Home

Nación

Artículo

El secuestro de Sonia hija del empresarios Luis Carlos Sarmiento ocurrió el 26 de enero de 1983 (durante el gobierno del expresidente Belisario Betancur) cuando se encontraba en la universidad. - Foto: juan carlos sierra-semana

nación

Luis Carlos Sarmiento Angulo recuerda con dolor el secuestro de su hija

El hecho ocurrió el 26 de enero de 1983 (durante el gobierno del expresidente Belisario Betancur), cuando su hija Sonia se encontraba en la universidad.

El empresario Luis Carlos Sarmiento Angulo recuerda con dolor uno de los episodios más difíciles de su vida: el secuestro de su hija, cuya autoría habría sido de las Farc, según reveló.

El hecho ocurrió el 26 de enero de 1983 (durante el gobierno del expresidente Belisario Betancur), cuando su hija Sonia se encontraba en la universidad. La joven fue sacada del salón de clases por hombres armados, y cerca de seis meses después (17 de julio) regresó a su hogar.

Al banquero se le quiebra la voz y se le llenan los ojos de lágrimas al recordar el episodio que, hasta ahora, se viene a conocer habría sido cometido por las Farc y no por el M-19, como se había señalado en ese entonces.

Aunque han pasado 38 años, el empresario revive el caso con evidente dolor, “porque esas cosas son muy duras y tienen muchos problemas y complicaciones. Además, esa es una ofensa que uno recibe de un tamaño inmenso. No hay manera de repararla, nada, y yo nunca recibí ninguna reparación. El apoyo que recibí del Gobierno en ese secuestro fue cero absoluto”.

SEMANA: ¿y fue el M-19?

Luis Carlos Sarmiento: no, no me atrevería a decirlo, parece que fueron las Farc.

SEMANA: ¿las Farc?

Luis Carlos Sarmiento: hay mucha correspondencia que ellos mandaron y decía Farc-EP. Pero dijeron que habían sido los del M-19. Al final, uno ni sabe, esa gente se intercambiaba los secuestrados de un lado a otro, y eso era una cosa horrorosa.

El empresario, quien no oculta sus sentimientos al recordar el caso, confía en que el país no vuelva a vivir momentos en los que miles de familias sufrieron con el delito de secuestro.

“Terrible, terrible, terrible. Ojalá que esa época no vuelva. En ese entonces hablé con el presidente (Belisario Betancur). Me dijo: ´Mire, haga usted lo que pueda, pero en el Gobierno no tenemos cómo resolverle ese problema´, reveló.

Sarmiento Angulo aseguró que con la respuesta del expresidente Betancur entendió que debía manejar el secuestro de su hija solo, aunque no quiso profundizar sobre la cifra que le pidieron por su liberación. “Eso se me olvidó”, dijo. Además, contó que aunque fue una situación difícil que debió enfrentar sin el apoyo del Gobierno de entonces, no perdió la esperanza de volver a ver a su hija.

“No, no. Yo solo pierdo la esperanza al día siguiente de que fracasa un proyecto; mientras tanto, trabajo hasta la última hora en todo, en los negocios, en todo soy igual”, señaló.

Recordó, igualmente, el 17 de julio de 1983, día en que su hija regresó al hogar: Yo fui a recogerla. Son las cosas que pasan”.

El banquero explicó que gracias a su creencia en Dios ha superado varias dificultades, como los seguimientos que le hicieron las entonces Farc.

“Yo soy muy creyente. Y me he salvado de tantas cosas en la vida, tantas, tantas”, dijo Sarmiento Angulo.

Así mismo, el empresario señaló que todos sus hijos trabajar en el grupo empresarial que lleva su nombre.

“Hay familias que dicen: no queremos que los familiares trabajen en las empresas para evitar conflictos personales, de autoridad y cosas de esas. Pero lo que yo aplico es que quiero que todos trabajen aquí. Trabajan en muchas áreas, en los bancos, en la constructora, en los hoteles, en la corporación financiera, viven muy interesados y les gusta mucho hacerlo y producen, aportan y cuidan lo suyo”, señaló.

“Luis Carlos junior es el presidente del Grupo Aval, que es nuestro grupo central. Pero nosotros tenemos otras inversiones, en agricultura, industrias y hay unas partes de esas que pasan por el Grupo Aval y otras que no, entonces Luis Carlos, como presidente del Grupo Aval, es el que tiene la mayor injerencia, la mayor capacidad de decisión y acción; pero hay comité y juntas y todos participan”, concluyó.