nación

Caso Adriana Pinzón: un médium habría dado pistas para el hallazgo de su cuerpo

La desaparición de la psicóloga Adriana Pinzón Castellanos se había notificado desde el pasado 7 de junio.


Este sábado 25 de junio, sobre las 2:30 a. m., el grupo del CTI encargado del caso de Adriana Pinzón alertó a la familia de la desaparecida que el cuerpo fue hallado en la vereda Río Frío, en Zipaquirá.

En este sentido, SEMANA confirmó que el CTI se comunicó con Sandra Pinzón, hermana de la psicóloga desaparecida, para citarla a Medicina Legal teniendo la certeza que se trata del cuerpo sin vida de su familiar.

Posteriormente la Fiscalía General confirmó que tras realizar el cotejo dactiloscópico y otros análisis realizados por el Instituto de Medicina Legal se llegó a la conclusión que el cuerpo hallado en la madrugada de este sábado por agentes del CTI corresponde a la psicóloga Adriana Pinzón Castellanos, cuya desaparición se había notificado el pasado 7 de junio.

El ente investigador adelanta los trámites de entrega y acompañamiento a sus familiares más cercanos.

Asimismo, SEMANA confirmó que el día miércoles 22 de junio la familia estuvo muy cerca del lugar donde fue hallado el cuerpo esta madrugada, ya que un médium le dijo a los Pinzón que sentía un cuerpo que yacía entre un río y una iglesia.

Con este mensaje, la familia de la desaparecida se dirigió hacia la vereda San Jorge, ya que la descripción del médium y por la dirección en que se dirige el vehículo que fue registrado en cámaras, pieza clave de la investigación, apuntaba a que era este el lugar. Al llegar allí, buscaron el cuerpo en una especie de botadero que encontraron, sin tener un resultado positivo.

No obstante, la vereda Rio Frío donde se halló el cuerpo queda justo al lado de donde la familia Pinzón realizó la búsqueda, encontrándose entre una especie de caño y cercano a la iglesia de esta zona.

La desaparición

El caso de Adriana Pinzón empezó a tejer varias hipótesis, pues todo comenzó cuando no había señales sobre ella y lo último que se sabía era que había salido de su casa para efectuar una supuesta venta de su carro. Además, no contestaba las llamadas, algo que en un principio parecía normal porque cuando estaba ocupada no lo hacía, pero después devolvía la llamada, según detalles de su familia.

Sin embargo, la Fiscalía estuvo al tanto y este sábado halló un cuerpo; de inmediato, se informó a los familiares, quienes desde el 10 de junio adelantaban recorridos por la zona.

Fueron varias semanas en las que la investigación en torno a la desaparición de Pinzón estuvo bajo la lupa de los organismos de control. Ante ello, el pasado martes 14 de junio se hizo la captura de su cuñado Jhonatan Torres, presunto responsable del crimen.

Torres fue capturado por la Fiscalía luego de establecer que fue la última persona que vio o estuvo con Adriana antes de que su familia reportara la desaparición de la psicóloga hace más de dos semanas.

Como material de prueba, la Fiscalía presentó en las audiencias preliminares los videos de seguridad con el paso a paso de Torres por el conjunto residencial de la víctima. De cómo llegó, ingresó al apartamento y luego salió con una maleta.

“Un equipo técnico y científico del CTI avanza con determinación en el esclarecimiento de la muerte y desaparición de la psicóloga Adriana Pinzón Castellanos, ocurrida el pasado 7 de junio, en Zipaquirá (Cundinamarca)”, explicó la Fiscalía.

Esa maleta, según la Fiscalía, contenía algunas herramientas y cuchillos impregnados de sangre. Una persona cercana al ahora judicializado se acercó a los investigadores y dijo que Torres le dejó esa maleta, sin entregar mayores detalles. La sangre fue sometida a pruebas forenses para determinar si pertenecía a la víctima.

Los videos muestran cómo Adriana Pinzón llega a su apartamento el pasado 6 de junio, pero no volvió a salir, como sí lo hizo su cuñado un día después con una pesada bolsa negra. Jhonatan transita por el parqueadero mientras hace un esfuerzo por mantener la bolsa en sus manos.

El hombre sale de la vivienda y del conjunto residencial y su cara quedó en los videos de seguridad. No se sabe cuál fue su destino, solo el lugar donde finalmente lo ubicó la Fiscalía para notificar la orden de captura que corría en su contra.

En las audiencias, la Fiscalía presentó los resultados de una inspección judicial a la vivienda de la víctima. Allí encontraron rastros de sangre en varias partes de la casa, que fueron lavadas para engañar a las autoridades.

Respecto a la supuesta venta del carro, las pruebas indican que Torres fue la última persona que tuvo contacto con la psicóloga, ya que ese día se habían puesto una cita para la venta del vehículo. No obstante, en sus declaraciones el ahora procesado cambió varias veces su versión sobre los hechos.

“El día 11 de junio de esta anualidad cambia su versión y menciona haber estado en el lugar de residencia de la víctima para tratar con Adriana Pinzón un tema de infidelidad con su hermana, mencionando que esta le había regalado unos elementos que sacó del conjunto y que ese día salió del conjunto en compañía de Adriana Pinzón”, manifestó el fiscal durante la imputación de cargos.