elecciones 2022

“No más exámenes de admisión”: Rodolfo Hernández sueña con que todos los jóvenes puedan ir a la universidad

El candidato presidencial buscaría acuerdos con las universidades privadas para brindar ese acceso universal a la educación.


“Fui un privilegiado de la educación pública”, dijo el candidato presidencial Rodolfo Hernández, para explicar que quienes tienen como única oportunidad para estudiar las universidades públicas, muchas veces no pueden hacer realidad sus sueños.

Por esa razón, Hernández, junto con su fórmula vicepresidencial, Marelen Castillo, explicó cómo haría que para que la educación tenga un acceso universal y sea posible para unos pocos jóvenes del país.

Aunque esta propuesta ha sido presentada en otras ocasiones, el candidato Hernández explicó que no es justo cuando un joven se presenta a la universidad púbica y le niegan el acceso por el número de cupos. Por esa razón, explicó que no tiene sentido ese examen y que se buscarán acuerdos con las universidades privadas para que los jóvenes puedan estudiar en la universidad que quieran, eso sí, teniendo un promedio alto para garantizar la ayuda del Gobierno en el pago de la matrícula.

El ingeniero explicó que muchos jóvenes solo tienen la posibilidad de ingresar a la educación pública para poder formarse profesionalmente y que, por eso, es la importancia de lograr acuerdos con las privadas. Dijo que ya ha hablado el tema con la Universidad Javeriana en Bogotá. “Es dialogar con las privadas para que haya buenos precios para quienes no puedan acceder a la pública, el gobierno subsidiaría y daría 20.000 pesos diarios a los jóvenes”, dijo Hernández.

Esto quiere decir que el Gobierno subsidiaría el gasto educativo de los jóvenes que ingresen a las universidades privadas, previos acuerdos con esas instituciones educativas. “Es verdad que no ganarán nada porque el precio que se pacte es el costo de lo necesario para la carrera, pero estaríamos construyendo país”, dijo el candidato.

Además, contó que si llega a la Casa de Nariño, donará su salario para la compra de 30 becas para jóvenes que tengan problemas para acceder al sistema, aunque con la condición de que tengan un promedio mínimo de 3.8 durante los estudios.

Todo el tema de la educación quedaría en manos de Marelen Castillo, fórmula vicepresidencial de Hernández, quien cuenta con una amplia experiencia en temas de educación. Si esta pareja gana las elecciones el 19 de junio, Castillo desde la vicepresidencia se encargará de articular todos los temas de educación en el país con las entidades encargadas.

“Llevo 32 años en la educación y por eso trabajaré por ella. Debemos educar a Colombia y llevar la educación a todos los rincones del país porque no hay instalaciones dignas. Si queremos acabar con la corrupción, debemos mejorar la educación. En toda la gestión administrativa lo haremos”, dijo Castillo.

¿Qué proponen Rodolfo Hernández y Marelen Castillo para mejorar la educación?

1. Incrementar cupos de ingreso a las universidades públicas y transformar el sistema de admisión actual, garantizando que todos los estudiantes entren a la universidad a cursar el primer semestre y los que alcancen el nivel exigido puedan continuar.

2. Con todo el dinero que se ahorrará atacando la corrupción que actualmente ‘desangra’ al país, el candidato condonará progresivamente las deudas de los estudiantes con el Icetex aplicando 3 filtros iniciales: 1) Estudiantes activos, para evitar la deserción, 2) Estudiantes de estrato 1, 2 y 3; 3) Estudiantes con los mejores promedios.

Rodolfo Hernández y Marelen Castillo, su fórmula vicepresidencial.
Rodolfo Hernández y Marelen Castillo, su fórmula vicepresidencial. - Foto: Campaña Rodolfo Hernández

3. Desde el Estado, garantizará los recursos financieros suficientes para que el sistema de Aseguramiento de la Calidad de las instituciones de educación superior funcione con calidad y efectividad en sus diferentes componentes.

4. También aumentará la inversión para crear más centros de educación superior, empezando por las regiones más olvidadas, apartadas y pobres del país.

5. Se promoverá una norma que les permita a las entidades territoriales sin mayor problema usar recursos como los de regalías para financiar el pago de profesores, y subsidios de matrículas a estudiantes.

6. Entregará el manejo de las universidades a los académicos, intelectuales y pensadores. Se elegirán gerentes especializados ocupados de las tareas administrativas, y los académicos se podrán dedicar a la dirección de programas.

7. En su gobierno se implementarán subsidios directos de 20.000 pesos diarios a quienes vivan a más de 50 kilómetros de su universidad, para así disminuir la deserción y mejorar la calidad de vida estudiantil, la cual, a su vez, dejará de ser una carga para la familia.