Juanita Gómez y el equipo periodístico de SEMANA explican cómo funcionarán los chips de la empresa Neuralink.
Juanita Gómez y el equipo periodístico de SEMANA explican cómo funcionarán los chips de la empresa Neuralink. - Foto: SEMANA

actualidad

Juanita Gómez explica cómo funcionarán los chips en el cerebro anunciados por Elon Musk y Neuralink

Ya han sido probados en cerdos. Falta la aprobación de la FDA de los Estados Unidos para que puedan ser utilizados en el hombre.

El pasado 1 de diciembre Elon Musk dio a conocer que su empresa Neuralink comenzaría a implantar chips en los cerebros humanos para ayudar a quienes perdieron la vista o tienen parálisis, siempre y cuando el Gobierno de los Estados Unidos dé el aval para hacerlo.

El procedimiento no ha dejado de llamar la atención de algunos, razón por la que Juanita Gómez y el equipo periodístico de SEMANA explican en qué consiste.

“Devolverle la vista a los ciegos y ayudar a las personas que tienen parálisis es lo que está prometiendo Elon Musk y su desarrollo en la empresa Neuralink. Lo haría con la ayuda de unos chips cerebrales que, se espera, se implanten en seis meses”, comentó Juanita Gómez.

Lo sorprendente es que un pequeño chip pueda tomar el control de la actividad cerebral de las personas con afecciones en su salud para ayudarlos a recuperarse, como lo explicó el periodista Sebastián Ramos en el video.

“Tendrá literalmente el tamaño de una moneda y mediante pequeños cables con electrodos, se va a controlar la actividad cerebral y estimular los órganos. Ahora la FDA —Food and Drug Administration, entidad que autoriza el uso de medicamentos y procedimientos quirúrgicos para el público en Estados Unidos— está en proceso de aprobar este experimento”, contó.

Debido a los aparentes resultados positivos del chip creado por Neuralink, el año que se avecina será probado en humanos para ver si cumple las expectativas.

“Este chip ya fue testeado en monos y en cerdos y en 2023 será probado en humanos. Todo esto parece de película, porque el chip lo implantará un robot cirujano en el que ya se hicieron pruebas”, agregó la periodista Paola Vega. Lo que ocurre una vez el chip está en el cerebro es que, literalmente, se conecta a una computadora.

Aunque el experimento parece ser prometedor, hay quienes ponen en duda su funcionalidad, así como quienes lo rechazan señalándolo por maltrato animal. Tanto ha sido así que Musk afirmó que una vez sea aprobado, se los implantará para demostrar lo contrario.

El video que da fe del chip de Neuralink

Yo podría tener implantado un dispositivo en este momento y ni siquiera lo sabrían”, afirmó Musk el pasado miércoles tras presentar un informe con los últimos avances de la compañía Neuralink, la cual se ha especializado en la producción de microchips diseñados para ser implantados en el cerebro.

El dueño de Tesla y Twitter hizo un comentario en tono de broma para señalar que en algún punto del primer semestre del 2023 se podría realizar la primera cirugía con humanos y que él podría “ser una de esas muestras de prueba”.

Cabe recordar que en 2021, Neuralink compartió un video en redes sociales en el que se muestra a un mono jugando el ‘pong’, videojuego de la consola ‘Atari’ que simula una partida de ping-pong, dicho video rápidamente desató múltiples reacciones en torno al desarrollo tecnológico de la compañía de Musk.

Posteriormente, la Neuralink explicó que el primate, llamado Pager, estaba controlando las barras del juego con su cerebro gracias a que tenía dos chips implantados en ambos lados de su cabeza.

“Primero lo entrenamos para jugar con un mando, pero después se lo quitamos y le insertamos el Neuralink”, explicó en ese entonces Elon Musk explicó.

Ahora Musk ha manifestado que ya el duro trabajo adelantado por su compañía ha dado frutos y por ello ya está en capacidad de comenzar la fase de pruebas con seres humanos. De igual manera, el empresario aseguró que su empresa ha presentado las solicitudes pertinentes ante la FDA, por lo que en alrededor de seis meses se podría implantar un chip de Neuralink en un humano.