orden público

Los 68 delincuentes más buscados del Clan del Golfo: ofrecen $ 50 millones por cada uno

El grupo delincuencial está bajo el mando de alias Chiquito Malo y Gonzalito, herederos de alias Otoniel. Por información que ayude a identificar el paradero de ambos, entregarán $ 5.000 millones.


El Ministerio de Defensa reveló los carteles de las personas más buscadas por estar enfiladas en el Clan del Golfo, señaladas de ser responsables de las acciones terroristas que se cometieron en medio del paro armado del primer semestre de este año y el plan pistola que impulsan contra los miembros de la fuerza pública en varias regiones del país.

En la lista figuran las cabezas visibles de 14 brazos delincuenciales que promueven el nombre de las Autodefensas Gaitanistas de Colombia, como también se les conoce a los hombres que comandó alias Otoniel, en al menos siete departamentos: Antioquia, Córdoba y Chocó son los más afectados por la ubicación estratégica que tienen sobre el mapa.

Aparecen las subestructuras de Zuley Guerra Castro; Central Turbo; Edwin Román Velásquez Valle; Carlos Vásquez; Gabriel Poveda Ramos; Diomedes Dioniso Ortega Ramos; Norte de Caribe; Luis Alfonso Echavarría; Manuel José Gaitán; Héroes del Caribe; Jorge Iván Arboleda Garcés; Julio César Vargas; Rubén Darío Ávila; y Javier Yepes Cantero.

En el radar de las unidades de inteligencia de la Policía y el Ejército están 68 personas, entre hombres y mujeres, que lideran los grupos en las subregiones de los territorios y cargan con varios delitos sobre la espalda: homicidios selectivos, extorsiones, desplazamientos, concierto para delinquir, porte de armas, entre otros.

Según el ministro de Defensa, Diego Molano, buena parte de los requeridos por la justicia colombiana estarían patrocinando las acciones de los sicarios para atentar contra las personas que porten un uniforme de las fuerzas del Estado, sobre todo a la Policía Nacional. Solo en julio, más de 12 uniformados han muerto violentamente en el país.

“Estos son los carteles de los más buscados del Clan del Golfo que han promovido el paro armado y han participado en asesinatos de policías. Recompensas de hasta $ 50 millones por estos criminales bajo el mando de Chiquito Malo y Gonzalito”, afirmó el funcionario por medio de su cuenta de Twitter, donde invitó a las comunidades a denunciarlos.

Precisamente, los 68 presuntos delincuentes que aparecen en los carteles -que hoy están rodando masivamente en los municipios donde operan- son comandados por Chiquito Malo, Gonzalito y Siopas, quienes concentraron el poder que la justicia le arrebató a alias Otoniel, hoy extraditado a Estados Unidos por los delitos que cometió en ese país.

Las autoridades presumen que los cabecillas del Clan del Golfo se mueven constantemente por las poblaciones del Urabá antioqueño y el sur del departamento de Córdoba, actualmente amenazadas por un supuesto paro armado que los ilegales decidieron imponer por las operaciones militares que han adelanto en su contra.

Con base en lo anterior, el presidente Iván Duque ordenó activar la operación Cóndor hace varias semanas para dar con la ubicación exacta de todos los sujetos que integran el grupo armado, sostenido en las rentas que les deja el narcotráfico, minería ilegal y el tráfico de migrantes de Colombia hacia Panamá.

“Con [el] Ministerio de Defensa mantenemos monitoreo exhaustivo sobre situación de orden público en el Urabá antioqueño; verificamos avances de la campaña Cóndor, que permitirá dar con el paradero, en corto placo, de Siopas, Chiquito Malo, Gonzalito y toda la estructura del Clan del Golfo”, señaló el mandatario.

Por detalles que ayuden a esclarecer el paradero de ellos, y los otros 68 personajes, el Gobierno nacional está dispuesto a entregar una gran cantidad de dinero: $ 5.000 millones de pesos por cabecillas y hasta $ 50 millones por los miembros de las sub estructuras que ejecutan los pedidos de los comandantes.

“Gracias a usted, serán capturados. Línea segura: 3232734681 – 3232759540 – 3143587212. Su información es muy importante para contrarrestar la delincuencia. Absoluta reserva”, se lee en la publicación del Ministerio de Defensa.