Home

Política

Artículo

- Foto: Esteban Vega

política

“No es invasión, es recuperación”: indígenas responden al Gobierno tras orden de desalojar predios

El Gobierno nacional aseguró que la ley otorga 48 horas para que se desalojen los predios que han sido invadidos.

Las comunidades indígenas respondieron este miércoles al fuerte mensaje que envió el gobierno de Gustavo Petro, luego de que les pidieran desalojar los predios que han venido “invadiendo” durante las últimas semanas.

La vicepresidenta Francia Márquez, en una dura postura, indicó que ese tipo de prácticas de ocupación de predios privados no se puede tolerar en Colombia.

“Rechazamos y solicitamos a quienes hoy están de manera violenta, de manera inadecuada, invadiendo predios privados a lo largo y ancho del país, para que se abstengan de estar realizando esa práctica”, sostuvo Márquez.

Agregó la alta funcionaria que “la Constitución demanda la garantía de los derechos sociales y culturales, económicos de todos los colombianos, pero también el respeto a la propiedad privada”.

Por su parte, el ministro de Defensa, Iván Velásquez, aseguró que la ley les otorga 48 horas para que desalojen los predios, luego de lo cual se tendrá que actuar con las autoridades.

“Son prácticas inaceptables para este Gobierno, de tal manera que las fuerzas de Policía deben actuar para impedir la ocupación de esos terrenos y dentro de las 48 horas siguientes como lo consagra la ley tomar todas las medidas y acciones necesarias para desalojar”, anotó Velásquez.

Este pronunciamiento, como era de esperarse, no cayó bien entre las comunidades indígenas, que salieron a rechazar que se les trate de invasores.

“Rechazamos que se hable de invasión. Para nosotros no es un proceso de invasión, es proceso de recuperación, es un proceso de liberación que le hacemos a la madre tierra”, aseguró Carmen Gembuel, consejera mayor del Cric.

La lideresa indígena aseguró que ese plazo de 48 horas dado por el Gobierno debe ser usado para “dialogar sobre las soluciones estructurales que necesitamos”.

“Le estamos haciendo el llamado al Gobierno de que dialoguemos con salidas estructurales, que nos permitan ser escuchados a las comunidades que piden el cumplimiento de los acuerdos”, indicó Gembuel.

La lideresa agregó que “se deben reivindicar derechos y en esa reivindicación de derechos está el tema de la tenencia de la tierra, esa tenencia de la tierra nos puede ayudar a solucionar muchas dificultades que se vienen presentando en nuestro territorio”.

En el mismo sentido se pronunció el líder indígena y defensor de derechos humanos Jhoe Sauca, integrante del pueblo Kokonuko, quien manifestó que “un proceso de lucha legítima y completamente legal de 51 años reivindicando derechos territoriales ancestrales, no se puede reducir a 48 horas”.

Sauco señaló que están pidiendo que se acelere el proceso de reforma agraria que fue anunciado por el Gobierno y pidió la misma “contundencia frente a los grupos armados ilegales”.

“Ojalá que con la contundencia que se evoca la constitución para dar un ultimátum a las comunidades por ocupar fincas, así mismo se tenga la postura hacia los grupos armados ilegales que están asesinando y desplazando a las mismas comunidades”, expresó el líder indígena.

Las denuncias

En las últimas semanas, se ha vivido una fuerte tensión en los cultivos de caña ubicados en el norte del Cauca, donde organizaciones indígenas han entrado a ocupar estos predios.

Incluso, se registró un fuerte enfrentamiento entre trabajadores afros e indígenas que llegaron a ocupar predios de manera ilegal en el Alto del Palo (Cauca).

Por otro lado, hace varios días se reportó un fuerte enfrentamiento a las afueras de Neiva entre uniformados de la Policía, adscritos al Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad), y la población.

De acuerdo con información preliminar, más de 200 personas intentaron invadir un predio privado en la vía que comunica al corregimiento de El Caguán con Neiva.

Los enfrentamientos por el control de tierras se han convertido en una constante. La semana pasada, en Cali, las autoridades realizaron el desalojo de unas 50 personas que estaban ocupando un lote ubicado en el humedal Ibis.