Tendencias
Un dron DJI Mavic 3 vuela frente a una torre de vigilancia. (Foto de JOHN MOORE/GETTY IMAGES NORTH AMERICA/Getty Images vía AFP)
Un dron DJI Mavic 3 vuela frente a una torre de vigilancia. (Foto de JOHN MOORE/GETTY IMAGES NORTH AMERICA/Getty Images vía AFP) - Foto: Getty Images via AFP

tecnología

Insólito: choque de dron de domicilios de Google dejó sin energía a una región en Australia

El dron se estrelló contra un cable de energía y causó que cerca de 2000 hogares quedaran sin luz.

De acuerdo con un reporte de ABC News Australia, el accidente de un dron de Google dedicado a realizar entregas a domicilio causó un apagón que afectó a miles de personas en el sur de la ciudad de Brisbane.

Según la prensa local, en medio de su vuelo, la máquina chocó con contra unos cables eléctricos y segundos después quedó totalmente calcinada a causa de las llamas que se generaron por la descarga eléctrica que produjo el hecho.

Información recogida por ‘The Age’, medio australiano, señala que después de que el dispositivo operado por ‘Wing’, empresa subsidiaria de Alphabet (matriz de Google), se quemara tras recibir una carga de 11.000 voltios de electricidad, más de 2000 viviendas y comercios se quedaron sin suministro de energía por un tiempo.

A su turno, un portavoz de ‘Energex’, empresa proveedora de servicios públicos que opera en la zona afectada, explicó que es la primera vez que los habitantes de la ciudad de Brisbane sufren una falla de servicio a causa de un accidente con drones.

Sin embargo, el vocero también indicó que la empresa logró restablecer el suministro de energía eléctrica a sus 2.000 usuarios en un periodo que no superó los 60 minutos.

No obstante, la compañía también reconoció que hubo un grupo de 300 personas que debieron esperar por varias horas a que volviera la electricidad a sus casas.

El funcionario de Energex explicó en un tono burlón que el equipo de la compañía no tuvo que retirar el dron del cable de energía y comentó que cuando los trabajadores llegaron a la zona encontraron que “la comida aún estaba caliente dentro de la caja de entrega del dron”.

Cabe destacar que el hecho no causó daños de consideración en la red eléctrica que brinda energía a la ciudad de Brisbane, por este motivo la compañía Energex no tiene intenciones de levantar acciones en de la empresa propietaria del dron.

Sin embargo, la empresa que suministra el servicio de energía hizo un llamado para que se eleven las precauciones al momento de utilizar drones en zonas donde están las líneas de energía. “Hace quince años, les solicitamos a las personas que tuvieran cuidado con las cometas que regalaban a sus hijos en Navidad y dónde las volaban. Ahora les pedimos a los padres que tengan cuidado con el lugar en donde sus hijos vuelan sus drones”, precisó la marca.

Pese a que esta es la primera vez que un dron protagoniza este tipo de incidentes en Brisbane, esta no ha sido la única vez que ese tipo de dispositivos está involucrado con un incidente. En 2018, medios de Australia indicaron que un dron tripulado por un civil habría estado relacionado en un accidente de helicóptero en el cual no hubo heridos.

Desde 2019, Wing cuenta con una aprobación legal para usar drones autónomos como una flota para entregar domicilios con alimentos y medicinas en el territorio australiano. Por esta razón, la marca, propiedad de Alphabet, ha ganado una gran popularidad y por ello cuenta con un récord de más de 50.000 pedidos entregados drones.

Google anunció que trabaja en dos nuevos formatos audiovisuales

Google dio a conocer que está trabajando en dos nuevos formatos para producciones audiovisuales, los cuales ofrecerán licencias libres para que los fabricantes puedan incorporar en sus trabajos y ofrecer así experiencias prémium como la hace la plataforma Dolby.

Asimismo, los formatos conocidos a nivel interno como ‘Proyecto Caviar’ están destinados a competir con la plataforma ya mencionada, cuyas marcas Vision y Atmos son reconocibles entre los consumidores de video y audio, respectivamente.

En ese orden de ideas, la apuesta de Google es la de ofrecer un video HDR y de sonido tridimensional bajo dos nuevas marcas, las cuales utilizarán los códecs existentes, mejorando de esa forma las experiencias de reproducción de contenidos audiovisuales.

De igual manera, la compañía confirmó que sus formatos no tendrían costos de licencia, al contrario de los productos de Dolby, que si bien no ha especificado sus tarifas, el vicepresidente sénior de la compañía, Giles Baker, estarían entre 2 a 3 dólares.