Home

Política

Artículo

Gustavo Petro y Paola Holguín.
Gustavo Petro y Paola Holguín. - Foto: SEMANA

política

“No habrá paz total”: la senadora Paola Holguín explica por qué cree que la propuesta de Gustavo Petro no se hará realidad

La congresista del Centro Democrático le dijo a SEMANA que Gustavo Petro debe entender que ya es el presidente. También habló de sus más de 10 preocupaciones de los ministros y los proyectos del actual gobierno.

SEMANA: Esta semana se cumple el primer mes del gobierno de Gustavo Petro, ¿qué balance hace?

PAOLA HOLGUÍN: La verdad es que uno siente bastante preocupación por muchas razones. Uno, por los anuncios y las reformas radicadas; dos, por las declaraciones de los ministros; tres, porque hay temas que envían señales que preocupan, por ejemplo: el narcotráfico. Es preocupante cómo se está desmontando la extradición, cómo se habla de ‘paz total’ con unos vacíos enormes en la ley que radicaron para ese tema, cómo se prohíbe la erradicación forzosa de cultivos ilícitos y no se dan alternativas reales para acabar con más de 300.000 hectáreas. Preocupación también por la reforma tributaria con muchos problemas técnicos. También por el manejo de las relaciones internacionales porque pareciera que ahora Colombia decidió ser aliado de las dictaduras y violadores de derechos humanos en la región.

SEMANA: Empecemos por los ministros, ¿cuáles son los que más le preocupan?

P.H.: Me preocupa mucho la ministra de Minas y Energía, las declaraciones de la ministra de Trabajo, algunas posiciones que se le han escuchado a la ministra de Agricultura, también los antecedentes del ministro de Defensa, hay mucha preocupación porque encuentra uno varias cosas: uno encuentra ministros con unas graves falencias de conocimiento técnico, otros que han sido muy adversos al sector que dirigen y unos más con unas posturas muy radicales y complejas.

SEMANA: Pero debe haber uno que no le preocupe.

P.H.: El ministro de Hacienda, José Antonio Ocampo, siento que con todo y las diferencias que tengo, creo que él es una persona sensata con la que se puede discutir técnicamente los temas de la cartera.

SEMANA: Ya que habla de Ocampo, ¿cómo cree que termine la reforma tributaria? La U, los Liberales, Cambio Radical están rebeldes.

P.H.: Yo esperaría que el Congreso cumpla la función que tiene en el tema de pesos y contrapesos y que asuma la responsabilidad frente al futuro económico del país en el corto, mediano y largo plazo. Hay muchos temas de la reforma que preocupan: impacta el bolsillo de los colombianos más vulnerables y puede terminar impactando duramente la canasta familiar porque uno tiene que entender todo el encadenamiento. Si uno habla de impuestos al sector de hidrocarburos, a plásticos de un solo uso, directamente al final toca los productos de la canasta familiar. Además, preocupa que hay muchos productos anti técnicos que parece que quisieran acabar como el sector minero energético. Por ejemplo: la no deducción de regalías, el impuesto a las exportaciones que están evaluando (…).

SEMANA: El ministro del Interior, Alfonso Prada, llamó a la ciudadanía a ir a las calles a pedir al Congreso que se apruebe la reforma tributaria. ¿Qué opina?

P.H.: Es irresponsable e irónico. El Gobierno que incendió al país contra una reforma tributaria ahora quiere incendiarlo para aprobarla. Es como si el fin fuera incendiar porque sí o porque no, pero sobre todo es el mensaje: que sea el ministro del Interior, quien hace parte de una cartera que debería trabajar en el diálogo y la conciliación con el congreso, quien esté casi que amenazando y presionando que a la fuerza tiene que aprobarse la reforma. Esa no es la manera.

SEMANA: Usted raja a los ministros, ¿pero cómo ve el papel de Gustavo Petro como gobernante?

P.H.: Gustavo Petro tiene que entender que ya es presidente y cuando uno es mandatario la responsabilidad es totalmente distinta a la campaña. Él es comandante en jefe de las Fuerzas Militares y de Policía y no puede enviar mensajes tratando de delegar una función constitucional en alcaldes, gobernadores o en los propios comandantes de la fuerza pública. Uno necesita un presidente que guíe al gabinete, es que finalmente él lo nombró. A uno le preocupan los anuncios irresponsables de ese gabinete. Además, pareciera que la línea radical ideológica será la que guiará el proceder en las relaciones exteriores, la lucha contra el narcotráfico y es muy difícil y complejo para el país.

SEMANA: Después de evaluar el primer mes del gobierno Petro, ¿cómo cree que termine?

P.H.: Lo que mal empieza, mal acaba. Yo tengo una enorme preocupación: los colombianos necesitamos que al Gobierno le vaya bien para que a Colombia le vaya bien, pero si quieren que le vaya bien a la administración tendrán que replantear muchas de sus posturas y posiciones porque solo en un mes que llevamos esto no está pintando bien. Por cierto, uno se pregunta: ¿dónde están los sectores que han sido tan críticos de los gobiernos anteriores quienes llevaban los conteos de las masacres que no volvieron a hacerlas y que hoy pareciera que quieren guardar un silencio cómplice frente a las decisiones de Petro?

SEMANA: Ya que toca ese tema, ¿habrá ‘paz total’ en el gobierno Petro?

P.H.: No vamos a ver la ‘paz total’. Lo que yo espero por el bien de Colombia es que tampoco veamos la impunidad total. Yo soy crítica de eso, se le vende al imaginario colectivo algo que no es cierto. Eso no son más que procesos de desmovilización y desarme de estructuras criminales, unos con más o menos impunidad, pero se les pone la palabra paz que es tan taquillera y el país, pese a los innumerables procesos, no ha visto la paz. Yo creo que hasta que el Estado no se fortalezca institucionalmente, no tengamos un sistema judicial que haga valer la Constitución y la ley, donde al bueno le vaya bien y al malo mal, donde controlemos las fuentes ilícitas que alimentan las estructuras criminales como el narcotráfico y la minería ilegal, será muy difícil que Colombia tenga paz.