nación

Otoniel vinculó a oficiales del Ejército con la masacre de Mapiripán y falsos positivos en el Meta

El excomandante del Clan del Golfo está a punto de ser extraditado a los Estados Unidos. Su declaración de hoy en la JEP podría ser la última que dé en Colombia.


Este martes inició la versión de Dairo Antonio Úsuga David, alias Otoniel, ante la Sala de Reconocimiento de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), en el subcaso que tiene relación con los falsos positivos que se habrían registrado en el departamento del Meta. La diligencia, que se extenderá hasta el miércoles, se adelantó bajo estrictas medidas de seguridad en las instalaciones de la Dijín en el occidente de Bogotá.

En su declaración, según se ha podido establecer, Otoniel vinculó a varios oficiales del Ejército Nacional de tener participación y conocimiento en la masacre de Mapiripán (Meta) –registrada el 15 de julio de 1997– y la cual fue ejecutada por grupos paramilitares.

Teniendo en cuenta que estuvo vinculado durante varios años en el Bloque Centauros de las Autodefensas que delinquía en los Llanos, Otoniel cuenta con información sobre las actividades delictivas que se registraron en dicha región a finales de los noventa y principios del nuevo milenio.

Igualmente, el excomandante de la banda criminal que se conformó por paramilitares que no se desmovilizaron, señaló al excomandante del Ejército Nacional, general (r) Mario Montoya Uribe, de tener conocimiento sobre la práctica de los ‘falsos positivos’, es decir la presentación de personas ajenas al combate como integrantes de grupos subversivos que habían sido abatidas en combate.

Igualmente, Otoniel entregará nombres de exfuncionarios del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) que habrían tenido estrechos nexos con los paramilitares en esa región y les habrían colaborado con entrega de información de inteligencia para que adelantaran sus actividades ilegales. La declaración del exjefe del Clan del Golfo se extendería a las acciones ilegales que se realizaron en el municipio de Dabeida (Antioquia), zona en la cual fueron enterrados en una fosa común varios civiles que fueron presentados como subversivos abatidos para mostrar resultados operacionales.

En la citación hecha a Otoniel se señala que “Úsuga David formó parte de esta unidad armada, y que, en el marco de su actividad delincuencial, presuntamente se habría relacionado con miembros del Ejército y otras fuerzas de seguridad del Estado, como el DAS, en aras de desarrollar actividades delictivas de manera conjunta”.

El exjefe del Clan del Golfo ya ha declarado en el subcaso por las ejecuciones extrajudiciales que se presentaron en el departamento de Casanare. En su declaración rendida el pasado 22 de marzo Otoniel aseguró que el general (r) del Ejército Leonardo Barrero tenía vínculos estrechos con los paramilitares. Una fuente cercana que estuvo en la diligencia judicial reveló que el exjefe del Clan del Golfo indicó que el oficial, quien fue comandante de las Fuerzas Militares (2013-2014), era prácticamente de la nómina del Bloque Centauros de las AUC.

Los comandantes paramilitares en dicha región del país –indicó la fuente citando lo dicho por Otoniel– encontraron un aliado en el general Barrero en el marco de la lucha territorial que se tenían con grupos subversivos y de delincuencia común en dicho departamento. El oficial, incluso, habría recibido un pago cercano a los 500 millones de pesos por su colaboración. Los paramilitares, además, habrían colaborado en operativos militares.

En su extensa declaración, Otoniel señaló además al exdirector del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), Orlando Rivas, de tener vínculos con el Bloque Centauros de las AUC. Igualmente, mencionó a cerca de seis agentes de dicho organismo, quienes incluso los trasladaban en las camionetas oficiales.

El excomandante del Clan del Golfo señaló que un paramilitar conocido con el alias de ‘El Llanero’ manejaba toda la contratación con la gobernación de Casanare.

Frente al tema central de la audiencia, Otoniel no dio nombres ni datos relevantes sobre las ejecuciones extrajudiciales que se presentaron en el departamento. Esto pese a que en una carta enviada a la JEP había señalado tener información sobre la forma en cómo se adelantaron los denominados falsos positivos entre 2008 y 2010 y la relación de varios generales del Ejército.

Otoniel está ad portas de ser extraditado a los Estados Unidos donde es requerido por una Corte del Distrito Sur de la Florida por su relación con el narcotráfico, homicidios selectivos y porte ilegal de armas.

Incluso se considera que esta podría ser la última declaración que rinda antes de su extradición. Debido a esto, las víctimas le han solicitado a las autoridades tomar medidas para garantizar sus declaraciones una vez se encuentre en los Estados Unidos.