Home

Nación

Artículo

Acoso laboral
La joven Juana Camila Pérez aseguró que interpuso denuncias en la Fiscalía, la Procuraduría y el Ministerio del Trabajo por acoso laboral y sexual en la tienda donde trabajaba. - Foto: Tomado del Instagram Juana Camila Pérez

judicial

Fijan fecha para la imputación de cargos contra gerente de tienda Koaj por acoso sexual

Brayan Smith Medina fue denunciado por una extrabajadora por hacer comentarios obscenos y tocamientos indebidos.

Ya hay fecha para la audiencia de imputación de cargos contra Brayan Smith Medina Londoño, el gerente de la tienda Koaj que fue denunciado por una extrabajadora por hacerle reiterados comentarios obscenos, invitaciones y tocamientos indebidos en su lugar de trabajo.

SEMANA pudo establecer que la audiencia quedó programada para el próximo 28 de marzo en el complejo judicial de Paloquemao. Por reparto, será adelantada por el juzgado 38 penal municipal con función de control de garantías.

En la denuncia presentada a finales de enero pasado, Juana Camila Pérez reseñó que durante el tiempo que trabajó en la tienda Koaj, ubicada en el centro comercial Gran Plaza Bosa de la ciudad de Bogotá, recibió comentarios morbosos, insinuaciones, invitaciones y manoseos, sin consentimiento, por parte de su jefe.

Pese a que le pidió en repetidas oportunidades que no lo hiciera y que la respetara, Smith continuó con el acoso diario. Incluso le advirtió que ella era una “simple asesora” y él era el jefe. En una oportunidad, le tocó la cola frente a unos clientes, cuando ellos intentaron reclamarle a Medina por su actuar la joven le pidió que no lo hicieran, puesto que podía perder su empleo.

La joven puso el caso en conocimiento de otros gerentes de la tienda, sin embargo, no recibió ninguna respuesta satisfactoria. Esto pareció un aval para que los acosos continuaran. Incluso, según reveló la defensa de la joven, se quiso justificar el actuar asegurando que ella era “muy mostrona”.

La Fiscalía General le imputará los delitos de acoso laboral y sexual.

¿Qué dijo Koaj?

En un comunicado publicado el 31 de enero, la empresa Koaj se pronunció el pasado lunes. En el documento señaló que el gerente de la tienda Koaj 094 había sido suspendido del cargo mientras se resolvía su situación jurídica.

“Identificamos durante el fin de semana las publicaciones en redes sociales de dos personas que trabajaron con nosotros y que realizan acusaciones de acoso laboral y sexual por parte de los funcionarios de la compañía. Rechazamos tajantemente cualquier acto como los que ellas exponen”, señala el texto.

Igualmente, señaló: “Con un mandato claro por parte de las directivas de la compañía se inició la revisión de los casos de los procesos internos que se surtieron en su momento y de las acciones que vamos a implementar. Hemos identificado que ambas situaciones fueron atendidas de acuerdo con nuestros procedimientos y reglamento interno de trabajo; sin embargo, no fue posible concluirlos, ya que situaciones personales de los involucrados suspendieron el normal desarrollo del proceso”.

Finalmente, la compañía dijo que ha venido trabajando en estos temas en los diferentes espacios de capacitación y que debido a estas denuncias adelantarán una “jornada de capacitación” que tenían prevista para sus colaboradores “con el fin de reforzar la sensibilización alrededor de estos temas”.

En el comunicado, Koaj Permoda dejó claro su rechazo ante este tipo de actos y se comprometió a: “Más allá de lo establecido en la ley, retomaremos contacto con las denunciantes para que podamos profundizar en sus acusaciones, colaborar con las autoridades que nos requieran información y tomar las decisiones internas, que resulten de un proceso fundamentado en hechos y que respeta los derechos de todas las partes. Mientras esto ocurre, los funcionarios involucrados serán suspendidos de su cargo”.

Después de que se conociera la denuncia de Juana Camila, varias mujeres reportaron en redes sociales haber sido víctimas de constante acoso sexual y laboral por parte de sus superiores. Frente a todas estas acciones, el silencio de la empresa brilló por su ausencia.

Entre las denuncias se destacaron malos tratos labores, presiones para que trabajaran así estuvieran enfermas o con síntomas de gripa —pese a las advertencias y protocolos del Ministerio de Salud—, y sobrecarga laboral que iba en contravía de lo que estaba en el contrato.