política

Atención: Iván Duque le entrega a Gustavo Petro el mando en la puerta de la Casa de Nariño

El nuevo mandatario de los colombianos asumió el cargo este domingo 7 de agosto.


Este domingo 7 de agosto, Gustavo Petro tomó posesión como nuevo presidente de Colombia en un concurrida ceremonia que se llevó a cabo en la Plaza de Bolívar, en el centro de Bogotá.

Tras finalizar su discurso, en el que expuso sus compromisos para los próximos cuatro años, el nuevo mandatario, el primero de izquierda en la historia del país, se dirigió a la Casa de Nariño, en donde saludó a la cúpula militar que le rindió honores. Posteriormente, recibió el mando en la puerta de la residencia oficial del mandatario saliente, Iván Duque.

Petro, el ya expresidente Duque y sus familias se saludaron forma breve con apretones de manos y luego Duque se retiró de la Casa de Nariño junto a su esposa, María Juliana Ruiz, algunos miembros de su gabinete y el jefe de la Casa Militar saliente, coronel Anuar Fernando Saadat.

Al ingresar a la residencia por primera vez como jefe de Estado, el presidente Petro junto a su esposa, Verónica Alcocer, y sus hijos saludaron a un grupo de trabajadores y se dirigieron a uno de los salones para la posesión del gabinete de ministros.

Minutos antes, en un extenso discurso, Petro expuso 10 compromisos con los colombianos durante su mandato. El presidente aseguró, en primer término, que trabajará para “conseguir la paz verdadera y definitiva”.

En ese sentido, dijo que cumplirá el acuerdo de paz de La Habana y aceptará las recomendaciones del informe de la Comisión de la Verdad. “El Gobierno de la Vida es el Gobierno de la Paz. La paz es el sentido de mi vida, es la esperanza de Colombia. No podemos fallarle a la sociedad colombiana. Los muertos se lo merecen. Los vivos lo necesitan. La vida debe ser la base de la paz. Una vida justa y segura. Una vida para vivir sabroso, para vivir feliz, para que la dicha y el progreso sean nuestra identidad”, expresó.

El nuevo mandatario también se comprometió a cuidar de “nuestros abuelos y abuelas, de nuestros niños y niñas, de las personas con discapacidad, de las personas a las que la historia o la sociedad ha marginado”. “Haremos una “política de cuidados” para que nadie se quede atrás. Somos una sociedad solidaria, que se preocupa y ocupa del prójimo. Que su Gobierno también lo sea. Haremos una política sensible al sufrimiento y dolor ajeno, con herramientas y soluciones para crear igualdad”, sostuvo.

Adicionalmente, dijo que gobernará “con y para las mujeres de Colombia” y reiteró el proyecto de la creación del Ministerio de la Igualdad, que será liderado por la vicepresidenta Francia Márquez. “Hoy empieza un gobierno paritario y con un Ministerio de Igualdad. ¡Al fin! Con nuestra vicepresidenta y ministra Francia Márquez vamos a trabajar para que el género no determine cuánto ganas ni cómo vives. Queremos igualdad real y seguridad para que las colombianas puedan caminar tranquilas y no temer por sus vidas”, subrayó.

Petro también aseguró que su gobierno dialogará “sin excepciones ni exclusiones”. “Este será un gobierno de puertas abiertas para todo aquel que quiera dialogar sobre los problemas de Colombia. Se llame como se llame, venga de donde venga. Lo importante no es de dónde venimos, si no a dónde vamos. Nos une la voluntad de futuro, no el peso del pasado”, dijo.

La primera orden de Petro: “traer la espada de Simón Bolívar”

Luego realizar el juramento ante el presidente del Senado, Roy Barreras, y recibir la banda presidencial por parte de la senadora María José Pizarro, Petro dio su primera orden como mandatario de los colombianos: solicitó a la Casa Militar traer la espada de Simón Bolívar.

Desde un principio estaba contemplado que la mítica arma formara parte del evento, pero el mandatario saliente, Iván Duque, no permitió que fuera puesta en la mesa principal, el debate se dio durante todo el día y se cerró con la orden de Petro.

“Como presidente de Colombia, solicito a la Casa Militar traer la espada de Bolívar. Una orden del mandato popular y de este mandatario”, dijo antes de tomar posesión a la vicepresidenta Francia Márquez.

Tal era la exigencia del nuevo mandatario que hasta hizo una pausa en el evento de posesión hasta que llegara la espada, que fue llevada por cuatro hombres de la Guardia Presidencial, que la transportaron en la urna en la que está guardada en la Casa de Nariño.

Noticias relacionadas