Home

Nación

Artículo

  La bancada del Pacto Histórico en la Cámara de Representantes protagonizó una turbulenta reunión con el presidente Gustavo Petro y algunos ministros.
La bancada del Pacto Histórico en la Cámara de Representantes protagonizó una turbulenta reunión con el presidente Gustavo Petro y algunos ministros. - Foto: david racero-twitter

política

Exclusivo: así fue el regaño del presidente Gustavo Petro a congresistas del Pacto Histórico; estaba muy molesto y esto les dijo

El presidente Gustavo Petro criticó a congresistas de su bancada del Pacto Histórico, en una reunión en la Casa de Nariño. ¿Qué les reclamó?

A las ocho de la mañana del pasado martes, el presidente Gustavo Petro, junto con algunos de sus ministros, recibió a los representantes a la Cámara del Pacto Histórico en la Casa de Nariño. La reunión, inédita porque pocas veces ha habido un diálogo colectivo, pasó de esperanzadora a turbulenta en pocos minutos.

SEMANA conoció que el encuentro se inició con un mensaje de felicitación del ministro del Interior, Alfonso Prada, quien les agradeció el esfuerzo para sacar adelante iniciativas como la reforma tributaria y la paz total. El tono, sin embargo, cambió rápidamente. El presidente Gustavo Petro tomó la palabra y, según los asistentes, criticó a los congresistas. Un representante lo resumió así y advirtió que no es la primera vez que ocurre: “Fue un encuentro, un regaño”.

Uno de los cuestionamientos del presidente giró en torno a la capacidad de convocatoria de los líderes del Pacto Histórico. La marcha con motivo de los 100 días del Gobierno, a la cual asistieron menos de 9.000 personas, fue un fracaso. Eso preocupa al mandatario, dado que, como opositor, tenía la capacidad de movilizar a multitudes a lo largo y ancho del país. Hoy Petro pierde el pulso en las calles con la oposición, que convocó a más de 70.000 personas en una reciente manifestación.

El presidente también regañó a los representantes a la Cámara por los Diálogos Regionales Vinculantes, ya que no han salido como se planeaba. “En Bogotá esperaban a más de 15.000 personas y llegaron menos de 1.000. Pidió que ayudáramos a convocar gente para asistir”, dijo otro representante.

En ese encuentro en la capital del país, realizado en la Plaza de Armas de la Casa de Nariño y cuyo responsable fue el ministro Alejandro Gaviria, se podían ver sillas vacías y asistentes dispersos. Se esperaba la presencia del presidente, pero terminó dejando plantado al público. “El presidente quería que estuviéramos al frente, pero resulta que el 80 por ciento de los diálogos se hicieron los días de plenaria”, dijo otro asistente a la reunión.

“Hay temor de cara a 2023”, señaló otro de los congresistas que se reunió con el presidente. SEMANA conoció que se habló de las elecciones territoriales del próximo año por la posibilidad de que la oposición sorprenda en los municipios y departamentos clave. Uno de los objetivos es ganar en Bogotá, Medellín y Cali, pero se necesitarán ajustes profundos para lograrlo.

De acuerdo con uno de los congresistas, el objetivo sería ganar 18 gobernaciones y 300 alcaldías en las próximas elecciones. Pero la capacidad de convocatoria en las regiones y los quiebres internos del Pacto Histórico podrían impedirlo.

“Hay quienes juegan a autoproclamarse del Pacto, que consideran que es de ellos, y aquellos que usan la chapa del Pacto, como partidos tradicionales, que consideran que pertenecen al estar en el frente amplio”, afirmó un congresista.

A su vez, manifiestan que, como representantes, deben mostrar una gestión en las regiones, lo cual no se ha logrado por completo, pues se han concentrado en sacar las reformas más apremiantes. Según cuentan los parlamentarios, le pidieron al presidente que les colabore para fortalecer la presencia en los territorios.

Como lo ha hecho antes, el mandatario reiteró una de sus propuestas para las próximas elecciones: convertir al Pacto Histórico, conformado por más de cinco colectividades individuales, en un superpartido de izquierda. La bancada no manifestó una sola postura frente al planteamiento, pues algunos están de acuerdo y otros no. Sin embargo, SEMANA conoció que el presidente fue claro al defender el posible nuevo rumbo de la colectividad: “Si no les gusta el Pacto, que se vayan”.

Petro también regañó a los representantes por “pedir cargos”, lo cual confundió a algunos e indignó a otros. Varios le contaron a este medio que no comprenden el comentario del presidente, pero otros defienden que se pida representación burocrática.

“Más que nos den una entidad, un puesto o que nos reciban una hoja de vida, estamos pidiendo que no sigan nombrando a personas de partidos tradicionales. Ha habido quejas en las regiones, donde nombran funcionarios de este tipo en puestos clave”, sostuvo un congresista.

Sin embargo, ahí no paró el jalón de orejas. Finalmente, otro de los disgustos del mandatario gira en torno a la Comisión de Investigación y Acusación de la Cámara de Representantes. Al parecer, al presidente Petro no le gustó cómo quedó compuesta.

“Nos hizo el reclamo de cómo quedó configurada la Comisión de Acusación, que no le paramos más bolas. Hay unos problemas de comunicación”, dijo un legislador.

Después del regaño del presidente, la bancada aprovechó para hablarle de un tema que fue motivo de profunda incomodidad: la reforma al Código Electoral, que en el momento tenía mensaje de urgencia, por un posible favorecimiento al registrador Álex Vega.

El representante Alirio Uribe intervino a nombre de sus compañeros y expresó los reparos que comparte la bancada. Luego, otros congresistas tomaron la palabra, pero el presidente tenía un compromiso posterior y tuvo que retirarse solo una hora y media después de haber empezado el encuentro. Antes de que Petro se fuera, varios representantes, indignados por no haber logrado que el presidente los escuchara, se retiraron del lugar. A pesar de no contar con la presencia de una parte de la bancada, otros permanecieron y hasta lograron conversar con el presidente luego del encuentro. “No hubo tiempo para responderle. Claro que hay frustración. Son cuestionamientos muy válidos y creo que tiene razón, pero quedaron varios temas sin hablar”, expresó otro representante.

Gustavo PetroPresidente de la república
Gustavo PetroPresidente de la república - Foto: guillermo torres-semana

Falta comunicación

El consenso entre los parlamentarios es que existe un problema de comunicación entre el Gobierno y la bancada, que, a pesar de que ha mostrado mejoras en las últimas semanas, sigue siendo un inconveniente.

Muchos representantes coinciden en que no se sienten aludidos por los regaños del presidente. Por esa razón, creen que el mandatario no sabe qué ocurre en la bancada. “Gustavo no tiene la información que debería tener”, dijo un congresista.

Incluso, otros aseguran que es difícil llegar a Petro pasando por filtros como Mauricio Lizcano, director del Departamento Administrativo de la Presidencia de la República, y el ministro Prada.

Por esta razón, quienes se quedaron en la reunión acordaron con el mandatario que debe haber voceros que logren comunicarse más a menudo con el Gobierno, escalando las peticiones de la bancada por un solo conducto. Dado que son 31 parlamentarios, se plantearon cuatro voceros, respetando la paridad de género.

“Tengo mucha esperanza de que las vocerías subsanen este tema. Es muy enriquecedor que en la Cámara seamos muy unidos y disciplinados. Para nosotros no hay ningún problema en escoger vocería, nos representamos el uno al otro”, opinó un congresista.

La reunión, con regaño, agridulce y con la salida temprana de algunos parlamentarios, demuestra que el presidente Petro mira con preocupación las próximas elecciones. Por esto pide un despliegue amplio en las regiones para mantener el movimiento social que lo llevó al poder.

Por otro lado, se ve que la desconexión entre el Gobierno y los congresistas sigue. A pesar de que hubo mejoras en varios aspectos, muchos se sienten malinterpretados y otros, ignorados. Retirar el mensaje de urgencia de la reforma al Código Electoral ayudó a atenuar los problemas, pero siguen pendientes conversaciones entre el Ejecutivo y aquellos que aportaron a la causa desde el día uno.