judicial

Fiscalía imputó por homicidio a los cinco capturados en el caso del fiscal Marcelo Pecci

A esta hora se adelanta la audiencia de imputación de cargos en Cartagena.


Un fiscal de Cartagena vinculó formalmente a los cuatro hombres y una mujer que fueron capturados en Medellín en la investigación que se adelanta por el crimen de Marcelo Pecci, fiscal paraguayo que fue asesinado en la isla de Barú.

El ente acusador los señaló de cometer presuntamente los delitos de homicidio agravado y fabricación, tráfico y porte de armas de fuego. Esos cargos son justificados a esta hora en el búnker de la entidad con un amplio material probatorio que los vincula directamente con el magnicidio que conmocionó a la región.

En la lista de supuestos responsables está Wendel Scott Carrillo, de nacionalidad venezolana; Francisco Galeano, Eiverson Zabaleta, Cristián Camilo Monsalve y Marisol Londoño, quienes fueron detenidos el pasado 3 de junio en la capital de Antioquia y luego trasladados a Cartagena.

El ciudadano venezolano, de 31 años, fue señalado como el autor material del crimen, dado que sería la persona que disparó en varias oportunidades el 10 de mayo contra el fiscal que investigaba amplias denuncias de narcotráfico en Paraguay.

Mientras que Francisco Galeano figura en el expediente como el presunto articulador y financiador del homicidio que se ordenó desde el sur del continente. Eiverson Zabaleta sería el encargado de alquilar y manejar la moto acuática.

Finalmente, Cristián Camilo Monsalve y Marisol Londoño, su madre, serían los encargados de hacer el seguimiento a Marcelo Pecci. De acuerdo con el ente acusador, estos últimos se habría hospedado en el mismo hotel donde estaba la víctima con su pareja para dictarle los pasos al supuesta homicida.

Al parecer, la familia Monsalve Londoño habría reservado una habitación por dos noches en el establecimiento hotelero por medio de una agencia de viajes que les cobró 2.700.000 pesos.

En las próximas horas, la Fiscalía General de la Nación dará a conocer las pruebas que sostienen la tesis de que las cinco personas habrían protagonizado el homicidio.

Así se dio la captura de los señalados

Tal parece que la recompensa, como muchos otros casos, fue clave en el esclarecimiento por el asesinato del fiscal paraguayo Marcelo Pecci en Cartagena. Una ficha fundamental en la investigación que permitió la captura de cinco personas es un testigo, un informante que entregó con lujo de detalles datos a las autoridades.

En las audiencias preliminares, la Fiscalía reveló de qué modo ese informante se convirtió en un elemento de la investigación y cómo, gracias a su colaboración, se pudo conocer de manera detallada cómo se planeó y ejecutó el asesinato del fiscal Pecci en su luna de miel y en su paso por Colombia.

“Las órdenes de captura tienen como objetivo preservar la seguridad, evitar el riesgo de fuga y garantizar su comparecencia al proceso, además de convocarlos a las audiencias de imputación de cargos y solicitud de medida de aseguramiento”, señaló el fiscal en la audiencia para legalizar la captura.

Marcelo pecci El asesinado fiscal antimafia de Paraguay.
Marcelo pecci El asesinado fiscal antimafia de Paraguay. - Foto: afp

La investigación llegó a un nivel de detalles que logró establecer de qué manera se planeó el ataque sicarial, las personas que participaron, la logística y cuánto se pagó por el asesinato del funcionario judicial de Paraguay.

“La Fiscalía solicita se imparta legalidad a la captura de las personas plenamente identificadas en el reporte que entregaron los investigadores, además de la legalización de los elementos que fueron objeto de incautación durante los procedimientos de allanamiento adelantados con el propósito de hacer efectivas las órdenes de detención”, dijo el fiscal.

Los asesinos recibieron la orden de atacar al fiscal Pecci. Mientras unos se embarcaron en un recorrido para seguir de cerca al funcionario una vez aterrizó en Colombia, otros se desplazaron a Cartagena a la espera de los detalles y la rutina del fiscal durante su visita de turismo. Una vez llegó al hotel, los delincuentes que lo seguían también se hospedaron y permanecieron muy cerca de la futura víctima.