política

La senadora Sandra Ortiz declina a su precandidatura presidencial en la Alianza Verde

En una carta dirigida a las mujeres del país, la congresista confirmó la primicia de SEMANA: no participará en la encuesta a través de la cual se escogerá al candidato único de ese movimiento.


La senadora Sandra Ortiz, de la Alianza Verde, tomó la decisión de no participar en la encuesta a través de la cual se escogerá al candidato único a la Presidencia en ese partido. Los otros precandidatos son el senador Antonio Sanguino y el exgobernador de Boyacá Carlos Andrés Amaya.

Aunque Ortiz venía participando activamente de este proceso, declinó su participación, como lo anticipó SEMANA este sábado.

“Registro con profunda preocupación la ausencia de mujeres como eje central de la contienda electoral. Ni en las propuestas, ni en el debate público, ni en la confección de las listas y candidaturas, la mujer es protagonista. Lamentablemente siento que se sigue considerando a la mujer como relleno”, argumentó Ortiz.

Esa, según ella, fue una de las razones que la llevó a desistir de medirse en la encuesta. Después de analizar mejor el escenario y recorrer varias regiones del país, entre ellas, Boyacá, Manizales y Cali, consideró que le resultaba mejor competir con todos los integrantes de la Alianza Verde, entre ellos, Camilo Romero y Jorge Londoño.

De esta forma podría jugar un papel más protagónico de cara al 2022 porque tendría más tiempo para recorrer el país y mostrarse ante la opinión pública. Al fin y al cabo, no renunciará a su aspiración presidencial. “Mi campaña se dedicará a encontrar esos espacios que promuevan la participación femenina y que permitan, construir un proyecto político donde las mujeres más que invitadas, sean protagonistas de su futuro. Nos hace falta mucho para que las mujeres se sientan identificadas, comprometidas e inspiradas por las causas que mueven al país”, dijo.

Aunque Ortiz insistió en comunicar oficialmente a la opinión pública que no participaría en la encuesta porque la mujeres merecen un papel importante en la política, SEMANA conoció que existieron otros motivos bajo la mesa que la obligaron a hacerse a un lado de la tripleta del Verde. En últimas, no sentía garantías.

“A mis compañeros de la Terna Verde: Antonio Sanguino y Carlos Amaya mi cariño y respeto. Les deseo muchos éxitos en lo que viene. Por mi parte, promoveré un debate sano, conciliador y respetuoso. Sigo en la contienda presidencial desde un escenario más abierto, incluyente, donde la mujer colombiana sea el eje central y podamos, transformar sus vidas”, agregó.

El profesor Antanas Mockus conoció el tema y fue respetuoso. Lo único que recomendó es que informara a los electores de la situación, un asunto que analizan y que darían a conocer en bloque en las próximas horas. Las directivas de la Alianza Verde ya están notificadas.

En realidad, entre Carlos Amaya y Antonio Sanguino lo más posible es que surja un acuerdo político en las próximas semanas y que juntos tomen una decisión que favorecía al primero. Al fin y al cabo, Amaya fue gobernador de Boyacá y tiene gran parte de las credenciales del Partido Verde en el país.

Los dos ya empezaron a promocionar sus próximas giras sin la senadora Ortiz.