entrevista

Valledupar se reviste de cultura y deporte

Mello Castro, alcalde de Valledupar, habló con SEMANA y entregó detalles sobre las competencias deportistas que se desarrollarán desde el 24 de junio al 5 de julio de 2022.


A las 7:00 p. m. de este viernes 24 de junio, el estadio de fútbol Armando Maestre Pavajeau se engalanará de cultura y tradición para dar inicio, oficialmente, a la decimonovena versión de los Juegos Bolivarianos.

Los números están claros. Más de tres mil atletas en competencia, 382 medallas de oro en disputa, 33 deportes, 54 disciplinas, más de 20 escenarios y 11 países americanos constituyen el evento deportivo que se desarrolla cada cuatro años.

Las competencias estaban previstas para realizarse en 2021 en Venezuela. Sin embargo, se postergaron por la pandemia de la covid-19 y por otros factores que jugaron en contra. Así las cosas, la Organización Deportiva Bolivariana decidió que Colombia organizara el evento por segunda vez consecutiva, teniendo en cuenta que la última versión se efectuó en Santa Marta en el año 2017.

Finalmente la capital mundial del vallenato fue escogida como sede principal para albergar a los deportistas de Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana y Venezuela. Aunque algunas disciplinas se ejecutarán en Bogotá y Cali.

¿Qué representa para Valledupar ser sede de los Juegos Bolivarianos?

Nosotros nos sentimos muy orgullosos. Venimos haciendo una agenda muy importante en todo el año: primero el festival vallenato y ahora los Juegos Bolivarianos que representan el apoyo a los deportistas, el apoyo a las ligas, a los clubes. Los Bolivarianos son una importante inversión en la ciudad y el resultado de esto es que se dinamiza la economía. Estamos muy complacidos de ser ventana y que Valledupar pueda tener la mirada de todos.

¿De qué manera se dinamiza la economía ?

El beneficio que ha traído los Juegos Bolivarianos es algo que no se puede medir. Por ejemplo, la construcción de los escenarios deportivos ha movido más de tres mil empleos. Pero yo no lo quiero medir por la mano de obra, sino que aquí también se está apoyando al gremio de taxistas, al sector hotelero. Hay mucho empleo que se ha generado.

José Santos Castro González, alcalde de Valledupar.
José Santos Castro González, alcalde de Valledupar. - Foto: Alcaldía de Valledupar

¿En cuánto está la ocupación hotelera?

El sector hotelero puede estar en 90 %. Aquí esto está tan desbordado que a mucha gente le tocó reservar hoteles en San Juan del Cesar (La Guajira), que está a 30 minutos de distancia. Nos ha tocado distribuir en algunos municipios cercanos para que la gente siga viniendo. Son más de tres mil deportistas que llegan a Valledupar y eso ha permitido la reactivación económica.

¿Cuáles son esos municipios que están albergando a los demás visitantes?

San Juan del Cesar es uno. Igualmente sabemos que hay unas juntas deportivas que se están desarrollando en Chimichagua y también creemos qué hay una capacidad para alojar a los deportistas.

¿Hay altas expectativas?

Yo estoy seguro de que en estos Juegos Bolivarianos vamos a mostrar nuestra parte cultural y Folclórica. Esto va a ser una mezcla de deporte con folclor vallenato. Nuestro río Guatapurí engalana nuestra ciudad y qué bueno que los turistas propios y visitantes comienzan a disfrutar de nuestro paisaje. Valledupar siempre es recordada por la calidad de nuestra gente, por la hospitalidad de los ciudadanos. Espero que todos los deportistas se sientan como en casa. Este es el año de Valledupar.

En reiteradas ocasiones la Procuraduría advirtió sobre demoras en los escenarios deportivos, ¿qué pasó?, ¿por qué se presentaron retrasos?

Hay algunos incrédulos que siempre le desearon el mal a Valledupar. Le desearon el mal a las administraciones locales. Creo que también se tornó un tema político de hacer quedar mal a la ciudad. Pero con hechos le demostramos que sacamos adelante los proyectos.

Ahora, algunos temas no jugaron a favor como las lluvias, que retrasaron varias construcciones. Pero todo ha sido concertado con la ODEBO (la Organización Deportiva Bolivariana). En algunas obras donde sabíamos que no se iba a tener 100 % ya teníamos planificadas otras alternativas. Por ejemplo, en varios escenarios no se alcanzaron a hacer baños pero ya se tenían contemplado unos baños portátiles. Esto fue debidamente planificado cuatro meses antes. Es bueno que los entes de control hagan sus medidas preventivas, pero ya nosotros teníamos un plan A, un plan B y plan c.

Es decir, ¿usted me está diciendo que los retrasos que se presentaron fueron especulaciones de esos incrédulos?

Yo creo que hay personas que le desearon el mal a los juegos porque ellos en su momento pensaron que hablando mal de las obras le iba mal a la administración. Yo creo que todos estos incrédulos hablaron de más pero le demostramos que sacamos adelante. Muchas personas no querían que los Juegos Bolivarianos se desarrollarán en Valledupar porque le apostaban al fracaso de nuestro gobierno, pero con hechos le demostramos que sí se puede.

¿Quiénes son esos incrédulos? ¿Me puede dar nombres?

Intereses políticos. Detractores políticos. Todas las administraciones tienen su oposición y eso es normal. Pero afortunadamente todo salió adelante.

¿Cuánto se invirtió en la infraestructura deportiva?

La administración municipal se encargó de algunos escenarios y la gobernación de otros. En nuestro caso, invertimos más de 19 mil millones de pesos, con recursos propios, en la en pista de BMX, cancha de voleibol, voleibol playa y pista de ciclomontañismo. Adicionalmente, tuvimos que hacer la Villa Bolivariana, un proyecto de vivienda donde se alojan los deportistas, y que tuvo una inversión privada con el sector público de más de 60 mil millones de pesos, en donde nosotros pusimos el lote.

Después de las competencias, ¿qué pasará con la Villa Bolivariana?

Quedará como un proyecto de vivienda. La Villa tiene más de 300 apartamentos y ahí pueden residir personas.