antioquia

Con honores despiden a policía asesinada por el Clan del Golfo en Antioquia

La víctima acudió a un llamado de la comunidad en zona urbana de Santa Fe de Antioquia y, cuando estaba llegando junto a su compañero, fueron recibidos con disparos.


A las instalaciones del Comando de la Policía de Antioquia llegó el cuerpo sin vida de la patrullera Andry Vanessa Merlano, víctima de un atentado terrorista en el occidente del departamento perpetrado por la subestructura Edwin Román Velásquez del Clan del Golfo.

Con un sentido homenaje inició la despedida de la mujer que entregó su vida para proteger a los habitantes de Santa Fe de Antioquia, zona donde delinquen con amplio despliegue los hombres de las Autodefensas Gaitanistas de Colombia -el segundo nombre que respalda la ilegalidad del grupo que comandó alias Otoniel-.

El féretro fue cargado por los altos mandos de la institución en el departamento mientras una bandera de Colombia lo adornaba. Según el relato de sus familiares, la víctima siempre deseó defender los colores del país por medio de la Policía Nacional, sueño que cumplió por cinco años.

“Era una niña muy humilde. Desde pequeña sabía lo que quería. A ella nadie la obligó, ella entró a la institución porque quiso. No tengo reparos contra la institución porque ella nunca me dijo ‘me trataron mal’”, reflexionó su padre.

La marcha fúnebre hacia la capilla del comando fue custodiada por una calle de honor que encabezaron los uniformados que se propusieron dar con los responsables de su muerte, así lo afirmó el comisionado de Derechos Humanos de la Policía, Luis Alfonso Novoa Díaz.

“Andry Vanessa Merlano, una mujer que hoy ofrendó su vida por la seguridad de los colombianos, un acto heroico que merece ser grabado por siempre. El sacrificio de nuestras mujeres policías no quedará impune, es una promesa y una deuda con su familia y el país”, comentó el funcionario.

Después de una eucaristía, el cadáver fue trasladado hacia la capital del departamento de Sucre donde sus allegados le darán el último adiós, acompañados por los altos mandos de la institución quien han lamentado extensivamente el acto terrorista.

Lo mismo ocurrirá con el patrullero Yueyler Blandón Mosquera, otro uniformado que fue asesinado en una emboscada del Clan del Golfo horas después que la mujer. El hecho ocurrió en el mismo municipio, pero en la zona rural.

El uniformado, que deja a un pequeño hijo, será recibido con distinción en horas de la tarde de este viernes en la base central del departamento de Antioquia, tal como se dio con la patrullera.

El director de la Policía, general Jorge Luis Vargas Valencia, detalló que la fuerza pública hará uso de todos los elementos de investigación para identificar y judicializar a los responsables de ambos homicidios. Por información que ayude al esclarecimiento, entregarán hasta 100 millones de pesos.

“No nos doblegaremos ante las acciones de narcoterroristas como los integrantes del Clan del Golfo. En memoria de nuestro héroe de la Policía Antioquia y de la heroína, patrullera Andry Merlano, asesinada anoche, no permitiremos que sus muertes queden impunes. Nos duele a todos”, comentó el director.

En lo que va corrido de este año, once integrantes de esta institución han muerto violentamente en los municipios del occidente del departamento. Las primeras averiguaciones de las autoridades judiciales dan cuenta que los hechos terroristas se han cometido como retaliación por la arremetida de la fuerza pública contra las cabezas visibles de la organización.

Al parecer, estos homicidios selectivos estarían siendo ordenados por Wilmer Antonio Giraldo, alias Siopas. Él es el sangriento cabecilla del Clan del Golfo que ocupó el segundo puesto de ese grupo junto a alias Chiquito Malo, una vez se extraditó hacia Estados Unidos a alias Otoniel.

Por información que conduzca a identificar sus paraderos, que se sospecha es en Antioquia o Córdoba, el Gobierno nacional está dispuesto a entregar hasta cinco mil millones de pesos.