política

Congresistas advierten lío jurídico y renuncian a la comisión que elegirá a los nuevos aspirantes a contralor

La pelea por elegir al sucesor de Carlos Felipe Córdoba ha desatado todo un pulso político y jurídico.


La elección de contralor parece no tener ni pies ni cabeza. La decisión del presidente del Senado, Roy Barreras, y de la Cámara, David Racero, de nombrar una nueva comisión para armar de nuevo la lista de 10 candidatos finales dejó este proceso en un limbo jurídico a prácticamente 15 días de la elección.

Esta es ya la tercera vez que el Congreso debe armar la lista. A finales de mayo, cumpliendo con el calendario inicialmente establecido, la comisión designada en ese momento para hacer la preselección dio a conocer el listado de finalistas.

Sin embargo, un fallo del Tribunal de Cundinamarca, conocido el 14 de julio, obligó a rehacer la lista debido a que no se cumplía con la cuota de género ni con la regla de meritocracia. Y ahora, a prácticamente 15 días para la elección, Barreras y Racero decidieron revocar lo actuado y nombrar una nueva comisión para hacer de nuevo la selección. Es decir, barajar y volver a empezar.

Para tomar esta decisión, Barreras y Racero argumentaron que se debe recomponer debido a que la candidata Karol González renunció a su aspiración, lo que obligaría a llenar esa vacante para completar de nuevo los 10 finalistas. Además, ambos congresistas señalan que se debe revisar plenamente el cumplimiento de “los criterios de transparencia, mérito y género en este proceso”.

Con este propósito, los presidentes del Senado y la Cámara dieron a conocer este lunes los nombres de los congresistas que conforman la nueva comisión accidental que se encargará de hacer la nueva selección. Y anunciaron que este mismo jueves se conocerá la nueva lista de elegibles, el 11 de agosto se harán las audiencias públicas en las plenarias de ambas corporaciones y el 18 de este mismo mes, se hará la elección final.

Sin embargo, el asunto no será tan sencillo. Durante la mañana de este martes, los congresistas Lidio García, Miguel Ángel Pinto, Juan Felipe Lemus y Humberto de la Calle renunciaron a la comisión accidental. Y, según conoció SEMANA, vendrán más renuncias a esta comisión en los próximos días.

Los congresistas que han decidido separarse del proceso lo han hecho por razones políticas y jurídicas.

El transfondo político está en que por los pasillos del Capitolio Nacional se rumora que detrás de estos intentos por volver a armar la lista de elegibles estaría el presidente electo Gustavo Petro, quien se dice que quiere tener como candidato al exvicecontralor Julio César Cárdenas, quien quedó por fuera de los diez finalistas en las dos ocasiones en las que se ha hecho la selección.

Cárdenas, hace cuatro años, cuando aspiró por primera vez a este mismo cargo, recibió el apoyo público del entonces senador y ahora presidente electo. Es un nombre que cae bien en el petrismo.

En el Congreso hay incomodidad por esta situación y se niegan a que les impongan a la brava algún candidato.

Pero detrás de esta desbandada de la comisión accidental también hay argumentos de tipo jurídico. Los congresistas temen que, en caso de participar en esta nueva selección, sean después demandados por presunto prevaricato, pues no hay claridad sobre si esta decisión de rehacer la lista está dentro de los límites legales.

De hecho, este lunes se conoció una denuncia radicada ante la Corte Suprema de Justicia contra Barreras y Racero por prevaricato, concusión, tráfico de influencias y concierto para delinquir, al presuntamente haber violado la ley por la decisión que tomaron de barajar y volver a empezar en este proceso.

La denuncia señala que la ley 1904 de 2018, que es la que reglamenta la elección de contralor, establece que “en caso de presentarse algunas de las causales de falta absoluta de los integrantes de la lista de elegibles, el Congreso elegirá de los restantes al Contralor General de la República”.

Por lo tanto, según el demandante, con la decisión de crear una nueva comisión accidental para hacer una nueva lista de elegibles, proceso que ya había adelantado el anterior Congreso, se está “presentando una violación a la norma”.

Además, se argumenta que, según esta misma ley, la etapa de selección (es decir escoger a los 10 candidatos finalistas) le correspondía al Congreso saliente, y, la de elección, al nuevo Congreso, pero con esta determinación se estaría violando la ley.

Ante las múltiples críticas, el presidente del Senado, Roy Barreras, señaló que ese proceso será transparente y que no hay nada amañado.

“El proceder del nuevo Congreso frente a la elección de contralor no solo es el correcto, sino que resulta obligatorio para atender órdenes judiciales. Todas las especulaciones de las redes desaparecerán ante un resultado transparente. Paciencia. Esta mesa corrige fallas anteriores”, comentó Barreras.

Sin embargo, el asunto está por ahora muy enredado. Tanto política como jurídicamente la elección del contralor está en el limbo.