Tendencias

Home

Política

Artículo

La nueva ministra de Salud y Protección Social, Carolina Corcho.
La nueva ministra de Salud y Protección Social, Carolina Corcho. - Foto: Ministerio de Salud y Protección Social

política

Pánico en la salud: Centro Democrático pasará al tablero a la ministra Carolina Corcho

El partido de oposición está preocupado por las declaraciones de la funcionaria y la incertidumbre que hay en el país por la reforma a la salud.

Después de la más reciente portada de la revista SEMANA, en la que se hace referencia a la nueva reforma a la salud que se está preparando de parte de la ministra de esta cartera, Carolina Corcho, se han generado todo tipo de reacciones.

Aunque desde el Gobierno han intentado restarle importancia al asunto y el propio presidente Gustavo Petro junto con sus ministros le han dado apoyo a Corcho, lo cierto es que el tema ha generado preocupación en el Congreso de la República y en diferentes sectores del país.

En el caso del Centro Democrático citó a una rueda de prensa en el Congreso de la República para exponer sus preocupaciones por las afectaciones que habría en el país ante la posibilidad de que se eliminen las EPS y se reduzca el presupuesto de la salud.

Senadores y representantes de esta colectividad manifestaron que cada intervención de la ministra genera más incertidumbre, porque no es clara en sus posturas.

“La reducción de recursos es una panorama que genera una crisis. Se ejecuta la disminución con criterios de universalidad y los recursos no alcanzarán para cubrir los servicios”, dijo el senador Honorio Henríquez.

Además se dijo que el borrador revelado por SEMANA demuestra que enfermedades como el cáncer, por ejemplo, tendría bastantes complicaciones para la atención médica junto con la entrega de medicamentos y la cantidad de especialistas que habrá en el país.

Por esa razón, la Comisión Séptima de la Cámara hará un debate de control político el próximo 11 de octubre, con la finalidad de que la ministra Corcho responda todas las dudas que tienen los partidos políticos.

“Es vital que las EPS se mantengan, ellos se encargan de toda la gestión del sector. Se necesitan sanear las deudas y culminar con las obligaciones. Hay mucha incertidumbre en el país por los mensajes errados”, dijo el representante Andrés Forero.

La senadora Paloma Valencia dijo que en una democracia se debe respetar lo que se ha “construido como sociedad” y pidió al país reconocer que el sistema funciona a pesar de los problemas que aún existen.

Argumentó que los colombianos están en contra de eliminar las EPS y que eso lo debe tener en cuenta el Gobierno Nacional.

Borrador de proyecto de reforma a la salud pide prohibir los “planes complementarios” y pone a tambalear a las prepagadas

Un grupo de médicos, a los que les fue socializado el proyecto hace unos días, compartió el texto con SEMANA. A los doctores los buscó el presidente de la Federación, el doctor Sergio Isaza, y les presentó el borrador propuesto por su gremio. Los médicos aseguran que, de aprobarse estos dos puntos, los planes complementarios y de medicina prepagada, por los cuales hoy miles de colombianos acceden a los servicios de salud, se terminarían desapareciendo como hoy las conoce el país.

En lo que respecta a los Planes Complementarios, que actualmente son ofrecidos por la Empresas Promotoras de Salud (EPS), la idea es prohibirlos. Estos planes son una alternativa que amplía los beneficios de la atención médica ofrecidos en el plan básico de salud al que tienen acceso todos los colombianos (conocido anteriormente como el POS). La idea es que quienes pagan por el plan complementario tienen acceso a mejores clínicas, a especialistas sin la intermediación del médico general o a habitaciones individuales en caso de hospitalización.

En el borrador de reforma de la sociedad civil, que circula entre los médicos, hay un artículo en el que se propone ponerle fin a ese sistema.

“Artículo 230. La venta o comercialización de planes complementarios en servicios u hotelería a los servicios que entrega el Sistema de Seguridad Social en Salud queda expresamente prohibida a estas empresas privadas. Igualmente queda prohibida la comercialización de condiciones de atención u hotelería mejores que los entregados a la población general a las Instituciones Prestadoras de Servicios de salud, que deberán eliminar cualquier mecanismo de discriminación en función de la capacidad de pago o cualquier como condición para formar parte de las redes de servicios del Sistema”.

El proyecto también le pone un ‘tatequieto’ a la medicina prepagada. Si bien no la prohíbe, limita ampliamente los beneficios que podrían darles a sus usuarios, pues asegura que “el hecho de contar con seguros adicionales no significará prelación alguna cuando utilicen el Sistema de Seguridad Social en Salud al que tienen derecho como todos los ciudadanos”.

“Artículo 229. Empresas de Medicina Prepagada y Seguros Privados. Las empresas privadas que tienen como objeto social la venta de planes prepagados o voluntarios de salud podrán seguir funcionando y comercializando sus servicios en el país, pero estos serán totalmente independientes del Sistema de Seguridad Social en Salud y no tendrán relación alguna con el financiamiento del mismo. Quienes adquieran dichos seguros o planes no perderán los derechos en el Sistema de Seguridad Social en Salud. Sin embargo, el hecho de contar con seguros adicionales no significará prelación alguna cuando utilicen el Sistema de Seguridad Social en Salud al que tienen derecho como todos los ciudadanos”.

Noticias relacionadas