educación

Distrito ofrece jardines nocturnos para hijos de bogotanos que estudien o trabajen

La directora de la Secretaría de Integración Social recorrió en horas de la noche el barrio La Estancia de Ciudad Bolívar para invitar a la comunidad a utilizar esta nueva oferta institucional.


Los padres y madres de familia que estudien o trabajen de noche y no tengan cuidadores para sus hijos menores de 6 años, ahora tienen la oportunidad de utilizar los servicios de los jardines infantiles nocturnos de la Secretaría Distrital de Integración Social, en Bogotá.

Para promover este nuevo servicio, se realizó la búsqueda activa de niñas y niños en la localidad Ciudad Bolívar. La directora territorial, Fanny Gutiérrez, y el subdirector para la Infancia, Luis Hernando Parra, realizaron el recorrido con el objetivo de invitar a la comunidad del barrio La Estancia a utilizar esta oferta institucional.

“Estamos haciendo una búsqueda activa con nuestra Tropa Social, golpear puerta a puerta e invitar a todos los papitos y mamitas que tienen una actividad económica que nos les permite dejar de trabajar o estudiar, hoy es posible con nuestros jardines nocturnos para que dejen nuestros niños y niñas de Bogotá en manos de muy buenos profesionales”, afirmó Gutiérrez.

Por su parte, Parra explicó que los jardines infantiles ya no cierran a las 4 de la tarde como era costumbre, y que ahora se tienen jardines con horarios flexibles y nocturnos. “Buscamos que la familia no se adapte al horario del jardín, sino que el jardín se adapte al horario de la familia, para que puedan estudiar o trabajar, teniendo la seguridad de que su niño o niña está en el lugar más adecuado, con el personal de talento humano de la Secretaría de Integración Social”, indicó.

El recorrido nocturno incluyó charlas informativas a vendedores informales, comerciantes y transeúntes del sector de La Estancia, en la localidad de Ciudad Bolívar, donde con pancartas y estribillos se dio a conocer este servicio.

La Secretaría Distrital de Integración Social cuenta con una oferta disponible de 24.000 cupos, de un total de 54.384 para para horarios diurnos, 1.555 en horarios nocturnos y 8.260 en horarios adicionales o nocturnos hasta las 9:30 p. m.

Los requisitos para inscribir a las niñas y niños menores de 6 años en los jardines nocturnos son: padres o madres que trabajen en actividades nocturnas, no contar con cuidadores en las noches. Si cuenta con esas características, debe acercarse a la subdirección local de Integración Social o al jardín infantil más cercano y llevar el registro civil del menor, recibo de servicio público, documentos de identidad del núcleo familiar, certificación de vinculación en salud, carné de vacunación al día y certificado médico actualizado.

Parra precisó que este servicio cuenta con dos horarios: de 4:30 p. m. a 10:00 p. m. y de 4:30 a 6:00 a. m.

Por otra parte, la Secretaría de Integración Social informó que profesoras del Jardín Infantil Sabana Grande de la localidad de Fontibón iniciaron la búsqueda, puerta a puerta, de 748 niños y niñas de la primera infancia en el marco de la estrategia Regresan los Colores.

Estas mismas jornadas se están realizando en las 20 localidades de Bogotá con el apoyo de los equipos de trabajo de Integración Social.

Gutiérrez señaló que se está llegando a las casas con la invitación activa a los padres de familia para que vinculen a sus hijos e hijas a los jardines que se encuentran en cada una de las localidades.

Camila López, subdirectora local de Integración Social de Fontibón, destacó el compromiso de las docentes en esta búsqueda activa de familias vulnerables y de los niños y las niñas para acceder a los jardines del Distrito y hagan uso de los 748 cupos que se tienen disponibles para Fontibón. “Ahora nuestros servicios en los jardines infantiles se adaptan a los horarios de los padres y no estos a los jardines”, indicó la subdirectora.

En Fontibón se tendrán cinco servicios para niños y niñas con edades entre 0 y 6 años con horarios flexibles y nocturnos en los siguientes jardines: La Cabaña, Portal, Rafael Pombo, Casa de Oso y Sabana Grande.