Home

Política

Artículo

Los agentes que representarán al país ya se encuentran el La Haya preparando la audiencia oral.
Los agentes que representarán al país ya se encuentran el La Haya preparando la audiencia oral. - Foto: Cancillería

política

“No hay nada que delimitar”: defensa de Colombia ante La Haya

Este lunes inician las audiencias orales del caso que enfrenta a Colombia y Nicaragua por la delimitación de la plataforma continental más allá de las 200 millas.

El equipo jurídio que representará a Colombia en las audiencias orales del caso que lleva la Corte Internacional de Justicia por la delimitación de la plataforma continental con Nicaragua más allá de las 200 millas náuticas desde la costa de ese país ya está instalado en La Haya y tiene todo listo para iniciar la defensa.

En diálogo con SEMANA, el equipo jurídico aseguró que “hay mucho en juego”, pero en realidad “no hay bases legales, institucionales o científicas que respalden la pretensión nicaragüense”.

SEMANA: ¿En qué estado reciben la defensa de Colombia frente a Nicaragua, en la Corte Internacional de Justicia de La Haya?

COAGENTES: La recibimos en la última etapa del proceso que son las audiencias orales. Frente al mecanismo acostumbrado para este tipo de procesos, la Corte ha decidido hacer algo inusual. Es así como, a través de una orden del 4 de octubre de este año, este órgano pidió a las partes centrar las audiencias en torno a dos preguntas puntuales de índole netamente jurídicas. Esto hizo necesario realizar algunos ajustes en la estrategia aprovechando la llegada de los nuevos agentes. Sin embargo, es necesario aclarar que la base se mantiene y esta soportada en el trabajo jurídico y técnico que se lleva desde hace años con el equipo de abogados internacionales que no ha cambiado.

SEMANA: Básicamente, ¿qué sucederá en las audiencias que comienzan este 5 de diciembre?

C: Se desarrollará la fase oral del procedimiento ante la Corte, el proceso ya finalizó su etapa escrita. Durante esta semana ambos países presentarán sus argumentos orales frente a las preguntas que realizó la Corte: si existe o no una regla de costumbre internacional que permita que la plataforma continental de un Estado se extienda más allá de las 200 millas náuticas de otro Estado y que las partes identifiquen si existen criterios derivados del derecho internacional consuetudinario que permitan determinar el límite de una plataforma continental que se extienda más allá de las 200 millas náuticas; en particular, si los párrafos 2 al 6 del artículo 76 de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (CONVEMAR) pueden ser considerados como costumbre internacional. Aquí es importante aclarar que Colombia no hace parte de esa convención.

SEMANA: ¿Cuál es la pretensión de la demanda de Nicaragua?

C: Nicaragua busca con esta demanda que la Corte delimite una presunta plataforma continental extendida nicaragüense que, según ellos, se extiende más allá de las 200 millas náuticas. Esa pretensión se cruzaría con la plataforma continental de Colombia, sobre la cual nuestro país ha ejercido históricamente de manera ininterrumpida soberanía.

SEMANA: ¿Qué está en juego con estas peticiones de Nicaragua?

C: Hay mucho en juego: Hablamos nada más ni nada menos que la definición de si Nicaragua tiene o no, bajo el derecho internacional, una base legal para reclamar una plataforma extendida. Colombia no solo ha ejercido históricamente su jurisdicción sobre las áreas reclamadas por Nicaragua, sino que considera que no existen bajo el derecho o la ciencia, razones para pensar en una posible delimitación en favor de las pretensiones del país demandante.

SEMANA: ¿Cuáles son los argumentos de defensa de Colombia?

C: Antes de las audiencias no podemos revelar muchos detalles, porque todo el proceso tiene –hasta ese punto– carácter reservado. Sin embargo, en grandes rasgos lo que se puede revelar es que con el equipo jurídico estaremos planteando que en este caso puntual no hay nada que delimitar.

No hay bases legales, institucionales o científicas que respalden la pretensión nicaragüense.

SEMANA: ¿Habrá alguna modificación en los planteamientos de defensa de Colombia?

C: Como se ha anunciado, tenemos el respaldo de reconocidos abogados internacionales que han trabajado en el proceso desde el inicio del mismo. Este equipo base no cambia, en ese sentido no hay cambios abruptos en la defensa.

Es muy importante aclarar que quien es ahora nuestro agente, Eduardo Valencia Ospina, es uno de los abogados que más conoce el caso y hace parte del equipo de defensa desde hace más de 8 años.

Lo que hizo el Gobierno con los cambios en el grupo de agentes fue fortalecer la defensa del país.

SEMANA: ¿Cuál sería el peor escenario para Colombia?

C: En temas jurídicos no se puede jugar a especular. No podemos entrar a adivinar futuros inciertos, lo único que le podemos asegurar es que vamos a defender con argumentos sólidos y contundentes los derechos del país.

SEMANA: ¿Y el más favorable?

C: Como le digo, no es posible predecir el resultado. Hemos presentado de forma detallada los argumentos de nuestra defensa para rechazar las pretensiones de Nicaragua y defender la soberanía del Estado colombiano. El equipo ha estado trabajando incansablemente durante el último mes prepararando las respuestas a las dos preguntas elevadas por la corte.

En el pasado, el caso se manejó con mucha confidencialidad, lo cual inevitablemente dejaba a oscuras a la opinión pública y abría un espacio muy grande para las especulaciones. Este es un aspecto que el actual gobierno y el nuevo equipo han querido cambiar, porque somos conscientes de la importancia de mantener al país permanentemente informado, de manera transparente y por supuesto con la prudencia que nos asiste en un caso de esta naturaleza que por obvias razones requiere de manejo confidencial.

Lo que sí es seguro es que el equipo se compone de múltiples voces, un pool de abogados de incalculable experiencia y confiamos en que nuestros argumentos jurídicos y científicos son lo suficientemente sólidos para sacar avante el proceso. Sin embargo, a hoy, debemos concentrarnos en la defensa y no bajar la guardia.

SEMANA: ¿Por qué la Corte de La Haya ha fallado en contra de Colombia en estos últimos años?

C: No nos corresponde opinar sobre lo que ocurrió en el pasado. Solo podemos asegurarle que estamos trabajando con un gran equipo profesional para defender los derechos de Colombia ante ese tribunal internacional y en el caso que nos asiste.

SEMANA: ¿Creen que la Corte de La Haya tiene algún tipo de animadversión hacia Colombia en este proceso con Nicaragua?

C: No podríamos opinar al respecto. Colombia ha respondido en derecho. Confiamos que la Corte falle en derecho, no hay razones para pensar lo contrario.

SEMANA: ¿Existen acercamientos con el gobierno de Daniel Ortega para alcanzar algún tipo de acuerdo sobre este diferendo limítrofe?

C: Al equipo de agentes, coagentes y abogados internacionales nos corresponde defender jurídicamente al país. Los asuntos diplomáticos no son de nuestro resorte y no podríamos referirnos a estos trámites. Hoy la prioridad es la defensa jurídica del Estado, de nuestra soberanía y demostrarle a la Corte que nuestros argumentos deben prevalecer.

SEMANA: ¿Cómo influye en el proceso la relación de Colombia con el presidente Daniel Ortega?

C: Como le señalábamos, la prioridad y el único trabajo que ocupa al equipo de agentes y asesores es la defensa técnica y jurídica del Estado Colombiano.

SEMANA: ¿Para cuándo se espera una decisión final de la Corte Internacional de Justicia de La Haya?

C: Esta fecha no se puede anticipar, sin embargo, dada la experiencia en el pasado con la Corte, y dependiendo de si se sigue adelante con audiencias técnicas o si se cierra el caso después de estas audiencias, se estima que pasarán algunos meses. Prevemos que antes de finales de 2023 podamos tener luces sobre el caso.