jamming festival

Jamming Festival 2022: el pronunciamiento de la SuperIndustria horas antes de la cancelación del evento de este fin de semana

Al parecer las irregularidades con la lista de artistas invitados sería uno de los factores que derivó en la cancelación de este importante festival de música en Colombia.


Este 18 de marzo, los fanáticos del Jamming Festival se despertaron con una noticia que, aunque fue un secreto a voces durante los últimos días, nadie creía que se pudiese convertir en una realidad: el evento que tendría lugar en Ibagué se cancela.

Así lo comunicó Andrés Hurtado, alcalde de la capital del Tolima, quien manifestó que esta es una noticia que afecta a miles de personas, incluyendo a los más de 150.000 espectadores que ya habían comprado las boletas para disfrutar de este evento musical que iniciaría el sábado 19 de marzo y se extendería hasta el lunes 21.

“Nos levantamos con esta noticia, hasta el día de ayer no nos habían confirmado absolutamente nada, el empresario ha manifestado que va a sacar un comunicado porque varios artistas cancelaron y que este va a ser aplazado. Estamos apenas en los hoteles mirando el registro porque estaba al 100 % la ocupación hotelera”, dijo Hurtado, en conversación con Blu Radio, añadiendo que ya se tenía confirmada la presencia de al menos 8.000 personas que venían de Europa y más de 5.000 de Estados Unidos.

Por su parte, los organizadores del evento aseguraron que, contrario a lo que habían dicho algunas personas, el Jamming Festival no se cancela sino que se “aplaza”, citando “motivos de fuerza mayor”, pero sin dar una razón clara de por qué no se realizará en la fecha acordada desde hace meses.

¿Irresponsabilidad en la información?

No obstante, varios expertos aseguran que, a la espera de una explicación oficial, lo más seguro es que el alcalde de Ibagué tenga razón en cuanto a que el evento se canceló debido a las irregularidades presentes en el listado de artistas anunciado por los organizadores. Aunque las personas que habían comprado sus boletos sabían que grupos como Black Eyed Peas, Los Cafres, Maldita Vecindad, entre otros habían anunciado su retiro del Jamming Festival, al parecer la cifra de artistas que no asistirían sería mayor a la informada por los encargados de este evento.

Así lo supuso la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC), que en las últimas horas comunicó que había iniciado un “riguroso seguimiento” del orden interno del Jamming, con el fin de verificar si los rumores eran o no ciertos y de esta forma garantizar que los derechos de los consumidores (en este caso los espectadores) no fueran vulnerados en ningún momento.

De acuerdo con esta entidad, los primeros indicios de la investigación, que tiene como protagonistas a los dirigentes de Buena Vibra Eventos E.U., empresa productora encargada del evento, arrojó que, al parecer, “las condiciones inicialmente informadas sobre el evento, los artistas y el orden de las presentaciones de los mismos, habían variado, sin que presuntamente se hubiesen informado a los consumidores de manera clara, veraz, suficiente, oportuna, verificable, comprensible, precisa e idónea”.

Asimismo, según la SIC, la empresa no solo habría caído en el error de no anunciar sus problemas, sino que además tampoco estaría informando las posibles soluciones con las cuales salir avante frente a esta difícil situación.

Teniendo en cuenta esto, la SIC ordenó a Buena Vibra Eventos E.U. que era obligatorio informar clara y concisamente a todos los espectadores, no solo la lista real de artistas confirmados para el evento, sino también el orden en el que aparecerían, así como el escenario en el que desarrollarían su presentación.

“(Deben enviar) vía correo electrónico, mensaje de texto u otro medio de comunicación directa y personalizada, a cada persona que adquirió boletas para asistir al evento los días afectados con alguna variación de las condiciones inicialmente anunciadas, las alternativas de solución ofrecidas y el procedimiento para acceder a las mismas”, añadió el comunicado de la SIC.

Cabe recordar que estas exigencias se realizaron horas antes de que los organizadores anunciaran la suspensión de este importante evento de música en el país, y que en caso de no haber obedecido a lo ordenado por la SIC habrían tenido que pagar una multa de hasta dos mil millones de pesos.