Home

Nación

Artículo

  El nuevo contralor confiesa que ha recibido numerosas hojas de vida, incluso “hasta de su primera novia”. Anuncia que va a trabajar en el tema de nóminas paralelas.
Contralor General de la República, Carlos Hernán Rodríguez Becerra - Foto: juan carlos sierra-semana

nación

Contraloría también investigará presuntos hechos de corrupción en Aerocivil revelados por SEMANA

El órgano de control solicitará información a la entidad implicada sobre los casos de corrupción expuestos por este medio.

La Contraloría General de la Nación se sumará a las investigaciones que rodean el estruendoso escándalo de corrupción revelado por SEMANA y que salpica a la Aeronáutica Civil.

El contralor Carlos Hernán Rodríguez Becerra calificó la noticia como de impacto nacional y aseguró que se conformó un equipo especializado de la Unidad de Investigaciones Especiales contra la Corrupción con el propósito de tener conocimiento de primera mano de las informaciones sobre el tema.

“Adicionalmente, el contralor dispuso que se abra un canal de comunicación para que la ciudadanía pueda hacer denuncias que contribuyan al esclarecimiento de estos hechos que se han puesto en conocimiento de la opinión pública”, indicó la entidad.

En el mismo comunicado de prensa enfatizaron en que la próxima semana la Contraloría requerirá información a la Aerocivil sobre la “olla podrida” destapada.

¿Qué paso en la Aerocivil?

Según las denuncias conocidas por SEMANA, cerca de 100 funcionarios de la Aeronáutica Civil estarían vinculados con redes de narcotráfico que, de forma sincronizada con delincuentes, apagan los radares o los sacan de funcionamiento justo en los momentos en que las avionetas repletas de cocaína surcan los cielos o llegan al país con maletas llenas de efectivo.

En la investigación también quedaron al descubierto contratos tramposos, estafas, venta de servicios y hasta nóminas paralelas con funcionarios fantasma que solo aparecen para cobrar los sueldos.

Las denuncias comprometen a cargos directivos, contratistas, funcionarios en las regionales, controladores y hasta bomberos. Todo, en un círculo de complicidad e impunidad expuesta con documentos, soportes y correos llenos de advertencias por el voraz apetito por quedarse con el dinero público.

Hay audios, videos, correos, declaraciones de funcionarios y arrumes con cientos de folios en los que se documentan las irregularidades omitidas durante años por directivos y organismos de control. Una bomba corrupta que, según las fuentes, esperan que estalle ahora en el “Gobierno del cambio”, desnudando la forma como se robaron la Aerocivil. Hay denuncias de irregularidades con contratos de servicios o necesidades de tecnología, infraestructura y comunicaciones. Llama la atención la compra de sillas ergonómicas que se pagaron a casi 11 millones de pesos cada una.

Algunos contratos

En la entidad se expandió con una desbordada y millonaria adjudicación que argumentan como necesaria, pero que los funcionarios consideran una excusa, muy técnica, para robar.

Los contratos van desde la reparación de pistas en aeropuertos, equipos para garantizar el aterrizaje de los aviones, las comunicaciones entre pilotos y controladores, hasta sillas de lujo para funcionarios.

En la lista de contratos, por grado de descaro, llama la atención uno que costó casi 300 millones de pesos y cuyo objeto se resumió así: “Adquirir sillas ergonómicas para el personal ATC de la regional Centro Sur”. En principio no habría nada raro, pero cuando se pone la lupa se establece que son apenas 23 sillas, cada una por casi 11 millones de pesos.

Las sillas llegaron a precio de trono de rey y, según el documento conocido por SEMANA, fueron asignadas a los encargados del Centro de Control y la Torre de Control en Bogotá.

Otro contrato en la mira es para el mejoramiento de los servicios aeroportuarios y la navegación aérea del aeropuerto de Riohacha. La Contraloría hizo una serie de observaciones en el informe que presentó el pasado 2 de noviembre.

El contrato se firmó por más de 20.000 millones de pesos y las observaciones del organismo de control reflejan cambios de fondo en las condiciones iniciales. En otras palabras, lo que se contrató no se hizo y, sin previo aviso, se desarrollaron obras que no quedaron fijadas.

El documento de 89 páginas, conocido por SEMANA, describe siete observaciones, cada una más grave que la anterior. Por ejemplo, advierte sobrecostos del 940 % en el suministro e instalación de luces en el aeropuerto de Riohacha; estudios y diseños que no usó el contratista, pero que sí pagó la Aerocivil por más de 1.000 millones de pesos, sumado a que la Aerocivil no cargó la información completa en el Secop.

Ese mismo problema lo padece la comunidad de Puerto Carreño, en Vichada, que espera modernizar su aeropuerto. Ahí el asunto es escandaloso, ya que terminó en una pelea legal. La Aerocivil, según una fuente, decidió conciliar sin muchos reparos por una obra que nunca se realizó, pese a que giró un anticipo de 3.450 millones de pesos.

La Aerocivil contrató la adecuación del aeropuerto por 9.500 millones de pesos con un consorcio, pero en el contrato dejaron, misteriosamente, una cláusula de controversias que obligaba a la entidad a conciliar en caso de que algo le disgustara al contratista, como efectivamente ocurrió.

El Gobierno se pronunció

El ministro de Transporte, Guillermo Francisco Reyes González, anunció que se tomaron decisiones inmediatas para combatir las denuncias en torno a la entidad. La primera es que fue presentada al presidente de la República, Gustavo Petro, una terna de funcionarios para la designación de un nuevo director encargado mientras el mismo presidente designa al director en propiedad.

También se hará una revisión total de los procesos de contratación que están en camino en la entidad y fueron solicitadas renuncias inmediatas de algunos funcionarios de la Aerocivil.

“Llegó el momento de tomar acciones, de tomar decisiones de fondo y de investigar denuncias que se han hecho de corrupción en los aeropuertos, de malos manejos, de contratación, de no cumplimiento de normas en concursos, porque estos no son hechos nuevos. Así que vamos a trabajar Gobierno, sindicatos y órganos de control para llegar al fondo de este asunto y luchar contra este flagelo de frente”, indicó Guillermo Reyes, ministro de Transporte.

Por último, el jefe de la cartera también dijo que citó a una reunión urgente el lunes a las 7:00 a. m. con los directivos de la Aerocivil y que también se reunirá con los sindicatos de la entidad.