nación

Increíble hallazgo en Santander: rana que se creía extinta fue vista de nuevo

Desde hace 36 años no se tenía registro de esta especie endémica.


Durante décadas científicos santandereanos realizaron diversas exploraciones en el departamento buscando algún registro que certificara la existencia del rana arborícola colombiana de Lynch (Hyloscirtus lynchi), sin embargo no hubo resultados. Hasta ahora cuando el biólogo e investigador de la Universidad Industrial de Santander (UIS) Elson Meneses Pelayo, logró localizarla nuevamente.

Meses, quien además trabaja con la Fundación ProAves, se trasaldó hasta el municipio de Suratá, Santander, donde luego de una extensa y ardua búsqueda pudo constatar que esta especie endémica y en peligro crítico de extinción, que fue vista por última vez hace 36 años, aún se encontraba en territorio santandereano.

Hace 36 años fue vista en el kilómetro 36 de la vía Bucaramanga - Cúcuta, luego de eso hubo muchas expediciones en ese lugar y en la zonas cercanas para tratar en volver a encontrar la especie y hacer un estudio con su población, pero nunca más se volvió a ver. Se creía extinta hasta que la encontramos en una población en la parte alta de Suratá, cerca al Páramo Monsalve”, explicó el biólogo Elson.

De acuerdo con el investigador, este anfibio hace parte de un grupo de ranas del género Hyloscirtus llamado bogotensis, y es la única de su grupo por presentar un rostro agudo en vista dorsal y un color café uniforme con tintes lavanda. Fue clasificada por la Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN como especie En Peligro Crítico (CR) debido al avanzado deterioro de las cuencas hidrográficas y corredores ribereños.

El hallazgo, que tiene un trabajo de antesala de nueves meses, se logró luego de realizar un recorrido “desde Piedecuesta hacia el norte, tratando de buscar en todas las quebradas donde potencialmente, por distribución, creíamos que podía estar. Así llegamos hasta esta parte del municipio”, agregó el investigador UIS.

Según la Fundación ProAves, esta especie habita entre los 2.540 y 2.700 m.s.n.m. El investigador señaló que, estaría en este lugar porque presenta una elevación más alta y fría, situación que la habría obligado a migrar al parecer presionada por los efectos del cambio climático.

“Encontramos una población en estado saludable, hay varios individuos y la quebrada donde habita no está contaminada, lo que es una buena noticia porque son muy pocos los lugares donde puede estar”, argumentó el biólogo UIS.

El investigador Meneses y su equipo de trabajo permanecerán en la zona del registro para ampliar la información sobre la especie y estudiar su relación con el entorno y el ambiente del páramo. “Esta es una rana típica y exclusiva de quebradas, y una de las razones de su estado crítico de extinción se debe a la fuerte contaminación de las quebradas de Santander producto de la influencia minera”.

Según datos de la colección herpetológica del Museo de Historia Natural de la UIS, en Santander hay reportadas actualmente 115 especies de anfibios, de las cuales tres están catalogadas como críticamente amenazadas: Atelopus monohernandezi, Pristimantis spilogaster, Hyloscirtus lynchi.

La rana arbórea se suma a esta importante lista que pone en alerta a las autoridades locales sobre la necesidad de generar estrategias oportunas que permitan conservar y proteger sus ecosistemas.

Cabe destacar que la rana arbórea fue descubierta en Santander en el año 1986 por los profesores de la Universidad Nacional y el Instituto Ciencias Naturales, Pedro Ruiz y María Cristina Ardila. En 1991 fue publicado el artículo científico con su descripción y desde esa fecha no se tenía otro registro de su existencia. Su nombre científico fue dado en honor al profesor John D. Lynch, experto en anfibios de Colombia.