crimen

En la mente de un criminal: psiquiatras descifran el perfil de Jhonier Leal

Expertos concluyen que Jhonier Leal es un claro ejemplo de un comportamiento sociópata que no se arrepentirá del asesinato de su madre y hermano porque en su cabeza hay una justificación para los homicidios. Perfil psiquiátrico.


No quedan dudas. Jhonier Leal es un sociópata que actuó bajo la mezcla de un sinnúmero de sentimientos que explotaron minutos antes de asesinar a su madre y hermano. Antes de que la Fiscalía pusiera la lupa, sin saberlo, empezó a dar puntadas de su culpabilidad. Los psiquiatras tienen claro que este tipo de comportamientos están acompañados de recuerdos de la infancia que van creciendo con el paso del tiempo y llevan consigo odio y venganza.

Desde sus primeras entrevistas, Jhonier iba demostrando su responsabilidad en el doble crimen. El médico psiquiatra Rodrigo Córdoba concluye que Leal actuó para satisfacerse y bajo un impulso emocional, lo que lo convierte en un sociópata. “Su frialdad demuestra que sus familiares eran unos desconocidos. Sin duda, hay un trastorno de la personalidad”. Aunque aclara que cada caso es diferente y la profundidad del análisis depende de las conversaciones con cada persona, Jhonier no se arrepentirá del asesinato y eso quedó demostrado “en la inexpresividad de los sentimientos. Fue frío y calculador”.

.
. - Foto: Instagram @maitoleal

Este confeso asesino tuvo una mezcla de sentimientos con base en el egoísmo que fue cultivando durante años y estalló después de maquinar en su cabeza cómo matar a sus familiares y quedarse con el dinero. Según los especialistas, Jhonier desarrolló odio, desamor, envidia y complejos de inferioridad por el éxito de su hermano y la protección que le daba su madre a Mauricio. “El matar se convierte en un acto más que le permite llegar a su meta. Acepta cargos de manera tranquila, pero sin evaluar lo que hizo. Tiene frases sin emotividad y eso demuestra que su comportamiento es sociópata”, dice Carlos Valdés, exdirector de Medicina Legal.

Rita Karanauskas, la única cazamentiras en Colombia, detectó algo raro en Jhonier desde que empezó a dar entrevistas. Notó que el perfil era el de los denominados “cara de póker”, que son personas inexpresivas para ocultar sus estrategias. Aunque su rostro era impenetrable, hubo un signo de alerta para la especialista.

“Cuando responde una pregunta sobre qué pasó cuando encuentra los cuerpos, parpadea demasiado y eso significa estrés y miedo. En una muerte de un familiar nadie siente estrés, hay es mucho dolor y tristeza”. Su análisis fue más allá. En entrevista con Vicky Dávila y Jairo Lozano, Jhonier sonrió en varios momentos y fue clave para definir al confeso asesino como un sociópata.

“Se llama el placer del desafío. Es una “sonrisita” de placer que sale a destiempo porque no es coherente con el momento. Está vinculado al engaño y genera plenitud”, agrega.

Rita es experta en detectar mentiras de mentes criminales y para ello usa el lenguaje corporal, expresiones faciales y el tono de voz. “Nunca se refirió a su madre y hermano de manera directa. Tampoco decía mi hermano o mi mamá. Eso demuestra que, para él, ellos eran muy lejanos, no había una buena relación. Ahí ya nos contó, sin decirlo, que era una relación distante. No tuvo compasión”.

Según la experta, está claro que Jhonier odiaba a su madre y a su hermano y por eso la herida mortal que le propinó a su progenitora en un sitio específico, el vientre. “Eso puede significar, por el odio que tenía y está demostrado, ¿para qué me trajiste al mundo? Es un sitio específico de herida, nada es casualidad. Era el vientre de la madre y por eso eligió un cuchillo”.

Sobre esta teoría, Valdés asegura que las heridas y sevicia del ataque son muestra del rechazo que tenía hacia ella, ya que el arma cortopunzante quedó incrustada en la columna vertebral. “Hubo rabia y ensañamiento”.

Su perfil sociópata no lo eximirá de su responsabilidad ante la justicia. El mismo fiscal del caso le advirtió que él es imputable porque actúo a conciencia.“ En la aceptación de cargos no habla de arrepentimiento, es un libreto. Habla de sus familiares como víctimas, pero eso demuestra la frialdad que tiene y el perfil de psicopatía, no puede sentir culpa y arrepentimiento. La voz no es de arrepentimiento, la voz es lineal y no demuestra sentimientos. Cuando hay culpa, el tono cambia”, dice Rita.

El fiscal general de la nación, Francisco Barbosa, explica los detalles de la investigación en torno al asesinato del estilista Mauricio Leal y su madre, Marleny Hernández, en una investigación sin testigos, con prueba técnica forense y con articulación de todas las disciplinas.
El fiscal general de la nación, Francisco Barbosa, explica los detalles de la investigación en torno al asesinato del estilista Mauricio Leal y su madre, Marleny Hernández, en una investigación sin testigos, con prueba técnica forense y con articulación de todas las disciplinas. - Foto: Fiscalía General de la Nación

Aunque serán estudios posteriores los que definan la situación mental de Leal, los expertos aseguran que este tipo de comportamientos se podrían repetir. Es decir, si Jhonier siente odio por alguien más de su familia o cualquier otra persona podría atacar nuevamente.