Home

Política

Artículo

política

Gustavo Bolívar: “Si los partidos entran a la coalición, tienen que alinearse con nosotros; si no, se rompe el frente amplio”

El senador del Pacto Histórico le dijo a SEMANA que el caos en la elección del contralor lo está armando Carlos Felipe Córdoba. Además, contó por qué Gustavo Petro se ha demorado en designar a su gabinete.

SEMANA: ¿comparte la postura de Armando Benedetti cuando dice: ‘Son bancada de gobierno o de Congreso’, en referencia a los partidos que están apoyando la candidatura de María Fernanda Rangel a la Contraloría?

GUSTAVO BOLÍVAR (G. B.): parcialmente coincido con Benedetti en el sentido que esos partidos que entran a la coalición de gobierno tienen que dar un mensaje de coherencia con el Pacto Histórico. No con el gobierno, porque Gustavo Petro no puede interferir en la elección del contralor. Eso nos corresponde a la bancada que recibió casi tres millones de votos. Debemos hacer la tarea para que elija al mejor contralor (a). Si los partidos entran a la coalición de gobierno tienen que alinearse con nosotros; si no, se rompe el frente amplio. O no están siendo coherentes o no están cumpliendo.

SEMANA: ¿cómo se moverán para garantizar la unidad nacional en el Congreso?

G. B.: eso es muy normal. Es un Congreso de 300 congresistas. Es muy fácil que haya diversas opiniones sobre muchos temas. En este momento la unidad está sellada, firmada, pero tiene que concretarse en hechos como la elección del contralor, como la aprobación de los proyectos de ley y actos administrativos que vamos a presentar. Si es solamente una unión o un frente amplio para ganar titulares o proyectos menores, no nos sirve. Tiene que ser un frente amplio para hacer las transformaciones que está haciendo Colombia. Si no, no vale la pena.

SEMANA: si hay unidad nacional, ¿por qué los partidos se anticiparon y dejaron por fuera al Pacto Histórico al apoyar la candidatura de Rangel?

G. B.: sencillo: cuando los partidos comprometidos con la corrupción y la violencia de Colombia eligen o seleccionan a una candidata para que sea su contralora, ahí uno puede deducir el resto. Aquí no cabe la presunción de inocencia. Es porque directamente quieren otros cuatro años de impunidad, la que han tenido con este contralor Carlos Felipe Córdoba. Quieren una ficha de la Contraloría que les mantenga la impunidad que han tenido y obviamente por eso cierran filas. Imagínese los partidos dueños de los gobernantes, de los alcaldes, de los funcionarios de este país. Quieren una persona que les garantice que no les abrirá investigaciones. Es muy fácil deducirlo.

SEMANA: ¿se le salió el tema de las manos a Roy Barreras desde la presidencia del Senado? ¿Por eso Armando Benedetti va a entrar a mediar?

G. B.: no creo que se le haya salido de las manos. Creo que hay muchas presiones de la Contraloría para que se mantenga la lista que hay porque dentro de esos elegibles está su plan A, B y C. Que hayan promovido el retiro de las personas que fueron nombradas en la comisión accidental, esas presiones vienen de la Contraloría. La Contraloría maneja el Congreso, les da la burocracia, les tapa los actos de corrupción a sus alcaldes, sus gobernadores y funcionarios. El que manda en el país, en este momento, sobre la clase política, se llama Carlos Felipe Córdoba.

Él está moviendo las fichas para que su candidata, María Fernanda Rangel, salga elegida. Eso les garantiza a esos partidos que suscribieron el acuerdo para elegirla -los dueños del 90 % de los cargos públicos de este país- que mantengan otros cuatro años de impunidad. Por eso, vienen estas presiones. Por más que el presidente del Congreso quiera, ya está maniatado, se encuentra con las renuncias, tiene la presión de los fallos judiciales que lo conminan a volver a elaborar la lista. Esto se le salió de las manos no solo al presidente, sino a todo el mundo. Este caos lo está generando el contralor en su afán de tapar todas las embarradas que ha hecho.

SEMANA: ¿cree que ha faltado manejo? ¿Se ha demorado Petro en definir su gabinete?

G.B.: sí, se ha demorado, pero le encuentro una razón: él tiene mucha presión para acertar como lo hizo ya en los pasados nombramientos. Quiere dejar una talla moral muy alta y también técnica. Eso hace que él se haya demorado para buscar los nuevos nombres. Además, tiene la presión de la prensa, el Congreso, de la clase política, de los ciudadanos que quieren conocer rápido el gabinete, pero no es fácil. Él tiene la responsabilidad de hacer el primer gobierno de la izquierda en Colombia. Nosotros nunca hemos gobernado y si uno se da cuenta hay un común denominador en los nombramientos: la experiencia de Cecilia López, Álvaro Leyva, Iván Velásquez y Alejandro Gaviria; y la juventud que proyectan Carolina Corcho y Susana Muhamad. El nombramiento que iba a hacer de José Gregorio Hernández como ministro de Justicia demuestra que selecciona muy bien los nombres. Yo ni siquiera había pensado en él, pero el presidente ya lo tenía en su radar. Él está buscando gente de este tipo. Por eso se ha demorado, pero obviamente se le acabó el tiempo. Quedan dos o tres días para que dé a conocer el resto de su gabinete.