video

Tik Tak: los premios al escabroso plan pistola

Es casi inverosímil que mientras los clanes siguen matando policías, en medio de un plan de aniquilamiento sistemático, la respuesta del gobierno entrante sea premiarlos con rebajas de penas. ¿No nos estaremos saltando la etapa de exigirles primero algo a cambio? Escuche a María Isabel Rueda.


Suena el primer Tik Tak de hoy, miércoles 27 de julio, en SEMANA y suena por los lados del escabroso plan pistola que ha cobrado la vida de 35 policías en lo corrido del año.

Desde el general Jorge Luis Vargas, director de la policía, hasta varias ONG e importantes centros de investigación han hecho un llamado a la ciudadanía para que se solidarice con su fuerza pública y haga sonar su voz por la vida de los uniformados.

Pero más parece que estamos entrando a un círculo vicioso, porque mientras un gobierno -que aún no empieza- plantea claudicar jurídicamente ante los clanes criminales del narcotráfico para que las normas se ablanden y reciban sus miembros beneficios como penas más bajas, el Clan del Golfo está dedicado a presionar el tema matando policías.

No ha sido ajeno el nuevo ministro de Defensa, Iván Velásquez, a los pésames que se han expresado por la muerte de la patrullera Luisa Fernanda Zuleta, que cayó en un ataque terrorista del clan en el municipio de Yarumal. Él también envió su mensaje de condolencia a su familia.

Lo que pasa es que el ministro Velásquez, hasta hace bastante poco, se refería a la institución como “fuerza parapolicial” que dispara contra los manifestantes, y le exige a la Policía en uno de sus tuits que diga dónde tienen a los desaparecidos, de cuyas capturas hay pruebas. No se puede tratar así a la Policía y luego repartir pésames por su sacrificio.

¿Cómo es posible que, como si se tratara de un macabro intercambio, el Clan del Golfo asesine policías y a cambio el gobierno entrante le responda con ofertas de negociación y de rebaja de penas en lugar de imponer antes que nada condiciones que frenen esos ataques aleves?

El director del Centro para el Análisis de Conflicto (CERAC) incluso propone que se dote a la Policía con armamento de mayor capacidad para que se pueda reaccionar ante los ataques, pero es difícil que el nuevo ministro Iván Velásquez siquiera considere una propuesta semejante, cuando apenas hace unos meses decía que esta Policía les saca los ojos a los jóvenes y es partidario de retirarla del Ministerio del Interior para quitarle cualquier vestigio militar.

Eso lo va a hacer el nuevo gobierno, aún en medio de la estrategia de su aniquilamiento sistemático. Como quien dice: sigamos matando policías, que no nos va a pasar nada.