Home

Medellín

Artículo

Vía de Medellín en la que regirá el pico y placa este doce de septiembre.
Taxis circulan por las calles de la capital de Antioquia. - Foto: Cortesía: Alcaldía de Medellín.

medellín

Suben las tarifas de taxis en Medellín: así quedó el precio de la mínima y el traslado al aeropuerto

Los conductores deberán cumplir con una serie de requisitos para poder alzar los precios en las calles de la capital de Antioquia.

La Alcaldía de Medellín reveló la nueva escala de precios que tendrán los recorridos que se hagan en taxis por las calles de la ciudad.

Frente a la estadística de este año, las tarifas tienen un aumento que fue concertado entre las autoridades del distrito y los diferentes gremios de conductores, teniendo como base el incremento de la logística: valor de la gasolina e insumos, entre otros.

Los nuevos dígitos quedaron fijados en una resolución que estará activa durante el 2023. Esta medida solo aplica en la jurisdicción de la capital de Antioquia, el resto de los municipios del Valle de Aburrá tienen sus propias mediciones.

Las operaciones de base tendrán un incremento de 500 pesos. Es decir, la carrera mínima costará de ahora en adelante 6.300 pesos. Mientras que el arranque del motor o el banderazo se ubicó en 4.300 pesos.

La Secretaría de Movilidad dio cuenta que los conductores no podrán cobrar más de 28.000 pesos por cada hora que se contrate con un pasajero, cuyo recorrido esté enmarcado dentro del perímetro de Medellín.

Otro de los servicios más recurrentes en la subregión fue modificado. El traslado de la ciudad hasta el aeropuerto internacional José María Córdova de Rionegro tendrá un costo de 98.000 pesos. En este valor está incluido el precio del peaje.

Entre otras cosas, el distrito definió con los gremios de taxistas que puede cobrarle a la persona hasta 100 pesos por caída de cada 78 metros, mientras que la espera por 600 segundos subió 250 pesos; esto será regulado por el taxímetro.

Sin embargo, este sistema regulatorio que busca unificar los precios en la capital de Antioquia está condicionado al cumplimiento de unas obligaciones por parte de los conductores que prestan el servicio público.

Los más de 19 mil personas que conducen este tipo de automotores en esta región del país deberán llegar a los puntos de pago de las sedes de la Secretaría de Movilidad para cancelar 96.900 pesos por los derechos de transitar.

Ellos podrán acercarse a las instalaciones de esta entidad que están ubicadas en Caribe, Sao Paulo o el centro comercial Premium Plaza. Este recaudo solo se hará en las oficinas de esta dependencia de la Alcaldía de Medellín.

En ese mismo procedimiento se adelantará la calibración del taxímetro y la inspección de este, dado que hay antecedentes de que algunos conductores manipulan los equipos para extender el valor de los traslados.

Más tarde se les instalará una calcomanía que se debe ubicar en el vidrio panorámico del taxi y un sello de seguridad en el taxímetro, lo que indica que el vehículo está autorizado para cobrar la nueva tarifa con la autorización de la administración distrital.

“Desde la Secretaría de Movilidad, en conjunto con el gremio de taxistas, concertamos la nueva tarifa de taxis. Los taxistas deben acercarse a realizar la revisión y calibración de taxímetros. Invitamos a toda la comunidad para que haga uso del transporte público legal y formal”, comentó el subsecretario técnico de la Secretaría de Movilidad de Medellín, Mauricio Zuleta Estrada.

Además, los vehículos de servicio de transporte público individual deberán portar en la parte trasera de la silla del copiloto la tarjeta de control debidamente laminada con la información donde se incluyan datos sobre las tarifas de los trayectos.

En los próximos días también se anunciarán cambios importantes en las políticas de transporte en la capital de Antioquia. Por ejemplo, se espera que el 23 de diciembre se levante la medida de restricción para vehículos y motocicletas.

En cuanto al pico y placa, en 2023 se podría aumentar el número de dígitos a razón del alto flujo de automotores en las calles, que es cada vez más frecuente; todo esto enmarcado en la declaratoria de emergencia climática del distrito.