antioquia

Tragedia: joven disparó contra su papá y luego se quitó la vida en Envigado, Antioquia

Hay alerta en el departamento por el aumento de enfermedades mentales.


Un fatal incidente familiar conmocionó a la población de Envigado, municipio del sur del Valle de Aburrá, en Antioquia: un joven accionó un arma de fuego contra su padre y más tarde se suicidó, en hechos que son investigados por las autoridades.

El incidente ocurrió este miércoles en una residencia de la Loma del Escobero cuando el hijo de 22 años ingresó a la casa, tomó una escopeta que había en el interior y luego le disparó a su progenitor.

Luego de cometer el crimen, en medio del desespero, el joven dejó tirado a su papá sobre el suelo e ingresó a uno de los cuartos con el arma donde descargó las balas que quedaban contra su cuerpo. En consecuencia, falleció en el sitio.

Según el subcomandante de la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá, coronel Rolfy Mauricio Jiménez, el victimario tenía problemas de salud que pudieron haber incidido en la tragedia.

“Al parecer, por situaciones de índole psiquiátrico, reacciona de una manera alterada. Toma una escopeta, hace disparos en todas las direcciones. Lesiona inicialmente a su papá a la altura del abdomen”, comentó el alto mando.

De acuerdo con el reporte de las autoridades, el padre de familia fue trasladado con graves lesiones a un centro médico de la capital de Antioquia, donde está en delicadas condiciones de salud.

Este hecho nuevamente encendió las alarmas en el departamento por el aumento que hay en las enfermedades mentales que se incrementaron en los últimos dos años producto de la contingencia sanitaria mundial generada por la covid-19.

La pandemia ha dejado un aumento sustancial de casos de trastornos mentales como depresión y ansiedad”, detalló el gerente del Hospital Mental de Antioquia, Alberto Aristizábal, donde aumentó la demanda de atención en 20 % en la población juvenil.

Para enfrentar el alto flujo de pacientes, recientemente la Gobernación entregó 109 camas psiquiátricas para aumentar su capacidad instalada y mejorar los servicios en salud que cada vez se requerirán más fortalecidos, con base en los pronósticos de la Secretaría de Salud.

Suicidio en Antioquia: a diario, una persona se quita la vida

De acuerdo con cifras del Instituto Colombiano de Medicina Legal, en esta región del noroccidente del país una persona decidió terminar con su vida diariamente en promedio; hasta marzo de 2022 se habían reportado 108 casos de suicidio.

De los 2.595 casos que se presentaron a nivel nacional durante 2021, Antioquia aportó cerca del 15 % de estos, con 365, de los cuales Medellín abarca la mitad de los casos, con 184, 146 hombres y 38 mujeres.

En relación con el análisis por género, los hombres tienen mayores tasas de suicidio, según Ricardo Consuegra, psiquiatra del Hospital Mental de Antioquia, quien explicó que esto se debe a que “los mecanismos elegidos para morir involucran más violencia”.

Según el Sistema de Salud Pública (Sivigila), el año anterior se presentaron 2.079 casos confirmados de intento de suicidio. La Personería de Medellín informó que los eventos desencadenantes más predominantes son: problemas familiares, con 754 registros; problemas de pareja, con 653, y problemas económicos, con 228 para 2021.

Otros factores contemplados incluyen la muerte de familiares, situaciones dentro del entorno escolar, problemas legales, suicidio de familiares o conocidos, maltrato y problemas laborales.

Consuegra resaltó que durante el aislamiento por la covid-19 varios factores incidieron en el aumento en el intento suicida y el suicidio consumado.

“Desde factores que tienen que ver con las dinámicas familiares que variaron en la pandemia, por ejemplo, aumento de la violencia intrafamiliar y otros factores familiares que tienen que ver con las dificultades en la crianza de los hijos, el no establecer límites claros y el poco involucramiento parental”, aclaró el profesional.

Además de esto, está el aumento en el consumo de sustancias psicoactivas, incluyendo marihuana, que aumentan la posibilidad del intento suicida, adicional a los problemas mentales.

En Medellín, el rango de edad más predominante durante la pasada anualidad fue el de los 25 a los 29 años, y la comuna con más suicidios fue la 16, Belén.