campañas

Quién es David Barguil, el elegido del Partido Conservador para las presidenciales

David Barguil se convertirá en el candidato del Partido Conservador para las elecciones presidenciales de 2022. Será clave en la consulta de la centroderecha.


A David Barguil le pasó como en la fábula de la tortuga y la liebre: comenzó la carrera de último y llegó de primero. Durante el primer semestre del año resolvió temas familiares y estuvo alejado de la política, pero hace unos meses decidió postular su nombre y terminó siendo el elegido del Partido Conservador para disputar la Casa de Nariño en 2022. La determinación se oficializará en la reunión del Directorio Nacional de los azules de los próximos días.

La elección de Barguil fue contundente, unánime, y su nombre se impuso por encima de otros precandidatos, como el exministro santista de Hacienda Mauricio Cárdenas. Fueron varias las razones que pesaron a favor de Barguil: su espíritu genuinamente conservador, su ascendencia sobre los senadores y representantes, su trayectoria legislativa y la fidelidad que ha tenido con el movimiento desde hace más de una década.

Barguil llegó en 2010 a la Cámara de Representantes con apenas 28 años y se reeligió en 2014. Ese año fue elegido presidente del Partido Conservador por dos años, siendo uno de los más jóvenes en ocupar el cargo. Fue apadrinado por la senadora Nora García y en 2018 le recomendaron que buscara nuevamente una curul en la Cámara. Pero él, sin embargo, quiso saltar al Senado y lo consiguió.

Desde hace unos años, Barguil se ha dado a conocer por sacar adelante reformas que benefician directamente el bolsillo de los colombianos, como la ley de borrón y cuenta nueva y el no pago de intereses a beneficiarios del Icetex de estratos bajos.

Así mismo, eliminó las cláusulas de permanencia en la telefonía móvil y ha tenido un discurso de defensa de los usuarios de los bancos. Alejado de discursos populistas o simples promesas de campaña, Barguil buscará demostrar que puede llegar a la Casa de Nariño con propuestas concretas que beneficien a los ciudadanos, así eso le implique plantarles cara a los poderosos.

Otro punto que jugó a favor de Barguil fue el santismo de sus competidores, como Cárdenas o Juan Carlos Echeverry. Eso hubiese podido llevar al partido a explorar alianzas con Alejandro Gaviria o Sergio Fajardo, en una consulta de la centroizquierda. Ahora no se descarta que, con Barguil, el Partido Conservador participe activamente en una consulta de la centroderecha, en marzo de 2022, en la que compitan líderes como Federico Gutiérrez o Enrique Peñalosa.

En el pasado, Barguil ha sido un escudero de las candidaturas realmente conservadoras, como sucedió con Marta Lucía Ramírez en 2014. Además cuenta con el visto bueno del expresidente Andrés Pastrana, quien le gestionó un almuerzo privado con Pablo Casado, presidente del Partido Popular de España. Otras movidas también le sirvieron.

Por ejemplo, Efraín Cepeda declinó a su candidatura para abrirle paso a Barguil y prefirió encabezar la lista al Senado, y Ómar Yepes es su aliado y ya le ha ayudado en campañas anteriores. Lo cierto es que la elección de Barguil logró la unión del Partido Conservador y le da un nuevo aire a un movimiento que ha sido determinante en la historia del país. Los candidatos a Cámara y Senado empiezan a organizar sus agendas y recorridos con el candidato presidencial, quien promete ser crucial en la carrera por la Casa de Nariño el próximo año.