bogotá

Terminal de Bogotá firmó la Declaración del Palacio de Buckingham contra el comercio ilegal de fauna silvestre

La Terminal de Transporte es el primer puerto terrestre de Colombia en firmar la declaración. Durante 2022 en la Terminal se han realizado 221 capturas por este delito.


La Terminal de Transporte de Bogotá se unió a la Declaración del Palacio de Buckingham (Reino Unido) - Grupo Especial Unidos por el Transporte de Fauna Silvestre, a través de la cual se busca articular esfuerzos a nivel mundial que permitan poner fin al comercio ilegal de fauna silvestre.

Es importante destacar que la Terminal de Transporte de Bogotá es el primer puerto terrestre en Colombia que se suma a la Declaración. “En la Terminal de Transporte de Bogotá somos conscientes del impacto que tiene el comercio ilegal de fauna silvestre y del rol fundamental que desempeñan los puertos terrestres en la lucha contra este flagelo. Por esta razón, firmamos la Declaración del Palacio de Buckingham, ratificando nuestro compromiso de promover acciones orientadas a combatir esta práctica”, asegura Ana María Zambrano Duque, gerente de la Terminal de Transporte de Bogotá.

La Declaración incluye varios compromisos, entre los que se destacan adoptar o fomentar políticas de cero tolerancia al comercio ilegal de fauna silvestre, generar mayor consciencia entre los usuarios sobre las consecuencias de esta práctica y promover la vinculación a esta iniciativa de parte de los actores del sector transporte.

“Un total de 30.000 viajeros en promedio circulan diariamente por nuestras tres terminales. En ese sentido, es fundamental seguir fortaleciendo los operativos de control y las campañas de sensibilización dirigidas a usuarios y transportadores que permitan alertar sobre el impacto y las consecuencias del comercio ilegal de fauna silvestre. Ese trabajo conjunto con la Secretaría Distrital de Ambiente y la Policía Nacional, ha permitido en lo corrido de 2022 realizar 221 capturas relacionadas con este delito”, agrega Zambrano Duque.

Igualmente, la Declaración contempla el desarrollo de mecanismos que permitan recibir información oportuna sobre sospechas de transporte ilegal de productos de fauna silvestre y facilitar de esta manera la adopción de medidas de parte de las autoridades competentes.

Entre las empresas y organizaciones del sector transporte que se han unido a esta iniciativa en Colombia se encuentran Expreso Brasilia, Flota la Macarena, Copetran, Avianca, Aeropuerto de Medellín, Aeropuerto de Cartagena, Aero República, Copa Airlines, Latam, TDMA, Unitransco, Ultra Air, Viva Air y Wingo.

La Declaración del Palacio de Buckingham es parte de los esfuerzos de la organización ambiental United for Wildlife (Unidos por la fauna silvestre), creada por la Fundación Real, liderada por el príncipe William de Inglaterra, que busca luchar contra el tráfico ilegal de fauna silvestre en el mundo.

Tarántulas iban a ser enviadas de Bogotá a México

El tráfico de fauna silvestre es una triste realidad que se vive en Bogotá. Recientemente, la Secretaría de Ambiente de Bogotá logró recuperar, en conjunto con la Policía Ambiental y Ecológica, más de 140 tarántulas que iban a ser enviadas desde el aeropuerto El Dorado hasta Centroamérica.

131 tarántulas se encontraban vivas, mientras que 12 estaban muertas.
131 tarántulas se encontraban vivas, mientras que 12 estaban muertas. - Foto: Secretaría de Ambiente

La incautación se dio gracias al llamado de alerta de una empresa de encomiendas que reportó la presencia de objetos extraños al momento de hacer la revisión por los escáneres de la terminal de carga. Una vez los profesionales de la Secretaría de Ambiente y miembros de la Policía Ambiental y Ecológica acudieron al lugar para verificar la carga, se determinó que al interior de un juego de ajedrez iban camufladas 143 tarántulas del suborden Mygalomorphae.

Una vez revisados y valorados cada uno de los individuos, los profesionales de la Secretaría de Ambiente determinaron que 131 tarántulas se encontraban vivas, mientras que 12 estaban muertas. Los animales eran transportados en precarias condiciones en bolsas plásticas, lo que no les permitía una adecuada ventilación.

La encomienda, que tenía como destino final Ciudad de México, no contaba con los respectivos permisos o licencias ambientales y salvoconductos que ampararan su aprovechamiento, movilización o comercialización. Las autoridades ambiental y policiva comenzaron las investigaciones para determinar el remitente y destinatario, y así iniciar los respectivos procesos sancionatorios.

Los animales fueron trasladados al Centro de Atención, Valoración y Rehabilitación de Flora y Fauna Silvestre, donde profesionales de la Secretaría de Ambiente realizaron la atención médica, nutricional y biológica necesaria para estabilizarlos.