nación

Este es alias Caliche, el médico de las disidencias de las Farc

Carlos Alberto Rosero fue capturado y presentado ante un juez de control de garantías por ofrecer servicio médico a las disidencias.


Un consultorio clandestino en el municipio de Tumaco, en el departamento de Nariño, sería la sede médica de las disidencias de las Farc, de acuerdo con la Fiscalía. En ese consultorio los delincuentes eran atendidos y recibían los medicamentos para tratar enfermedades, incluso heridas en enfrentamientos con otras organizaciones criminales.

La Fiscalía adelantó una investigación que permitió identificar de qué forma Carlos Alberto Rosero, alias Caliche, se convirtió en el médico de las disidencias de las Farc, en el suroccidente del país. En una zona de injerencia para estos grupos criminales, dedicados principalmente al narcotráfico.

“Abundante material de prueba recopilado por la Fiscalía General de la Nación permitió poner en evidencia a Carlos Alberto Rosero Ángulo, alias Caliche, un médico profesional señalado de brindar de manera ilegal asistencia médica y asesoría a las estructuras Iván Ríos y Alfonso Cano de las disidencias de las Farc”, señaló la Fiscalía.

Los investigadores establecieron que alias Caliche tenía el consultorio clandestino en Tumaco, pero cambiaba de sede cada cierto tiempo con el ánimo de evitar ser detectado o para no despertar sospechas entre la fuerza pública. La estrategia le funcionó, por un tiempo, luego la fachada se derrumbó.

“En la investigación se estableció que alias Caliche habría montado un consultorio clandestino en Tumaco (Nariño), el cual cambiaba de sede esporádicamente y era trasladado a distintos inmuebles o bodegas para evitar ser detectado. En este lugar, al parecer, brindaba servicio hospitalario, suministraba medicamentos y realizaba procedimientos para interrumpir embarazos”, dijo la Fiscalía luego de su captura.

Para los fiscales de la Dirección Especializada contra las Organizaciones Criminales era claro que alias Caliche trabaja en función de las disidencias y por ese servicio de asistencia médica recibía un pago hasta de 45 millones de pesos mensuales. Era básicamente un salario, estaba en la nómina de las disidencias, su participación era la asistencia médica.

“Este hombre sería el encargado de atender a los integrantes de estos grupos ilegales que resultaban heridos en enfrentamientos con la fuerza pública o padecían enfermedades tropicales, virosis, entre otros padecimientos”, señaló el director contra las Organizaciones Criminales, Carlos Roberto Izquierdo.

El material de prueba fue suficiente para llevar ante los jueces de control de garantías a alias Caliche e imputar cargos por los delitos de concierto para delinquir agravado, y asesoramiento a grupos delictivos organizados y grupos armados organizados. En las audiencias el médico no aceptó responsabilidad y se declaró inocente.

“La Fiscalía conoció que Rosero Angulo, presuntamente, recibía 45 millones de pesos mensuales por poner su capacidad y conocimientos médicos al servicio de las estructuras disidentes de las Farc en el suroccidente del país y en zona de frontera con Ecuador”, dijo el funcionario de la Fiscalía al confirmar la imputación de cargos.

Para los investigadores y así se lo dieron a entender a un juez, alias Caliche, es un peligro para la sociedad, lo que hace necesario enviarlo a una cárcel, por eso pidieron una medida de aseguramiento en centro carcelario, que el juez aceptó. “El procesado no aceptó los cargos y deberá cumplir medida de aseguramiento privativa de la libertad en centro carcelario”.

Así las cosas el llamado médico de las disidencias de las Farc tendrá que cumplir con la medida de aseguramiento en una cárcel mientras avanza el proceso en su contra y demuestra en un eventual juicio su inocencia.