haití

Exclusivo: La orden de detención falsa contra el presidente Moïse que recibieron los colombianos

SEMANA conoció el documento con el que los militares habrían sido presuntamente engañados para desarrollar otra actividad en Haití.


Una nueva prueba se suma a la hipótesis de que parte de los militares colombianos que resultaron envueltos en el asesinato del presidente de Haití, Jovenel Moïse, no sabían que iban a participar en la operación que acabó con la vida del mandatario.

Así lo revela un documento conocido por SEMANA que la defensa de los militares retenidos en ese país utilizarán para su defensa. El documento -que aparece con firmas y sellos que imitan los oficiales- se detalla que la misión era supuestamente conducir a un centro de detención preventiva al presidente Moïse por orden de una juez. En el archivo se detalla fecha de llegada, lugares y otra información sobre el sitio en donde supuestamente tenían que realizar esa labor y cuál sería la actividad.

Este documento fue enviado a la empresa CTU Security, del empresario venezolano Antonio Intriago, quien también ha estado envuelto en el escándalo, aunque ha alejado ser inocente. El papel, a juicio de ellos, demostraría que Intriago y parte de los colombianos fueron engañados sobre los verdaderos propósitos del plan.

Prueba militares Haití
Prueba militares Haití - Foto: SEMANA

Esta versión se suma a un comunicado de prensa que conoció SEMANA en exclusiva y que emitirá la firma Lacayo Law, que representa a Intriago. Allí, ellos argumentan que parte de los militares colombianos presos hoy en Haití, que fueron contratados a través de la agencia, habrían sido engañados y que, por lo tanto, no se trataba de mercenarios que fueran con el objetivo de asesinar al presidente Moïse.

El bufet de abogados señala que Intriago tampoco sería responsable de estos hechos y que debe ser considerado una víctima en todo el proceso. Aseguran que el empresario venezolano también tenía la idea de que se trataba de una misión distinta.

“El señor Intriago no entrenó a ninguna persona que los medios de comunicación hayan etiquetado como mercenarios”, aclara el documento de la firma Lacayo Law.

El empresario habría contratado a parte de los militares colombianos a través de su firma CTU Security con sede en Miami. La compañía está siendo investigada por la muerte del presidente de Haití, aunque se ha mantenido en la versión de que supuestamente también fue engañada.

Intriago señaló a través de sus abogados que fue víctima de otras personas que presuntamente buscaban asumir el poder en Haití. Dice que cuando los militares colombianos llegaron al lugar, el presidente Moïse ya habría sido asesinado. “Creemos que los propios guardaespaldas del presidente lo traicionaron”, señalan los abogados de Intriago.

“Estos individuos fueron soldados colombianos retirados que trabajaban como contratistas para servicios privados de seguridad”, señalan.

El documento revelado por SEMANA sería la principal prueba que tienen Intriago, sus abogados y por lo tanto parte de los militares que se encuentran arrestados para demostrar que efectivamente fueron engañados con otros propósitos.

Quien firma del documento sería de la juez Wendel Coq Thélot, quien tiene orden de búsqueda por estos hechos en ese país. Algunos han cuestionado las recientes órdenes de captura que se han emitido por considerar que son persecuciones.

Intriago ha reiterado que no sabía de ningún complot interno o externo para asesinar al presidente Moïse. El empresario venezolano ha dicho que creía que la actividad para la que habían sido contratados contaba con la aprobación de los Estados Unidos.

Esta versión contrasta en parte con la señalada por la esposa del presidente Moïse quien logró sobrevivir al ataque. En entrevista con The New York Times, Marine Moïse afirmó que los colombianos “no fueron a jugar al escondite” y que durante el ataque escuchaba que escarbaban en documentos de su esposo.

Marine ha dicho que no confía en las investigaciones que se adelantan en su país ya que considera que detrás del ataque hay personas muy poderosas que no quieren que se conozca la verdad. Ella también se ha referido a las sospechas que tiene contra los guardias que los custodiaban ya que ninguno resultó herido.

Por su parte, la Defensoría de Colombia llevó una delegación hasta Haití para verificar el estado de los detenidos y determinó que se les están vulnerando varios derechos.