nación

Exclusivo | Rodrigo Tovar, alias Jorge 40, habla desde la cárcel sobre la amnistía general en Colombia

SEMANA conoció un texto en el que el exjefe paramilitar se suma al debate público desde el movimiento político ‘La Provincia Unida’ y desde el extinto Bloque Norte de las Ex Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá.


El exjefe paramilitar Rodrigo Tovar Pupo, alias Jorge 40, escribió un memorial desde la cárcel de Ibagué en la que se encuentra recluido, en el que reflexiona sobre los que para él son fracasados intentos de terminar con el conflicto armado colombiano y además, se suma al debate público sobre la amnistía general propuesta por el expresidente Álvaro Uribe y apoyada por líder político Gustavo Petro.

En el texto, Tovar señala que lo “único que nos ha garantizado la constante repetición de nuestra tradición política de usar los fusiles para resolver nuestras diferencias o imponer nuestros fines; es nuestra insistencia de seguir pensando, repensando, reflexionando y debatiendo persistentemente solamente sobre las mismas ideas [...] ha servido sólo para mantenernos inmersos en el mismo fondo del mismo conflicto civil armado”.

Además, en uno de los fragmentos de este documentos de nueve páginas, señala que mientras los actores políticos “no depongan su arma de lucha de querer utilizar las salidas negociadas de los actores directos e indirectos del conflicto civil armado colombiano” el país estará condenado a la repetición del mismo, pues en “nuestro conflicto civil armado repetitivo nunca ha habido un vencedor sobre el otro, sino un solo perdedor: el pueblo Colombiano”.

Uno de los puntos que más debate Jorge 40 en el texto es la propuesta de amnistía, partiendo de señalamientos fuertes a Uribe y Petro, expresando que “cada uno de estos líderes en su interés en agitar la política en provecho propio por momentos —han llevado a la nación a una polarización extrema— con sus responsabilidades de haber logrado sembrar nuevos odios como caldo de cultivo en las escaladas de la violencia sin posibilidad de una convivencia pacífica con el que piensa diferente, aun cuando ellos mismos intenten matizarlo”.

Sin embargo, resalta que ambos hayan coincido en la amnistía general como una salida al profundo conflicto armado y político que tiene el país, señalando que aún con diferencias de forma se debe pensar en esta solución como una “nueva ilusión” y una “nueva esperanza”.

Para Jorge 40, la intensificación del conflicto se debe a décadas de “decisiones erróneas” que han respondido a intereses geopolíticos y que han excluido a diferentes sectores de los debates fundamentales para el país.

Las amnistías que se han llevado a cabo en nuestra república durante diferentes períodos, solo para beneficiar a una parte de quienes se han sumado en cada una de sus experiencias generacionales a esa cadena de decisiones erróneas, solo nos han conducido a la constante repetición (del conflicto)”, detalla.

Y escribe textualmente:

“Es por todo ello, que la idea política de una nueva amnistía en Colombia expresada públicamente por el expresidente Álvaro Uribe y a la que públicamente se le sumó el senador y candidato presidencial Gustavo Petro, así como lo he dicho, solo sea de fondo, debería hacernos reflexionar desarmados de nuestros odios y pasiones que producen nuestros intereses políticos como del dolor infligido a todos los colombianos para escucharnos, incluyendo no sólo a toda la militancia de cada uno de los diferentes partidos o movimientos políticos existentes reconocidos y sin reconocer como a los que no militan en ninguno de ellos, sino también a todos aquellos colombianos que persisten y aun sueñan en la efectividad de los fusiles como discurso a la hora de la interlocución política sin exclusión; incluyendo, lo expreso con la suficiente moral que me otorga la tranquilidad de conciencia y también la llamada justicia terrenal, como despojado de cualquier miedo que acompaña a quienes lo proponen en privado pero les aterra plantearlo públicamente; al narcotráfico —para sumarse unos y otros y todos a la vez, desde sus propias convicciones forjadas por las experiencias vividas —como desde sus experiencias adquiridas por estudios o de oídas desde sus cómodos escritorios desde donde han aprendido o escuchado y escrito acerca del horror de las guerras y los conflictos civiles y su flama inevitable de la violencia, a la construcción de un gran acuerdo sobre lo fundamental sin exclusión tanto de fondo como de forma que nos permita hacer un gran duelo colectivo que nos garantice la salvación nacional”.

Y sentencia, exigiendo participación en el debate y sentando las bases de lo que sería un resurgimiento político de quienes representa:

“Y ante nuestro sentir de no vernos representados por ninguno de estos líderes (Uribe y Petro) —que ya se han pronunciado en este debate que está abierto al país —así como por ninguno de los partidos ni movimientos políticos existentes en Colombia; hemos decidido decir presentes para participar desde el movimiento político La Provincia Unida y desde el extinto Bloque Norte de las Ex Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá en compañía de otros militantes de otros movimientos políticos y de otras ex Confederaciones de autodefensas de otras regiones del país, y aun, de los que aun siendo forzados por los incumplimientos del gobierno a los compromisos, persisten en su convicción de Autodefensa en la búsqueda de la interlocución política a través de las armas, convencidos de que ellas no son un fin en sí mismo, en el debate nacional desde lo regional, para confrontar la tesis que han planteado estos dos líderes más aquellas tesis con que se le sumen otros líderes de otros partidos o movimientos políticos que pensando en el bien superior de nuestra patria ellos presenten; con nuestras tesis dictadas por nuestras convicciones políticas, económicas y sociales las que jamás se han desarmado ni desmovilizado no sólo en lo concerniente al camino para el cierre final del duelo nacional por las heridas infringidas al país que denominamos: Sistema Colombiano Incluyente de Transición hacia un Momento Único para La Construcción del Perdón, La Reconciliación y La Convivencia Pacífica Nacional; en medio de un debate abierto propio para el consenso y el disenso que nos permite la civilidad y la democracia cuando se respeta la diversidad de pensamientos, el que después de avanzar en todas sus etapas procesales transitorias culminaría en un tiempo limitado con una nueva figura en nuestro país: El Perdón Presidencial”.

Antes de su firma, Jorge 40 finaliza diciendo: “Colombianos, quien esté entre nosotros libre de errores, que sea quien empiece a arrojar la primera piedra. Colombianos, ustedes, ahora, tienen la palabra”.