política

Se enreda la coalición de la centro izquierda, y se empieza a conformar un verdadero centro

Las grietas están llevando a varios líderes políticos a plantear nuevas fórmulas de cara a las elecciones presidenciales del 2022.


Las vanidades y peleas en la centro izquierda están forzando a los candidatos presidenciales a volver a plantear fórmulas. Sergio Fajardo y Alejandro Gaviria no se han logrado poner de acuerdo en las reglas de una eventual consulta. La razón principal es el veto de Fajardo al expresidente César Gaviria, que obedece más a cálculos electorales que a temas de ética, ya que la Colación de la Esperanza está llena de políticos tradicionales.

A Fajardo, como pasó con Humberto de la Calle en el 2018, le preocupa enfrentarse a Alejandro Gaviria en una consulta, pues el exrector de la Universidad de los Andes llegaría a dicha competencia con el apoyo del expresidente Gaviria y la maquinaria de votos del Partido Liberal. 

Con esa opción prácticamente descartada, Juan Manuel Galán, integrante de la Coalición de la Esperanza, pero con una nueva plataforma, el partido del Nuevo Liberalismo, está recibiendo llamadas para distanciarse de Fajardo y unirse a una coalición de centro. Esa posibilidad toma cada día más fuerza. 

Alejandro Gaviria está buscando un plan B, que puede incluir alianzas con figuras como el exgobernador de Boyacá Carlos Amaya, que tiene el apoyo de Claudia López y Angélica Lozano.

Por su parte, el exalcalde de Bogotá Enrique Peñalosa busca pista en Cambio Radical, pero su llegada a ese partido puede ser torpedeada por una decisión a última hora del exvicepresidente Germán Vargas de lanzarse a la Presidencia en el 2022.  Asumiendo que Vargas Lleras cumple lo que dice y no se lanza, se abre un  espectro de posibilidades. Peñalosa podría terminar como una pieza clave en una coalición con Alejandro Gaviria. Si Galán se une, y candidatos de centro derecha como David Barguil y Federico Gutiérrez deciden sumarse, se conformaría una verdadera consulta de centro. Expertos electorales consultados por SEMANA estiman que esa convergencia, en marzo del próximo año, podría obtener entre 6 y 7 millones de votos. De ahí saldría un contenedor sólido para pasar a segunda vuelta y enfrentarse con Gustavo Petro.

Estas movidas dejarían aisladas al Centro Democrático, y Sergio Fajardo quedaría prácticamente solo y con su pequeño círculo de políticos. Aunque son solo ideas preliminares que algunos líderes empiezan a considerar, la nueva opción de un verdadero centro está tomando vuelo. Todo dependerá de la decisión que tome David Barguil y el Partido Conservador y el exalcalde de Medellín Federico Gutiérrez. También de que Alejandro Gaviria muestre grandeza y esté dispuesto a competir en franca lid en dicha consulta.

Noticias relacionadas