Tendencias

Home

Bogotá

Artículo

Esta es la perrita 'Una', la cual prestó sus servicios como rescatista en el Cuerpo de Bomberos de Bogotá por cerca de 10 años.
Esta es la perrita 'Una', la cual prestó sus servicios como rescatista en el Cuerpo de Bomberos de Bogotá por cerca de 10 años. - Foto: Bomberos de Bogotá.

bogotá

La historia de ‘Una’, la perrita del Cuerpo de Bomberos de Bogotá a la que se tuvo que aplicar la eutanasia

Durante cerca de 10 años prestó sus servicios como rescatista a la institución. Los Bomberos de Bogotá le dieron un merecido homenaje.

‘Una’, la perrita pastor belga de 9 años y 5 meses que prestó sus servicios como rescatista en el Cuerpo de Bomberos de Bogotá, destacándose por sus habilidades y destrezas para encontrar vida en medio de estructuras colapsadas, falleció en las últimas horras luego de recibir un sentido homenaje de amor y agradecimiento por parte de uniformados, personal administrativo y el director de la entidad, Diego Moreno.

La perrita fue diagnosticada en 2020 con una enfermedad degenerativa articular, que empezó a manifestarse en movimientos como saltar, trepar o correr. Desde entonces ,se trató por parte del cuerpo veterinario de la institución, con medicamentos para las articulaciones y para alivio de dolor, además de tratarse neurológicamente.

Hace seis meses, ‘Una’ dejó de entrenar y de asistir a eventos, solo salía a dar sus caminatas. Pero en su último chequeo médico, se vio un proceso degenerativo muy avanzado que no le estaba permitiendo dormir, limitaba su movimiento, tenía rigidez muscular y estaba reteniendo líquido.

“Teniendo en cuenta que la canino no presentó evolución favorable y que las condiciones de bienestar no eran óptimas, recomendamos realizar la eutanasia humanitaria”, señala el doctor Óscar Piedrahita, quien junto a Nathalia González y Jeremy Murcia conforman el equipo veterinario del Grupo BRAE (Búsqueda y Rescate de Animales en Emergencia).

“Lamentamos profundamente la pérdida de UNA, nuestra heroína de grandes batallas nacionales e internacionales. Estamos tristes pero convencidos de haberla amado y valorado hasta el final. Gracias infinitas para ese ser, que se quedará por siempre en la memoria de esta Institución”, señaló el director, Diego Moreno.

Apareció el oso Tamá

El pasado 15 de septiembre un oso de anteojos de 180 kilogramos, identificado como Tamá, escapó de una reserva natural del municipio de Tocancipá, Cundinamarca.

En ese sentido, la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR) lanzó en su momento una alerta luego de registrarse la salida imprevista del oso, el cual se encontraba en cuarentena en una zona especial de la reserva natural Bioparque Wakatá de la Fundación Parque Jaime Duque.

Asimismo, la Fundación y la CAR le hicieron un llamado a los habitantes aledaños para que dieran aviso en caso de identificar a la especie.

No obstante, el miércoles de esta semana, la Fundación Parque Jaime Duque, a través de un comunicado, informó que, tras 14 días de búsqueda, el oso “ya se encuentra nuevamente con nosotros”, confirmando también que Tamá está sano y salvo.

Este es el oso de anteojos llamado Tamá que se escapó de la reserva natural Bioparque Wakatá de la Fundación Parque Jaime Duque, ubicado en el municipio de Tocancipá.
Este es el oso de anteojos llamado Tamá que regrsó a la reserva natural Bioparque Wakatá de la Fundación Parque Jaime Duque, ubicado en el municipio de Tocancipá. - Foto: CAR Cundinamarca

De igual manera, la Fundación informó que la estrategia diseñada por el equipo de expertos fue rastrear la actividad de Tamá y esclarecer las zonas donde más permanecía, instalando puntos de alimentación e hidratación diarias para garantizar su bienestar.

Además, agradecieron a la comunidad, ONG´S, autoridades ambientales, entre otros, el éxito del rescate, afirmando que sin su colaboración, solidaridad y receptividad no hubieran podido regresar a Tamá sano y salvo.

Por otra parte, la Fundación del parque dio a conocer que el equipo técnico llevará a cabo una valoración al oso, teniendo en cuenta que el animal estuvo en un ecosistema al cual no estaba acostumbrado. Según la entidad, se puede apreciar a simple vista que el oso de anteojos bajó considerablemente de peso.

Sin embargo, afirmaron que en los próximos días se le va a realizar un detallado monitoreo de su condición física, acompañado de un análisis de expertos, con el propósito de definir el futuro de Tamá.

Finalmente, la Fundación Parque Jaime Duque llamó a la reflexión sobre la pérdida del hábitat de esta especie, ya que varios estudios indican que los osos de anteojos están al borde de la extinción, debido a su alto grado de amenaza.