Tendencias

Home

Nación

Artículo

Gabriel Coronel proponiéndole matrimonio a Daniela Ospina.
Gabriel Coronel proponiéndole matrimonio a Daniela Ospina. - Foto: Instagram

entrevista

Daniela Ospina, la exesposa de James Rodríguez, cuenta de su nuevo amor y los detalles desconocidos de cómo él sacó el anillo y le propuso matrimonio

La deportista y empresaria está a punto de ir al altar por segunda vez, Gabriel Coronel es el hombre con el que formará un nuevo hogar. Habló con SEMANA de como fue que su prometido le pidió que se casaran.

En diálogo con SEMANA, Daniela Ospina, empresaria y exesposa de James Rodríguez, reciente fichaje del Olympiakos de Grecia, contó como ha sido su vida desde su separación con el ‘10′ de la selección y relató todos los detalles de su matrimonio con Gabriel Coronel, que cada día está más cerca.

Ospina contó los detalles de como fue la petición de matrimonio, que para su visión, fue algo muy bien ingeniado. “Es un hombre muy detallista, entonces se supone que teníamos unas fotos para una revista y resulta que todo esto era montaje de él. La última foto era de Salo, él y yo”.

Finalmente, el momento llegó y ahí fue cuando Gabriel Coronel le pidió que fuera su esposa. “Ahí fue la propuesta de matrimonio. A Salo se lo había contado por la mañana. Para casarnos nos suena mucho Colombia y a su familia también. Aunque no descartamos Venezuela o México”.

Lea la entrevista completa:

SEMANA: ¿Cómo va en Miami preparando el matrimonio, con su hija y su empresa?

DANIELA OSPINA: Súper bien, creo que ha sido una aventura increíble poder estar al lado de mi hija, compartir tantos momentos aunque siempre es difícil no estar en el país de uno. Uno siempre va a extrañar sus raíces, pero bueno, Estados Unidos me ha dado la oportunidad de muchas cosas y las he podido aprovechar de la mejor manera. Seguimos creciendo en el amor, así que voy muy bien, muy feliz y preparando muchas cositas.

SEMANA: Queremos detalles de la historia de amor con Gabriel Coronel...

D.O.: Yo siempre he creído mucho en el amor porque es la base fundamental de todo. No importa cuántas veces tenga que buscarlo, hay que ir detrás de él. Cuando yo hablo con Salomé le digo que todo con amor se transforma. A Gabriel lo conocí el año pasado en octubre y la verdad todo ha sido bastante rápido. Lo conozco por una amiga en común, nos empezamos a hablar por Instagram, vivimos en la misma ciudad y conocimos qué hay detrás del físico. Empezamos a salir y ya hoy hablamos de un matrimonio, la verdad estamos muy felices construyendo esto del amor. Ojalá dure para siempre porque ha sido una relación muy bonita.

SEMANA: ¿La aprobación de Salomé y la conexión con Gabriel cómo fue?

D.O.: Para mí es muy importante la conexión o la relación que pueda tener Salo con la pareja que yo esté. Todo ha sido muy natural, aunque mi hija siente celos. Es un ser humano, es una niña que siempre ha tenido su mamá para ella y no es que la deje de tener, pero pues sí empezamos a dar otros pasos diferentes. Él le dedica mucho tiempo, está muy presente y eso también es importante. Comparte mucho con ella, juega mucho y hay veces que parezco criando a dos niños.

SEMANA: ¿Que la enamoró?

D.O.: Bueno, Gabriel es un hombre muy genuino y es raro verlo enojado. Siempre intenta transmitir mucha paz, alegría y sobre todo es un hombre muy agradecido, entonces despertarte todas las mañanas y escuchar palabras bonitas hacia la vida, al presente que tenemos, a lo que vivimos, es muy terrenal.

SEMANA: ¿Cómo fue la propuesta de matrimonio?

D.O.: Se las ingenió muy bien. Es un hombre muy detallista, entonces se supone que teníamos unas fotos para una revista y resulta que todo esto era montaje de él. La última foto era de Salo, él y yo. Ahí fue la propuesta de matrimonio. A Salo se lo había contado por la mañana. Para casarnos nos suena mucho Colombia y a su familia también. Aunque no descartamos Venezuela o México.

SEMANA: ¿Cómo fue pasar la página de un matrimonio a un noviazgo con la presión mediática en la que usted vive?

D.O.: Es difícil porque sí hay mucha gente con comentarios que destruyen. Soy una mujer que viene de una familia muy linda, creo que uno no debe dejarse afectar por los sucesos que pasen en la vida. La Daniela Ospina que ven acá ama la familia, y por eso siempre seguiré intentando en el amor propio.

SEMANA: ¿Qué tan duro es pensar en un matrimonio sin el hombre de su vida que es su papá?

D.O.: Es lo que más me ha costado de la pedida de matrimonio. Ha sido lo más difícil de todo. Creo que desde el cielo va a estar muy feliz, fue un hombre que siempre soñó y quiso ver a su hija feliz. Era el que siempre me daba consejos, el que siempre me dijo antes de morir, “vete, tú mereces otras cosas, arranca con tu niña a otro país, no mereces estar en chismes, en cosas, yo quiero verte feliz”. Entonces de cierta manera, estoy cumpliendo un poco su legado y sobre todo los principios que me dejó como mujer. Vale la pena volver a hacer familia.

SEMANA: ¿Entonces David (Ospina) la va a entregar en el altar?

D.O.: Eso será una sorpresa porque si es un punto muy débil y complicado. Valoro mucho a mi mamá y a mi hermano. Pero solo hay una persona que debe hacerlo. Efectivamente el vacío que dejó mi papá, es un hueco imposible de llenar.

SEMANA: Es admirable que usted y James tengan tan buena relación, sobre todo hoy día que se ven rupturas tan traumáticas para los niños. ¿Cómo lo lograron?

D.O.: Es un punto súper bonito y creo que uno en la vida tiene que verlo todo como un gran aprendizaje. Entiendo que hay situaciones muy fuertes de las cuales definitivamente todo se sale de las manos. Tenemos muchos errores y si nos quedamos en solo eso, va a ser difícil ver todas las cosas bonitas que tenemos. Al final los únicos perjudicados son los niños que no tienen la culpa de los sucesos de los adultos. Todo en la vida debería ser más llevadero y sobre todo en el momento que asumimos ser padres, es la conciencia sobre una personita que tú fuiste la que la trajiste al mundo, la pusiste en este entorno y el que paga las consecuencias. Salomé es la compañera y tesoro más preciado. Tenemos una muy buena relación porque Salomé lo merece.

SEMANA: ¿Qué ha sido lo más difícil para Salomé en su crecimiento al vivir en un mundo público?

D.O.: Gracias a Dios Salo todavía no se da cuenta de su exposición. Aunque esté muy expuesta y aunque por lo menos me incluyo ahí, la expongo mucho, pero ha sido una niña muy inocente y con mucho carácter a la vez. He querido que, obviamente, tenga un panorama de una realidad, porque soy muy clara con mi hija y ya llegará el momento donde tendrá que afrontar muchas situaciones. No le oculto nada, le muestro realmente cómo es el mundo, qué es lo que hay, dónde está parada para que ella también pueda tomar sus propias decisiones. Creo que al final lo más importante es la base que ha tenido en casa y, sobre todo, los valores que como padres le inculquemos. El tema de la separación es complejo, los niños son los que ‘chupan’, a los que les toca toda el agua sucia. Últimamente, por ejemplo, que ve a su hermano y le ha tocado despedirse de él, ha sido difícil.

SEMANA: Salomé es una mini influencer. ¿Cómo le están manejando el tema de las redes?

D.O.: Ha sido muy complicado. Llevarla a algún lado porque ya todos son “Salo, Salo”, y yo bueno, por qué no preguntan por mí, ¿qué está pasando? Me está robando el show (risas). Independientemente de todas las virtudes, que gracias a Dios tiene mi gorda, el baile, por ejemplo, para mí lo más importante es generarle conciencia, disciplina, amor, constancia y perseverancia. Le exijo como mamá en el estudio y en las cosas que se propone hacer. Es una niña que entrena dos horas diarias todos los días y su progreso en un año es increíble.

SEMANA: ¿Planea un hermanito para Salomé?

D.O.: Si Dios me lo permite me encantaría, amo los niños. En estos días alguien decía, bueno, si tuviera que decidir algo ¿tú qué serías? La gente respondía llenar escenarios o cosas así y yo me ponía a pensar que gracias a Dios he cumplido muchos sueños, pero que lo que me apasiona verdaderamente es ser mamá. Ha sido la mejor experiencia. Me gustaría, por lo menos, uno más porque no es fácil asumir la responsabilidad de lo que se debe hacer hoy día.

SEMANA: Usted es voleibolista. ¿Qué piensa del voleibol femenino colombiano que nos representa en un mundial?

D.O.: Me da escalofrío. Son niñas que están trabajando desde hace 15 años porque me tocó compartir con muchas de ellas prácticamente cuando yo estaba saliendo de la Selección Colombia y ese reconocimiento lo merecen. Ojalá yo pudiera alzar mi voz junto a todos los medios por todos los deportes diferentes al fútbol que necesitan apoyo. Vibro con ellas, hablo con algunas y de verdad a la expectativa de qué va a pasar estos días. Llevan dándole y efectivamente todo tiene su resultado en un país donde no hay suficiente apoyo, como pasa en la Liga de Fútbol femenino. Exigimos resultados pero hay muchos vacíos.

SEMANA: ¿Qué piensa de la llegada de Néstor Lorenzo a la selección?

D.O.: Creo que es un paso muy chévere, conoce muy bien la dinámica y definitivamente quizás como se obtuvieron muy buenos resultados en su momento, entonces va a servir mucho. En un país como Colombia la prensa siempre está encima de todos los jugadores. Los estamos subiendo y bajando. Enterramos al uno, desenterramos al otro. Así que será muy bueno el blindaje que él pueda obtener para conseguir buenos resultados y un gran equipo. No va a ser nada fácil pues está entre la espada y la pared.

SEMANA: ¿Qué piensa de la decisión de su hermano de ir a jugar en Arabia Saudita?

D.O.: Es su trabajo. Lo que yo creo es que muchas veces el periodismo habla desde lo desconocido. Muy difícil saber a fondo lo que cada persona está pasando. Hablamos mucho desde el rumor. Quizás muchas de esas oportunidades que se ven en redes que dicen que cómo la rechazaste, nunca sucedieron. Tuvo que tomar una decisión con su familia. Nadie sabe lo que pasa de puertas para adentro. Ellos están muy felices y eso realmente para mí, como hermana, es lo más importante. David está teniendo más trabajo del que pensábamos. Hablamos y me dice “salí más reventado que nunca en mi vida” (risas).

SEMANA: ¿Qué piensa Salo y usted como su mamá de las críticas a James por su actualidad?

D.O.: Salo no se da cuenta todavía. Para ella hay otro mundo aunque también lo que le tenga que decir, lo dice. Ella es muy genuina, lo que vale es lo que ve ella de su papá. No va a ser nunca nada chévere ver todo lo que le sucede y menos hacia el papá. Yo no le voy a cerrar la vision que tenga con el papá y lo que siente cuando comparte con él. Es mucha bulla para una niña de 9 años que es complicado de entender. A veces yo digo, se pasan, ya es demasiado. De mi parte, sí me da un poquito de tristeza porque al final más que una fan, más que haber estado en los medios, yo conozco un ser humano. Así que puedo hablar de otras virtudes y lo puedo ver desde otros puntos de vista. Yo valoro también las cosas positivas y buenas que tiene.

Noticias relacionadas