política

Uribe califica de “irresponsable” a la Comisión de la Verdad y dice que fue “impuesta por las Farc”

Este martes, militares y familiares de víctimas de falsos positivos tuvieron una audiencia en la que hablaron de lo sucedido.


Militares y familiares de víctimas de falsos positivos acudieron este martes ante la Comisión de la Verdad a una audiencia clave por casos ocurridos en Bogotá y Soacha.

Los llamados falsos positivos o ejecuciones extrajudiciales han sido uno de los episodios más controversiales en el marco del conflicto. Según ha podido documentar la JEP, en el país hay evidencia concreta de 6.402 casos de ejecuciones extrajudiciales. Los hechos se presentaron en por lo menos 31 de los 32 departamentos de Colombia y, de estos, 14 ocurrieron en Soacha y cinco en Bogotá.

En medio de la audiencia, el comisionado Alejandro Valencia aseguró que los falsos positivos fueron una “política de gobierno” y reveló que su período de mayor “exacerbación” fue entre 2002 y 2008. El tema genera controversia, pues durante ese tiempo el presidente era Álvaro Uribe.

“Los asesinatos y desapariciones forzadas, bajo la modalidad de combates simulados, ejecuciones extrajudiciales o falsos positivos en su período de exacerbación, año 2002 al 2008 fueron crímenes de guerra y de lesa humanidad que se cometieron como parte de una política de gobierno”, señaló el comisionado.

Como era de esperarse, el pronunciamiento no cayó bien en el expresidente, quien calificó a la Comisión de la Verdad de “irresponsable” y aseguró que esta instancia fue “impuesta por las Farc”.

“Irresponsable Comisión de la Verdad, con razón fue impuesta por Farc. Desde el primer día de Gobierno la transparencia fue preocupación fundamental de mi parte”, trinó el exmandatario.

En agosto del año pasado, el expresidente Álvaro Uribe habló desde su finca con el padre Francisco de Roux, presidente de la Comisión de la Verdad, y se refirió al episodio de los falsos positivos.

“No hay un soldado o un policía que pueda decir que yo le di un mal ejemplo de palabra o de obra”, dijo el exmandatario en ese momento, y agregó que “ningún hecho en su gobierno podía ocultarse” y que fue muy difícil creer que había falsos positivos, pero que siempre actuó a tiempo.

Sin embargo, reconoció que cometió un error con un pronunciamiento que hizo sobre los jóvenes asesinados en Soacha. “Fue un error cuando dije que no estarían recogiendo café por información que había recibido”.

Añadió que su gobierno nunca “les dio incentivos económicos a los miembros de las Fuerzas Armadas” y que sí llamó a los generales para pedir resultados, pero que eso mismo hacía con los demás funcionarios del Gobierno.

Las víctimas

Flor Hilda Hernández, madre víctima de falsos positivos, aprovechó la audiencia de este martes en la Comisión de la Verdad para leer una reflexión: “Lo que quiero compartirles es que el que confiesa sus pecados alcanzará misericordia, solo eso, que quede claro. A mi hijo se lo llevaron, en este parque él vendía helados. Gracias por la valentía y las fuerzas que me dan. Y a ustedes, militares, no les guardo rabia, pero siempre se acordarán de mis palabras, cuando ustedes se llevaron a mi hijo… busquen el perdón de Dios. Siempre lo diré en las oportunidades que Dios me brinde. Ayúdenme a tener frente a frente a Consuegra. Soy víctima y somos todos víctimas”.

Otra de las madres contó cómo ha logrado perdonar que le hayan quitado a su “hijo adorado”: “Hoy puedo hablar con ellos, pude hablar con uno de los reclutadores. Pero insisto, ellos no eran delincuentes ni guerrilleros, no señor”, dijo.