Tendencias

Home

Nación

Artículo

Masacre de San Luis
Encuentran cuerpo desmembrado en vía de Bogotá hacia Villeta - Foto: ESTEBAN VEGA LA ROTTA

nación

Escalofriante: hallan cuerpo en la vía Bogotá-Villeta

El cuerpo del hombre, de 71 años, ya fue identificado y las autoridades investigan cuáles pudieron ser las causas de su muerte.

Este jueves 24 de noviembre se dio un escalofriante hallazgo de un cuerpo sin vida con varios impactos de arma de fuego, sobre la vía que conduce desde el municipio de Villeta hacia La Vega, en el departamento de Cundinamarca.

Los habitantes de la zona rural de Villeta se percataron de unas bolsas negras que llamaron poderosamente su atención, debido a que de las mismas salían partes del cuerpo humano, por lo que no dudaron en dar aviso a las autoridades.

Al parecer, el cuerpo fue introducido en las bolsas y dejado sobre la vía frente al club Payandé. Ante el llamado de la comunidad, la Policía acudió rápidamente, cerca de las 7:30 a. m. en el km 73+400, en la vía que de Bogotá conduce hacia Villeta, exactamente en el sector llamado La Báscula.

El coronel Edwin Urrego Pedraza, comandante (e) de la Policía Cundinamarca, aseveró que “en la vereda Naranjal, que del municipio de La Vega conduce a Villeta, fue hallado sin vida el cuerpo de un hombre de aproximadamente 71 años, el cual se encontraba cubierto con bolsas de plástico. En el cuerpo había varias heridas con arma de fuego”.

De acuerdo con miembros del cuerpo de criminalística, el hombre murió por impacto de arma de fuego, y posterior a ello fue desmembrado, metido en las bolsas y luego abandonado sobre la carretera. Además, se sabe que ya fue identificado y se está comunicando a los familiares sobre el deceso del pariente.

Hasta el momento son todos los detalles que se conocen, por lo que los hechos son materia de investigación de las autoridades competentes.

Mujer fue encontrada desmembrada luego de ser reportada como desaparecida

De otro lado, el pasado 30 de octubre fue hallado una parte del cuerpo de una mujer que había sido reportada el 28 de octubre como desaparecida en la ciudad de Montería, en el departamento de Córdoba.

La víctima, de quien se desconoce su identidad, habría sido descuartizada y una de sus partes apareció flotando en el río Sinú a la altura del municipio de San Pelayo.

Ante esta situación, el alcalde de Montería, Carlos Ordosgoitia Sanín, repudió la barbarie cometida contra esta mujer que fue cruelmente asesinada. El mandatario pidió a la Policía y la Fiscalía una pronta y efectiva investigación que esclarezca este aterrador hecho: “Condenamos el crimen y la sevicia con la que le quitaron la vida a esta mujer. Él o los responsables de este hecho no se saldrán con la suya y se aplicará todo el peso de la ley para que paguen”.

Ordosgoitia Sanín dio la instrucción a la Comisaría de Familia para que haga acompañamiento a este lamentable caso y a la Secretaría de Salud para que brinde apoyo psicológico a los familiares de la víctima.

De acuerdo con los indicios preliminares de las autoridades, apuntan a que este atroz hecho fue un caso de violencia intrafamiliar, lo que está siendo materia de investigación.

“Lamentamos y condenamos cualquier hecho de violencia en contra de la mujer, hemos dispuesto de un grupo de investigación especializado en coordinación con la Fiscalía General para adelantar todas las acciones investigativas que permita ubicar, judicializar y capturar a los responsables de este aberrante crimen”, indicó el coronel Gabriel Hernando García Arrieta, comandante de la Policía Metropolitana de Montería.

Cuerpos embolsados en el Valle de Aburrá

Jean Carlos García Vargas y Jonathan Arley González Serpa aparecieron sin vida dentro de bolsas plásticas en Bello, Antioquia. Un grupo de delincuentes los secuestró, torturó y asesinó. Las imágenes del sufrimiento que padecieron antes de la muerte fueron compartidas con sus familias. En el Valle de Aburrá se han encontrado 25 casos similares, según la Policía.

Ambos salieron de Apartadó con destino a la capital de Antioquia para encontrar mejores oportunidades. En el camino tropezaron. Los ilegales condicionaron su existencia a una millonaria suma de dinero que sus parientes no alcanzaron a recolectar a tiempo. Volvieron a saber de ellos cuando aparecieron en dos paquetes abandonados.

La misma trágica historia está escrita en los homicidios de Miguel Ángel Álvarez Zapata y David Ramiro Ramírez. Al parecer, fueron retenidos y lesionados hasta la muerte. Los dos fueron hallados en la parte trasera de una unidad residencial de Apartadó. Los vecinos los vieron enrollados en bolsas de color negro.