Home

Cali

Artículo

La temporada de ballenas finaliza en octubre. Foto: Cortesía Parques Nacionales Naturales
En el puente festivo, el último fin de semana de la temporada, más de 16.000 turistas arribaron a Buenaventura. - Foto: Cortesía Parques Nacionales Naturales

valle del cauca

Terminó la temporada de avistamiento de ballenas en Buenaventura con la visita de 150.000 personas

Cada año, entre julio y octubre las ballenas jorobadas llegan al Pacífico provenientes del sur del continente.

Culminó oficialmente la esperada temporada de avistamiento de ballenas en el Pacífico colombiano. Desde mediados de julio, cientos de turistas contemplaron a mar abierto este maravilloso espectáculo natural.

La alcaldía de Buenaventura, Valle del Cauca, declaró el cierre de esta temporada asegurando que dejó cifras muy positivas y un significativo incremento de visitantes.

“Con la visita de 150.000 personas cierra la Temporada de Ballenas 2022 en Buenaventura, superando las cifras del año 2019 que registró el arribo de 135.000 turistas”, detalló la alcaldía. Así las cosas, el número de turistas se incrementó casi en 7 % con respecto al año que antecedió al del inicio de la pandemia.

De los 150.000 turistas que llegaron hasta el distrito portuario en esta temporada, al menos 110.000 estuvieron en la zona marítima y 40.000 en los destinos ribereños, incluyendo la zona urbana, puntualizaron.

Cada año, las ballenas jorobadas llegan a las costas del Pacífico luego de recorrer 8.500 kilómetros desde la Antártida y el sur de Chile, para desarrollar en el país su etapa reproductiva que comprende desde la fecundación, gestación y nacimiento de los ballenatos. Este espectáculo se vive entre los Parques Nacionales Naturales Uramba Bahía Málaga, Gorgona y Utría.

Expertos aseguran que en la edad adulta las ballenas jorobadas pueden alcanzar hasta 18 metros de longitud y pesar 40 toneladas. Cuando están pequeñas llegan a medir hasta cuatro metros y pesar 1.5 toneladas.

Avistan elefantes marinos

En aguas del Pacífico colombiano, exactamente en el Parque Nacional Natural Utría, ubicado en el departamento de Chocó, fue avistado y grabado otro elefante marino. Pese a que su visita a las playas del territorio nacional es inusual, este es el segundo individuo de la especie Mirounga leonina del que se tiene registro en menos de un mes.

Parques de Colombia explicó que el individuo mide aproximadamente tres metros de longitud y que su avistamiento es inusual porque habitan en el extremo sur del continente. “En Suramérica sus poblaciones se concentran principalmente en la Antártida, donde se alimentan y se reproducen. Aunque verlos en las aguas del Pacífico colombiano no es común, este es el quinto año consecutivo que observamos individuos de esta especie y la segunda vez de este año”, explicó la entidad.

Asegura que los elefantes marinos, los cuales suelen ser confundidos con los leones marinos, se alimentan principalmente de cefalópodos, es decir, de toda clase de moluscos, y de peces. Esta especie permanece poco tiempo en la superficie y puede estar hasta 20 minutos bajo el agua buscando alimentos.

La presencia de estos animales en el Pacífico colombiano podría obedecer a las consecuencias del cambio climático, pues “el aumento de la temperatura posiblemente cambie la distribución de sus presas y a su vez la de estos mamíferos marinos”, dice Parques de Colombia.

La entidad cierra recomendando no incomodar a los elefantes marinos en caso de avistarlos en alguna playa y permitirles converger con el ecosistema: “Es posible que se encuentre aquí en búsqueda de alimento; por eso, si te los encuentras, evita molestarlos. Recuerda que ha viajado cerca de 9.000 km y necesita descanso para retomar su ruta migratoria hacia el sur del continente”.

Autoridades ambientales como la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca (CVC) aconsejan grabarlos o tomarle fotos a una distancia prudente y en silencio.