protocolos del cierre del área, ya se evacuó a todo el personal de trabajadores del club”, precisó Rodríguez.

Para tratar de contrarrestar la inundación, los Bomberos están instalando una barricada son sacos de lona para desviar el cauce y al mismo tiempo se está haciendo extracción con motobombas grandes de caudal.

“Ya iniciamos las actividades para controlar la situación, es un caudal considerable y se están haciendo las maniobras necesarias para la desviación y extracción del agua”, subrayó el jefe de operaciones del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de La Calera.

La inundación se presentó por las fuertes lluvias, lo que generó una alerta en la vereda San Cayetano.

Además del trabajo del Cuerpo de Bomberos, desde la Alcaldía de La Calera también se está apoyando a la extracción del agua con un vactor gestionado por la empresa de servicios públicos del municipio. El alcalde Carlos Escobar también está al frente de la situación.

Calamidad pública en Facatativá

Las autoridades del municipio de Facatativá, al occidente de Bogotá, en Cundinamarca, decretaron la alerta roja y la calamidad pública como consecuencia de la emergencia que se registró como consecuencia de la ola invernal que generó el desbordamiento de una quebrada.

Ante esta situación resultaron afectados siete barrios y cuatro veredas por la creciente súbita de la quebrada Mancilla, por lo que la Cruz Roja Colombiana Seccional Cundinamarca y Bogotá anunció que fue desplazado personal para atender la emergencia.

La declaratoria de alerta roja y la calamidad pública fue adoptada por el consejo extraordinario de Gestión del Riesgo del municipio, debido al incremento de las lluvias, especialmente en la parte alta del municipio, que provocó el desbordamiento de la quebrada inicialmente en la vereda del mismo nombre, y sectores aledaños como Villa Miriam, Moyano, Puente Pino, Puente Mota y San Rafael.

Igualmente, se adelantan las labores de evaluación de daños y análisis de necesidades con las comunidades afectadas con el propósito de adelantar las acciones de atención en esos sectores de manera prioritaria.

“Desde ese momento, nuestros voluntarios se desplegaron a los diferentes sectores para alertar a la comunidad sobre la posibilidad de inundaciones y encharcamientos, y tomar medidas de mitigación”, indicó el organismo de socorro

Señalaron, además, que sobre la una de la madrugada de este miércoles la creciente llegó al casco urbano de Facatativá, afectando varias viviendas de los barrios San Rafael Bajo, Las Quintas, Gibraltar, María Paula y Los Molinos, donde se presentaron inundaciones y afectaciones en las vías principales.

“La Unidad de Respuesta de la CRCSCB apoyó la entrega de lonas en las viviendas más afectadas para impedir el ingreso de más agua, así como la ampliación del jarillón del barrio Villa Miriam, lo que permitió que la emergencia no fuera mayor”, indicó.

Por su parte, el delegado departamental del Cuerpo de Bomberos de Cundinamarca, Álvaro Farfán, hizo un llamado a los Consejos Municipales de Gestión del Riesgo para estar atentos ante la posibilidad de emergencias derivadas del incremento de las lluvias.

“Deben estar activos y en articulación constante para coordinar acciones de respuesta oportuna que permitan el afrontamiento adecuado de posibles eventos en sus jurisdicciones, relacionados estos a la fuerte temporada de lluvias”, indicó en su cuenta en Twitter.