seguridad

Con video íntimo intentaron extorsionar a un sacerdote en Norte de Santander

Aunque la víctima aceptó pagarles a los delincuentes, estos fueron capturados por la Policía y ya fueron judicializados. ¿Qué está pasando con este delito en el país?


Todo comenzó el pasado 31 de enero cuando Brayan Andrés Duarte Eusse compartió un rato de esparcimiento con el párroco del municipio de Los Patios en Norte de Santander. Al finalizar la reunión, Duarte Eusse se llevó el celular del sacerdote y tres días después, junto con un cómplice, lo llamó para extorsionarlo.

Duarte Eusse, de 34 años, y Juan David Meza Collazos, de 23 años, intimidaron al sacerdote con el argumento de que en su equipo habían encontrado un video íntimo y comprometedor. Le exigieron 6 millones de pesos a cambio de devolverle el teléfono. De no pagar, entregarían el celular a monseñor Libardo Garcés, el obispo de Cúcuta y jefe directo del clérigo.

Los detalles del video no fueron dados a conocer a la opinión pública, pero el sacerdote aceptó pagar, aunque no toda la suma exigida, sino 4 millones de pesos. El pago se pactó en una zona céntrica del municipio de Los Patios, ubicado en el área metropolitana de Cúcuta. La idea era hacer el intercambio del celular por el dinero frente a un supermercado del barrio Pisarreal, según informó el portal Infobae.

La víctima, sin embargo, no tenía planeado pagar la extorsión, pues previo al acuerdo con los delincuentes había denunciado la situación a las autoridades, específicamente al Gaula de la Policía Nacional. Como resultado, el 7 de febrero, día acordado para la entrega del dinero, los efectivos del Gaula lograron la captura de los hoy investigados, mientras se disponían a recibir el pago.

Como resultado, la Fiscalía General de la Nación, Seccional Norte de Santander, judicializó a Jesús David Meza Collazos y Brayan Andrés Duarte Eusse, por su presunta responsabilidad en el delito de tentativa de extorsión agravada.

En audiencias preliminares, un juez de control de garantías acogió los argumentos del ente acusador e impuso medida de aseguramiento en centro carcelario en contra de los procesados, la cual cumplirán en la cárcel Modelo de la capital nortesantandereana.

El diario La Opinión informó que Meza Collazos vive en el municipio de El Zulia y Duarte Eusse en el barrio Siglo XXI y trabajaba como comerciante informal.

¿Un delito al alza?

Aunque en enero de 2022 las denuncias por extorsión mostraron una baja de 21 por ciento en relación con 2021 (al pasar de 511 a 400), los expertos en seguridad no confían en esa cifra debido a que muchas víctimas no denuncian al no confían en las autoridades, temer ser asesinadas o porque que creen que las autoridades no reciben sus casos cuando la cifra que exigen los delincuentes no es muy alta.

Prueba del empeoramiento de la extorsión es lo que está pasando en Barranquilla, en donde los comerciantes convocaron a una marcha para el próximo 24 de febrero en la que buscan manifestarse contra este delito.

“Pedimos soluciones de fondo (...) desde el gremio recibo entre seis y ocho llamadas diarias de comerciantes que están siendo extorsionados, que llaman desesperados, asustados, preguntando qué tienen que hacer, con quién hablan. Hay un temor generalizado en la ciudad por el tema de la extorsión. ¿Qué se requiere?, soluciones de fondo. Las estrategias que hoy están implementando, aunque han dado unos golpes contundentes contra algunos cabecillas de Los Costeños, no están acabando con el problema; todo lo contrario, esto se está saliendo de control”, dijo recientemente a SEMANA Dina Luz Pardo Olaya, presidenta del Comité Intergremial Unidos por el Atlántico.

En Barranquilla, así como en otras ciudades del país, muchas de las víctimas son micro, pequeños y medianos comerciantes.

Los organizadores de la protesta del 24 de febrero dicen que, si bien la Policía está haciendo su trabajo, no trabajan articuladamente con otras entidades que tienen competencia en el tema. Piden más coordinación con jueces y con el sistema penitenciario para que los criminales efectivamente sean castigados.