política

Gustavo Petro califica de ‘fake news’ su participación en la toma del Palacio de Justicia

El precandidato presidencial de la Colombia Humana tildó esta afirmación como una noticia falsa del uribismo.


El pasado 6 de noviembre se conmemoró en Colombia el aniversario número 36 de la toma del Palacio de Justicia que se llevó a cabo en 1985, por parte de la exguerrilla del M-19.

El hecho, que duró más de 27 horas desde que incursionaron los guerrilleros hasta que las autoridades retomaron el control del edificio estatal el 7 de noviembre, dejó un saldo de 101 muertos, entre los que aparecen los nombres de 11 magistrados. Además, la historia también dicta que son seis las personas consideradas como desaparecidas tras este ataque.

Sin embargo, este hecho histórico aún tiene varios relatos por contar, entre los que abundan mitos y realidades que de una u otra forma ayudan a crear el imaginario colectivo de lo que sucedió aquel día.

Una de esas historias es la presunta participación del senador Gustavo Petro en la toma guerrillera. Cabe recordar que el también precandidato presidencial fue integrante del M-19 durante su juventud hasta su desmovilización en 1990.

Ahora bien, ¿qué tan cierto es que Petro participó activame nte en la toma del Palacio de Justicia en 1985? Aunque son varios los grupos políticos ajenos a la ideología del senador que aseguran que él tuvo clara incidencia en este ataque terrorista, él siempre se ha enfocado en decir que no tuvo ninguna participación directa o indirecta en esta situación.

En varias oportunidades Petro ha asegurado que él nunca participó en este suceso histórico, ni tampoco fue condenado por hechos delictivos en contra del Estado colombiano durante el desarrollo de este.

Ejemplo de esto fue el mensaje que publicó el congresista este 8 de noviembre en su cuenta oficial de Twitter, en el que tildó de “fake news uribista” una fotografía que ha rondado en los últimos días por las llamadas “cadenas” de WhatsApp en la que se asegura que él participó en los hechos ocurridos hace 36 años.

“Buenos días, les dejo este aviso. Fue cuando el Palacio de Justicia donde aparece como asesino el señor Gustavo Petro. Para que se lo muestren a las personas que están pensando en votar por un guerrillero asesino. Reenvíalo a tus amigos y contactos”, es el mensaje que acompaña una fotografía de una portada del periódico El Espectador publicada en mayo de 1992.

Aunque, en efecto, la cara de Petro aparece en dicha página del diario, lo cierto es que no aparecía en la misma por una condena en su contra sino por el llamado a juicio que hizo la jueza Clemencia García de Useche, tanto al líder de izquierda como a otros miembros de la cúpula del M-19, por actos de terrorismo en el tiempo que duró la toma del Palacio.

No obstante, dichas acusaciones no prosperaron a una condena gracias a la Ley 77 de 1989 que cobijaba a los exguerrilleros por ser parte de los Acuerdos de Paz firmados entre el M-19 y el Gobierno nacional.

Dicha norma mencionaba que todas las personas que recibieran el indulto del presidente de la República gozarían de una cesación en los procedimientos penales en su contra. Asimismo, en 1992 se aprobó la Ley 7 de dicho año, impulsada por el entonces senador Álvaro Uribe Vélez, que blindaba aún más a los indultados con lo que en derecho se conoce como el principio de favorabilidad y el beneficio de la cosa juzgada.

Todo esto habría impedido que la cúpula del M-19 evitara ser condenada.

Además, en el caso particular de Petro, él siempre ha asegurado que es imposible que haya participado de los hechos del Palacio de Justicia, teniendo en cuenta que para el momento de su ejecución él se encontraba en prisión pagando una condena de 20 meses por el delito de porte ilegal de armas. El senador estuvo allí desde el 24 de octubre de 1985 (13 días antes de la toma del Palacio) hasta febrero de 1987.

Finalmente, en su publicación en Twitter, Petro aseguró que otra prueba de su inocencia es que “la misma juez que me vinculó al proceso del Palacio de Justicia, me sacó de él meses después de esta noticia del El Espectador”.