Tendencias
La comunidad de Argelia, Cauca, está atemorizada por los enfrentamientos.
Los combates se reportaron en las últimas horas de este lunes. - Foto: Pantallazo video autor anónimo

nación

Aterrador: combates en Puerto Rico, zona rural de Argelia, Cauca, atemorizan a la comunidad de la zona

Un video registró el terrible momento.

Un nuevo hostigamiento protagonizado por un grupo armado tuvo lugar en las últimas horas en Puerto Rico, zona rural del municipio de Argelia (Cauca). Según información preliminar, el enfrentamiento sería entre disidencias de las Farc y las autoridades.

Hasta el momento no hay reporte de personas heridas, pero un video muestra el combate que se da con armamento de largo alcance. También en la grabación se escuchan las voces de algunas personas desesperadas en medio de las balas.

Cabe recordar que un hecho similar se presentó el pasado domingo 4 de septiembre en el municipio de Páez (Cauca). Sobre las 8:57 p. m., mientras la comunidad disfrutaba de un bingo en el centro poblado de Belalcázar, llegaron disidencias de las Farc y arremetieron contra la estación de la Policía Nacional de esta población mientras dos mil personas estaban en la mitad de la disputa.

El hostigamiento del que fueron víctimas quedó registrado en videos que circulan en las redes sociales. En las imágenes se observa el revuelo de las personas por esquivar los disparos de desconocidos desde una distancia considerada. Medios locales reseñaron que los estruendos salieron del sector de La Cruz hacia el comando.

Una vez detonó la primera bala, la comunidad se dispersó por todo el parque mientras buscaban protección detrás de aceras y los carros que estaban parqueados en la zona. En una parte de la grabación se ve a las personas aterrorizadas tiradas sobre el suelo y se escuchan las palabras de desesperación por el riesgo que estaban corriendo.

La persona que sostenía el micrófono en medio del bingo empezó a dar indicaciones a través de los parlantes para reducir la amenaza: “Tranquilícense. Los que tengan pañoletas y camisetas blancas, arriba. Personas al piso. Tranquilícense. No se muevan del lugar donde están”, se le oye decir. A la par, se escuchan los disparos.

“Hay niños, hay niños, déjenos”, dijo una mujer en medio de la intranquilidad que impusieron los ilegales. Con base en los videos, la acción de las pistolas contra la población se mantuvo durante más de dos minutos. En otra parte del video se ve a los adultos abalanzarse sobre los menores de edad para cubrirlos de los disparos.

De momento, no hay un comunicado oficial por parte de las autoridades frente a este escenario. Sin embargo, la Fuerza Pública reconoce que en esta zona del departamento de Cauca delinque la columna móvil Dagoberto Ramos de las disidencias de las Farc, la Segunda Marquetalia y el Ejército de Liberación Nacional (ELN). Ninguno se ha atribuido el crimen.

Esta zona está en disputa, por parte de los grupos armados, por el control de las rentas criminales: la producción de cultivos ilícitos y las rutas estratégicas que permiten la movilización del narcotráfico a gran escala. Recientemente, la Defensoría del Pueblo volvió a encender las alarmas por el riesgo que corren las familias que están inmersas en el conflicto.

La Segunda Marquetalia, en asocio con el Ejército de Liberación Nacional (ELN), están enfrentados a muerte con las disidencias de las Farc por el control del territorio. Los derechos de los civiles están en medio de las balas y las acciones delincuenciales que se cometen en los municipios de Santander de Quilichao, Buenos Aires y Caldono.

Con base en el reporte, las disidencias, por medio de sus columnas móviles Dagoberto Ramos y Jaime Martínez, buscan mantener el poder de sus actividades ilegales. A la par, le ponen freno a la expansión de los otros dos grupos armados que tienen la intención de acaparar más terrenos para sostener sus economías ilícitas.

El defensor del Pueblo, Carlos Camargo, reconoció que las tierras del norte del Cauca resultan estratégicas para estas organizaciones porque existen corredores que facilitan el tránsito del narcotráfico. Además, su extensa selva sirve para esconder los cultivos ilegales y los laboratorios para el procesamiento de pasta de base de coca.